La dirección del PP provincial quiere que Saldaña dimita; sólo García-Pelayo intenta 'salvarle'

La ex alcaldesa de Jerez rechaza que el caso sea como el del primer edil de Badalona, que dio positivo pero se enfrentó además a los agentes que le detuvieron

María José García-Pelayo y Antonio Saldaña, con Miguel Arias Cañete.
María José García-Pelayo y Antonio Saldaña, con Miguel Arias Cañete.

La situación de Antonio Saldaña como líder del PP en Jerez ha dado un vuelco en la tarde de este viernes. En una reunión del PP provincial, los máximos dirigentes populares ya dan por amortizado al que fuera alcaldable hace solo un año. El positivo por alcoholemia, en el que llegó a triplicar la tasa máxima permitida tras golpear a varios coches en los aledaños de su domicilio, deja en una posición muy comprometida a Saldaña.

La tesis general, según ha adelantado Viva Jerez, es que hace apenas unas semanas dimitió el alcalde de Badalona, del PSC. Àlex Pastor fue detenido tras conducir borracho y enfrentarse a los agentes que le detuvieron. Llegó a dormir en el calabozo. Este viernes, el suceso que adelantó lavozdelsur.es, ya ha saltado al debate nacional, siendo incluso emitido en los informativos de las principales cadenas de televisión.

Una vez que se da esa realidad, en un momento en el que el PP siente que se la juega ante Pedro Sánchez, las direcciones interpretan que Pablo Casado y Juan Manuel Moreno Bonilla, líderes en España y en Andalucía, no deben tener peso en sus mochilas. Toda la dirección provincial ha convenido pedir el acta a Antonio Saldaña. Con una excepción, la ex alcaldesa de Jerez y diputada nacional, María José García-Pelayo. Para ella, no es la misma situación, pues es cierto que ni se comportó como Pastor ni Saldaña tiene el bastón de alcaldía.

En su tiempo como primera edil, Saldaña fue su número 2, un peso importante y por entonces prácticamente recién salido de la cantera popular. Corría 2011 y Pelayo mantenía responsabilidades en Sevilla, y había arrasado en las municipales. Luego sería el propio Saldaña el que acabó en el Parlamento, desde donde avivó su campaña a la alcaldía de Jerez. Y cuando la diputada decidió que no volvería a presentarse a la alcaldía que había perdido en 2015, el sucesor natural era Saldaña. Ahora, Pelayo trata de evitar la caída de una figura política a la que ha estado muy ligada en la última década.

En su contra va que al triplicar la tasa de alcoholemia, se enfrentará a un juicio rápido en el que podría ser condenado a prisión de 3 a 6 meses, multa de 6 a 9 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días. El acta deja claro que golpeó tres coches. Su detención y posterior puesta en libertad guarda, a los ojos mediáticos, una enorme similitud con Pastor.

En un primer momento, en declaraciones a lavozdelsur.es, reconoció los hechos pero los recogidos en el atestado de la Policía Local son más graves, toda vez que no fue uno sino tres coches a los que golpeó al intentar aparcar. Por el momento, ningún cargo del PP ha entrado a valorar el asunto. La realidad es que en privado, en los despachos de la dirección del PP provincial, solo es cuestión de esperar a que las ejecutivas andaluza y nacional amparen esta petición de dimisión. La fuerza de Pelayo para tratar de hacer campaña en su favor es crucial.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído