"Chatarras" de más de 20 años para combatir los modernos todoterreno de los narcotraficantes

Interior envía a los guardias civiles destinados en el Campo de Gibraltar vehículos obsoletos y con deficiencias técnicas

Uno de los viejos vehículos de la Guardia Civil, oxidado y despintado, enviado por Interior al Campo de Gibraltar.
Uno de los viejos vehículos de la Guardia Civil, oxidado y despintado, enviado por Interior al Campo de Gibraltar.
Ante los sofisticados y modernos todoterreno que usan los clanes del narcotráfico, chatarras. La Asociación Española de Guardias Civiles (AUGC) denuncia que el Ministerio del Interior ha enviado al Campo de Gibraltar tres vehículos Nissan Patrol, propiedad de la benemérita, con 20 años de antigüedad que, además, carecen de elementos de seguridad tan básicos como airbags. "Si el último incidente en el que un todoterreno de narcotraficantes embistió a un vehículo de la Guardia Civil hubiera ocurrido con uno de estos vehículos posiblemente estaríamos hablando de lesiones muy graves", recuerdan desde la asociación al respecto.

Desde la AUGC denuncian que "nos han mandado chatarra que pone en peligro la vida de los guardias civiles para luchar contra el narcotráfico", lo que es "una muestra más de que en el Ministerio del Interior siguen sin querer enterarse de las necesidades que tenemos los guardias civiles en toda la demarcación y muy especialmente en puntos, como este del Campo de Gibraltar, de excepcional peligrosidad".

Así, avisan que el ministro del Interior, Grande-Marlaska será "responsable" junto al director general de la Guardia Civil "de cualquier lesión que sufran nuestros compañeros por tener que trabajar con estos pésimos medios que atentan contra nuestra propia norma de prevención de riesgos laborales", indicando que los agentes desplazados al Campo de Gibraltar "llevan tiempo desesperados y desmoralizados por el olvido de cada inquilino del Ministerio del Interior y de la Dirección General y la respuesta que han enviado en forma de vehículos ha añadido preocupación por considerarlo dejadez institucional".

La situación ha llegado a tal nivel de peligrosidad entre La Línea y Algeciras que desde la AUGC no dudan en calificarlo como "el nuevo País Vasco para los guardias civiles y sus familias", en referencia a los años más duros de ETA, y concluyen que "la gravedad de la situación ha alcanzado tal peligrosidad que los agentes ya empiezan a dejar a sus familias viviendo en otras ciudades por miedo a represalias".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído