Así veía Anguita el mundo después del coronavirus: "Esto no puede seguir como hasta ahora; sería suicida"

El político andaluz concedió el pasado 14 de abril una entrevista a 'Carne Cruda', donde aportó con su lucidez habitual sus reflexiones sobre el futuro de España y del mundo tras la pandemia

Julio Anguita, en una imagen de febrero de 2108. FOTO: IU
Julio Anguita, en una imagen de febrero de 2108. FOTO: IU

El 14 de abril pasado, Julio Anguita (Fuengirola, 1941-Córdoba, 2020), concedió la que probablemente sea su última entrevista. Fue el día de la República y fue en el medio eldiario.es, en el programa Carne Cruda. El histórico político fallecido este sábado analizaba, siempre desde su riguroso y cabal punto de vista, el futuro de España y del mundo tras el coronavirus, una pandemia que solo en Europa deja una crisis que no se conocía desde las grandes guerras del siglo XX. A continuación, transcribimos algunos de los pasajes de una entrevista que pueden oír íntegramente en el enlace de YouTube de más abajo:

La política y los más débiles

"En política hay que tener en cuenta que existen ciudadanos y existen unos problemas, cuando uno tiene vocación política y quiere resolver problemas tiene que jugar con lo que hay. El esfuerzo de Unidas Podemos en el Consejo de Ministros por que a los que estén desfavorecidos hoy se les dé una paga, se les dé un subsidio, que además es constitucional y obligatorio, eso significa que esa estancia en ese poder está sirviendo para defender los intereses de los que nadie está defiendo todavía. Ese es el ejercicio de la política, hay que entrar, hay que asumir el riesgo de equivocarse, pero es que nos debemos a la gente, y sobre todo a la gente más desfavorecida.

La renta básica es algo que tiene que discutirse, aprobarse, y mientras eso se discute hay gente que está pasando hambre. Gente que lo está pasando muy mal, no puede esperar. Debe ser ya, inminente. Donde yo vivo mucha gente vive a salto de mata, y resulta que todo se cierra, de qué van a trabajar. ¿Van al campo a coger espárragos? Esa gente necesita ya ese dinero, es de estricta justicia".

"Hemos olvidado dedicar suficiente tiempo y dinero a la investigación, engatusados por el consumo"

"Se acabó una época feliz, con muchas comillas. Hay una obra de don Jacinto Benavente que se llama La ciudad alegre y confiada, es una ciudad donde todo el mundo vive creyendo que está en el mejor de los mundos hasta que aparece la realidad de la guerra. Pero donde todo el mundo se autoengaña. Pues bien, en España hay hambre. Hay una violación de los derechos humanos en los sentidos sociales tremendo. Hemos creído que se podía vivir bien privatizando la sanidad, que esto no iba a llegar nunca, que vivíamos en el mejor de los mundos, que las pandemias son cosas de países de por ahí que exportan gente con pateras, y de pronto nos hemos dado cuenta de que somos todos vulnerables. Y no solo somos vulnerables, sino que, en todo caso, hubiésemos dedicado suficiente tiempo y dinero a la investigación ya tendríamos una vacuna, pero no, nos hemos olvidado de todo eso engatusados por el consumo.

Y ha llegado esto que ha sido brutal, nos ha despertado, y nos debe conducir a una lección: esto no puede seguir, una vez que pase la pandemia, como ha sido hasta ahora. Imposible. Sobre todo, porque vienen detrás otras pandemias, unas producidos por otros virus, y otra la económica. Lo que hay ahora en marcha, y vienen diciéndolo mucha gente, es el cuestionamiento de una civilización. Científicos ya están diciendo que dentro de diez años, si esto no se corta estamos ante una época de plagas que nos van a recordar a la Edad Media. Esto es un aviso muy fuerte y debemos reconsiderar todo lo que hemos hecho hasta ahora.

Todo esto lo está pagando el trabajador, los que no tienen nada, y los pequeños comerciantes. ¿Qué va a aportar el Íbex 35, la Iglesia Católica y la banca ante esta situación? ¿Qué van a hacer los que detentan el poder económico? ¿Un discurso campanudo de que todos tenemos que sacrificarnos? ¿Pero ellos que ponen, a parte de devolver la banca los 65.000 millones de euro que debe? Hace falta un pacto, pero ¿qué pone cada uno en un pacto?

Estamos viendo con categoría de héroes a los médicos, los que recogen la basura, los funcionarios que atienden a la seguridad del Estado... Los que están demostrando la importancia que tiene el trabajo, que fue despreciada, y ahora nos damos cuenta. El empresario contrata trabajadores porque necesita de ellos, y hasta eso ha ido cambiando. Hay que retomar el sentido de realidad y la realidad es que el país está funcionando por esa gente que está en la calle. Esos que están trabajando tienen que ponerse en su sitio y saber defenderse, y otros estemos también con ellos, y no hablamos de partidos políticos, hablo de profesionales, capas medias, personas de buenas intenciones, y que no quiere líos, pero que deben saber que hay que apoyar a la gente que gracias a ellos estamos funcionando.

Hay que cambiar. Pensar que después de todo esto, todo siga igual es estrictamente suicida o tremendamente injusto. Esto ha desenmascarado la hipocresía de la sociedad y de políticos de ideologías enfermas".

Europa y el auge de los totalitarismos

"Estoy totalmente en contra de esta Unión Europea, pero soy europeo. Creo en los Estados Unidos de Europa, pero manteniendo los Estados, porque son fundamentales. Esa especie de Europa idílica que nos vendieron en la década de los 90 no existe, lo que ha existido es el Cuarto Reich alemán, que sigue siendo beneficiaria de todo esto. Hay que transformar todo esto en un sentido de solidaridad, cuando hay una tendencia al nacionalismo excluyente, porque ya hay un fascismo latente en contra de los pobres que va a administrar la escasez y que puede ser apoyado y votado por gente que no tiene nada, eso es una constante en la historia, gente que sublima su hambre o su inseguridad en conceptos como patria o disciplina, que siempre han sido como se dijo una vez el refugio de los canallas".

Organizar con propuestas la III República

"La República no es solamente estar en contra de la monarquía sino tener un proyecto de sociedad, un proyecto de Estado, es una cosa muy seria que va más allá del folclore y de las conmemoraciones, que son necesarias, pero es una cosa que además España necesita urgentemente, pero para eso hay que tener una masa republicana muy consciente. Lo que hay que empezar es a organizar es cuál va a ser la III República, con qué propuestas. No se trata solamente de agitar la tricolor ni de cantar el himno de Riego, sino de ver cómo afrontamos el problema de la economía, de la inclusión en la UE, de las pandemias, de la fiscalidad, el problema de la separación de poderes, de la cultura...".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído