Chalecos amarillos en El Colorado: "¿Yo de Vox? Hace años que no sé de qué partido soy, no me lo aclaran"

A la espera de que el Gobierno apruebe el plan con ayudas directas al transporte de mercancías y pasajeros, Andalucía sufre ya un impacto de unos mil millones por los paros en el sector, que han comenzado su tercera semana

Uno de los piquetes apostados en una de las rotondas de El Colorado, en Conil, este lunes, al paso de un camión, escoltado por la Guardia Civil, de una empresa que da servicio a hostelería.
Uno de los piquetes apostados en una de las rotondas de El Colorado, en Conil, este lunes, al paso de un camión, escoltado por la Guardia Civil, de una empresa que da servicio a hostelería. JUAN CARLOS TORO

Son como un retrato de varias generaciones de transportistas enclavadas en un margen de la misma rotonda, una de las primeras que dan acceso a El Colorado, un diseminado cada vez más urbanizado donde residen unas 6.000 personas antes de llegar al núcleo principal de Conil de la Frontera, en Cádiz. En este caso es un grupo de seis hombres —en otro extremo de la carretera se divisan otros pequeños puñados de piquetes— los que andan apostados, con permiso del fortísimo viento que sopla a mediodía en la provincia, en este punto de la geografía gaditana. Son miembros de cooperativas de la zona, conductores por cuenta propia y asalariados. Todos cansados y cabreados de “trabajar con pérdidas”.

Son ellos los que dan el alto, informan a los compañeros de gremio, e invitan a volver escoltados por la Guardia Civil si quieren cruzar la barrera imaginaria que se ha bajado en El Colorado desde hace días. Todos ellos llevan chalecos amarillos. Todos tienen gestos de cansancio por una situación con la que, lógicamente, están dejando de llevar ingresos a sus casas. Aseguran que el movimiento de camiones es “mínimo” porque “seguimos igual”. “Está todo casi parado porque no quieren negociar con quienes tienen que negociar”. Reiteran que los paros no tienen color ni consigna política. “¿Yo de Vox…? Hace años que no sé de qué partido soy porque ninguno me lo aclara. Es una forma de querer restar fuerza a la protesta y no negociar con nosotros”, espeta Diego, de la cooperativa conileña de transportes Cotrasur, con más de veinte años al volante.

El copiloto de un camión tras hacerles una foto para su jefe, y dar media vuelta en El Colorado, este lunes.   JUAN CARLOS TORO
El copiloto de un camión tras hacerles una foto para su jefe, y dar media vuelta en El Colorado, este lunes.   JUAN CARLOS TORO

Tres días después de anunciarse un acuerdo entre el Gobierno y el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC) —cerrado en la madrugada del pasado jueves al viernes, tras más de 12 horas de reunión—, no parece que los convocantes de los paros —la Plataforma Nacional por la Defensa del Transporte por Carretera, cuyos representantes no fueron invitados a dicha negociación— esté dispuesta a dejar de pelear a corto plazo.

Encaran la tercera semana de reivindicaciones, de piquetes informativos, y la extenuación de la protesta hace mella. Otros transportistas se han ido sumando y parecen más frescos, aunque siempre con la mosca detrás de la oreja por el rumbo que vaya cogiendo la movilización. Uno de ellos se acerca y explica que “llevo tres días aquí, y dije que si en cualquier momento había violencia, me largaba. Hasta hoy, nos dedicamos a informar y a seguir peleando a ver si pasa esta racha”.

En círculos, uno apura un cigarrillo con la mascarilla en la barbilla. Otro, con la capucha del abrigo cubriéndole la cabeza, informa a un camioncito que intenta alcanzar Conil. Una furgoneta de un mayorista de hostelería cruza gracias a que un patrullero de la Guardia Civil va abriéndole paso. “Se dio antes la vuelta y ahora ha venido escoltado, eso es lo que estamos pidiendo”, apunta Diego. Y abunda: “El acuerdo que han hecho es pan para hoy y hambre para mañana; dijeron de bajar unos céntimos el gasóleo y ya hoy está otra vez más alto que cuando lo dijeron…”. “No queremos subvenciones, sino una ley que regule esto”, mantiene Francisco, asalariado del sector. “Éramos esenciales, no íbamos ni al servicio en plena pandemia, pero ahora ya por lo visto para algunos somos los malos de la película”, remacha a su lado José Antonio, otro chaleco amarillo a la entrada de El Colorado.

Uno de los piquetes y, al fondo, una gasolinera en la N-340.
Uno de los piquetes y, al fondo, una gasolinera en la N-340.   JUAN CARLOS TORO

El trasiego de tráfico en esta carretera secundaria (N-340), paralela a la autovía de la Costa de la Luz, suele ser alto, o muy alto, un lunes laborable cualquiera. Un volumen de vehículos principalmente pesados que cruzan la zona hasta arriba de carga, dan portes por este lado del litoral gaditano, abastecen a muchos negocios hosteleros y, en general, proveen a una enorme población dispersa desde Conil hasta Tarifa. Ellos mismos suelen cargar cereales, o mueven la producción de las numerosas explotaciones agrícolas que bañan esta zona de Cádiz. Hoy el tráfico, aseguran en este piquete, “será de alrededor de un 5% de lo habitual”. Esto es, “muy poco, muy poco”. “¿Para qué vas a mover el camión si es que no ganas nada...? Y eso que con estos paros estamos perdiendo mucho más porque los seguros, el sellito, las revisiones de ITV, el autónomo el que lo tenga… eso va contando, aunque estemos parados”.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, ha cifrado este lunes "en casi 1.000 millones de euros" el impacto en Andalucía del paro que mantienen parte de los transportistas. La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) ha afirmado, también este mismo lunes, que actualmente el 95% de los 207.000 autónomos del transporte en España ya está trabajando, mientras que la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha urgido a desactivar el paro patronal.

Calviño ha señalado, en declaraciones recogidas por Europa Press, que "cuanto antes" se debe recuperar la normalidad, aunque ha afirmado que "le consta" que esto ya esta sucediendo. "Tenemos, entre todos, que dar tranquilidad y certidumbre a ciudadanos y empresas”, ha aseverado, un día antes de que el Gobierno apruebe el plan acordado con los principales representantes de este sector “estratégico”. Dicho plan prevé la movilización de más de 1.000 millones de euros. Además, el sector del transporte se beneficiará, dentro del plan de choque de la rebaja mínima de 20 céntimos de euro por litro o kilo de combustible.

piquetes huelga trasnporte 03
Diego, más de 20 años al volante. Ahora, en la cooperativa de Conil.   JUAN CARLOS TORO

También el Ejecutivo aprobará un nuevo fondo de 450 millones de euros para ayudas directas a las empresas de transporte de mercancías y de pasajeros, en función del tipo de vehículo: 1.250 euros por camión, 900 por autobús, 500 por furgoneta y 300 por taxi, VTC o ambulancia. Además, se acorta de tres a un mes el plazo de devolución del impuesto sobre Hidrocarburos y se mantiene el compromiso de aprobar una ley que permita a los transportistas trabajar con un precio justo, como el Gobierno ha hecho con agricultores y ganaderos con la Ley de Cadena Alimentaria.

Mientras tanto, Diego, José Antonio, Francisco y otros compañeros, ya sea en El Colorado, en Conil, o en otras muchas rotondas y pies de carretera de toda España, mantienen sus paros y sus piquetes. Llega otro camión a la zona. El copiloto les hace, de espaldas, una foto “porque dice que su jefe no se cree que le hayamos cortado el paso y le hayamos pedido que vuelvan con escolta”. “Hay que aguantar esta racha”, insisten, negando que estén agitados por Vox o que sean violentos. “Creo que los pocos violentos salen 40 veces en la televisión; habrá uno que raja ruedas, nosotros nos limitamos a parar, informar y pedir que entren pero escoltados”.

Sobre el autor:

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, experto en Urbanismo en el Instituto de Práctica Empresarial (IPE). Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Antes en Grupo Joly. Soy miembro de número de la Cátedra de Flamencología; hice la dramaturgia del espectáculo 'Soníos negros', de la Cía. María del Mar Moreno; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Asociación de la Prensa de Cádiz (APC) y de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

… saber más sobre el autor



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído