"Hay solidaridad de postureo, Jerez puede hacer más"

Loren Hinojosa, del comedor social Nos Importa Jerez, dice que cree en los jerezanos, "que tienen lo que hay que tener para levantar esto", pero que muchas cosas "pueden organizarse mejor"

Loren Hinojosa, en el comedor social Nos Importa Jerez.
Loren Hinojosa, en el comedor social Nos Importa Jerez. MANU GARCÍA

El responsable del comedor Nos Importa Jerez, Loren Hinojosa, lleva desde 2013 con una iniciativa que se puso en marcha en Estella del Marqués y ha acabado siendo el menú diario de 85 personas en la actualidad. Esa cifra fue, en los peores días de confinamiento, muy superior. Mucho tiempo de cambios en una ciudad que se encontraba en una crisis para entrar en otra, con su correspondiente aumento del desempleo y, por ende, problemas en familias que hasta entonces no habían experimentado. Son esas colas del hambre de Jerez, la expresión que se ha usado en la pandemia para mostrar la realidad de una parte de la sociedad que se está llevando, en lo económico, la peor parte. Y que posiblemente sean los últimos en salir de la penuria.

"Ahora son más gente de aquí los que vienen", señala Hinojosa. La Fundación Kalonge es la actual entidad que financia el comedor, aunque las donaciones de alimentos son la clave para el funcionamiento del día a día. "Aquí no aceptamos donaciones de dinero". Es una de las diferencias, expone Loren, sobre el comedor, que tiene 25 voluntarios semanales. Su labor, siendo empleado de Kalonge, es estar en todo. "Esto lo he parido yo y no quiero delegar en nadie". Pintor de profesión, recuerda cómo en el Puerto de Algeciras vio "tirando comida, tirando contenedores de pollo, y un día escuchando Hablar por hablar en la SER escuché a un chico de Sevilla". Hacía macarrones solidarios. Comenzó haciéndolos en Estella aunque se separó de la iniciativa y fue "a mi aire".

Sobre el caso de Marcos Carribero o Hugo: "A 25 céntimos que dieran 50.000 personas en Jerez estaba solucionado el tema"

Así, de Solidarios de Estella pasó a Nos Importa Jerez, la actual asociación, con un comedor social cerca de la estación de trenes, en calle Juana Jugan. "Esto es privado y gracias a Dios", señala. Y es crítico con algunas cuestiones del mundo de la solidaridad en Jerez. "Hay muchas cosas que creo que se están haciendo mal. Donación de hasta 51.000 euros al Hogar San Juan por parte del Ayuntamiento para un mes prorrogable, anunciado en abril de 2020". "Si fuéramos religiosos, no nos habrían dado los problemas ni las peticiones de papeles que nos hicieron. Pero vamos, este Ayuntamiento y la oposición".

"Mi sueño es que diez personas tengan habitaciones aquí", dice en las instalaciones, pues quiere habilitar una planta superior en la actual sede. Pero va más allá. "No puede haber una persona durmiendo un año en el albergue municipal. Tiene que moverse, cambiar, que no sea una pensión de por vida. He metido a trabajar, siendo un comedor social, a diez personas en diferentes empresas por los contactos que tengo. A la gente hay que motivarla", dice.

"Me alegro de que alguien se vaya de aquí", cuando progresa, señala, "porque no genera más si viene más gente".  "Nadie me da un duro y no lo quiero, salvo la fundación, para pagar los gastos del comedor. Donde hay dinero, acaba habiendo corrupción. Las donaciones son de comida. Estoy el primero para recoger comida, cuando sea, a la hora que sea". Además, "hay entidades que han aparecido en la pandemia y han ido desapareciendo... Cuando hablamos de solidaridad, a veces hay que morderse la lengua. Hay mucho postureo", sentencia.

COMEDOR MEIMPORTA JEREZ LOREN 7
Loren Hinojosa, en la cámara de Nos Importa Jerez.  MANU GARCÍA

Además, "eso de que el covid cambia a la gente... Mira los sanitarios, se han partido los cuernos y ahora la gente saliendo. Esto no cambia nada. Nos ha conmovido un poco a la hora de los aplausos, pero ahora como si no pasara nada". Y pone el ejemplo de Hugo o de Marcos Carribero. "A 25 céntimos que dieran 50.000 personas en Jerez estaba solucionado el tema, y me he hartado de llorar aquí haciendo pestiños por Hugo y que no hubiera voluntarios con esa madre".

Por eso, "creo que en Jerez podemos hacer más. Creo en Jerez. Los jerezanos tenemos lo que hay que tener para levantar esto. Si abriéramos el corazón y se repartiera todo mejor entre las entidades, aunque tengan menos nombre, no sean de la Iglesia aunque respetamos mucho, se podría ayudar más. Está mal organizado. Hay que sentirlo para levantar esto", remacha.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído