Cinco formas de vivir el Gran Premio

Gran Premio de España Moto GP Jerez en el Circuito de Jrez Angel Nieto. Foto Juan Carlos Toro
Gran Premio de España Moto GP Jerez en el Circuito de Jrez Angel Nieto. Foto Juan Carlos Toro

Hay muchas formas de vivir un Gran Premio. No es lo mismo hacerlo desde la comodidad de las mezzaninas (palcos VIP) que en la grada, sentado en alguna loma o hacerlo mientras trabajas. El Circuito —rebautizado como Ángel Nieto poco antes del comienzo del GP— alberga multitud de microhistorias que se retroalimentan y que no se entenderían unas sin las otras. Desde el buscavidas que aprovecha la llegada de miles de personas para llevar unos euros a su casa, hasta el político que saca pecho por el éxito de una nueva edición del evento. Así es el domingo de carreras desde cinco puntos de vista distintos:

El buscavidas

Moisés, Moi para los amigos, vende bebidas frías a los sedientos aficionados que se encaminan hacia el Circuito. Tiene hijos pequeños, ni se acuerda de la última vez que lo contrataron y ha agotado todas las prestaciones sociales que le correspondían. “Aquí estamos buscándonos la vida”, comenta. Con su amigo, y socio, carga espuertas llenas de botellas de agua y cerveza, principalmente, que vende en la cola de los trenecitos que llevan a gente desde uno de los aparcamientos exteriores del trazado hasta la puerta del Circuito. Desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde, aproximadamente, está en las inmediaciones del trazado para estirar la oportunidad que supone el evento para él y su familia. “Hay que aprovechar para llevar algo de dinero a mi casa”, dice quien se ha enfrentado ya a dos desahucios. “El agua, el agua, el agua fría, la cerveza…”, vocifera al alejarnos, cuando aún le quedan unas cuantas horas de ¿trabajo? Para él lo es.

Moi y su socio, vendiendo bebidas en el Circuito. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

El aficionado de sombrilla y nevera

Ángel, Judith y el hijo de ambos, Ian, disfrutan de las carreras sentados encima de una toalla, cerca de la curva Michelín. Tienen todo lo necesario para sobrevivir a una jornada de Gran Premio: una sombrilla para evitar el sol, una nevera cargada de comida y bebida y ganas de pasarlo bien. El pequeño, de unos seis años, lleva rasurado en la cabeza el número 93 de Marc Márquez, además de una camiseta con su nombre, por lo que no hace falta preguntarle cual es su piloto favorito. La familia viene desde Santander, por lo que para recorrer los casi 1.000 kilómetros que separan su casa del trazado jerezano, salieron en coche el jueves, hicieron noche en Salamanca con unos familiares y llegaron el viernes a Chiclana, donde se hospedan. Desde allí, alejados del ruido y buscando tranquilidad, sobre todo para el pequeño, parten a las siete de la mañana para estar, sobre las diez, sentados en el Circuito. "Es el mejor ambiente, sin duda", comenta Ángel, quien alaba el carácter de los andaluces, porque "en otros sitios son muy estirados", señala. Al acabar el Gran Premio, vuelven a Chiclana para hacer noche y emprender el lunes la vuelta a casa. Buen viaje.

Ángel y su hijo Ian, disfrutando de las carreras. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

El aficionado de grada

Eduardo es portugués, de Lisboa concretamente, ciudad que está a más de 500 kilómetros de Jerez. Es el segundo año que viene al GP y asegura que la experiencia es "buenísima". Lo vive desde la grada de la curva Expo92, con la recta de meta a golpe de vista, en una situación mucho más privilegiada que la familia santanderina. "Nos gusta mucho lo que hay alrededor, esta zona de Andalucía, desde Cádiz a Tarifa, es espectacular", comenta. Con su mujer, que lo acompaña, aprovecha el fin de semana para visitar poblaciones como Chipiona, El Puerto, Jerez o Cádiz, además de Sanlúcar, donde duermen. No quita ojo de la pista, donde está corriendo su compatriota Miguel Olivera, en Moto2, que finalmente termina en segunda posición, aunque siente predilección por Valentino Rossi, que esta vez termina quinto en Jerez. Otro año será.

Eduardo, con su mujer, vibrando con su compatriota Miguel Oliveira. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

El político

En los palcos se vive otro Gran Premio. Por allí desfilan políticos de todo rango, desde miembros del gobierno local y la oposición jerezana, hasta consejeros de la Junta, subdelegados y delegados del Gobierno, y hasta ministros. Juan Ignacio Zoido, responsable de la cartera de Interior, disfruta de la salida de MotoGP junto a miembros de su partido como Agustín Muñoz y Antonio Sanz —subdelegado y delegado del Gobierno central en Cádiz, respectivamente— y atiende a los medios de comunicación poco después. "Soy un habitual en esta cita del motociclismo", dice, para luego alabar la importancia que tiene el evento para Jerez, la provincia y toda Andalucía. Poco después es el turno de la alcaldesa, Mamen Sánchez, y el consejero de Turismo andaluz, Francisco Javier Fernández, quienes dan las cifras de espectadores de este año. Aquí las carreras se ven de otra forma, a través de enormes cristaleras desde la que se divisa la recta de meta, con cómodas sillas y servicio de catering.

Gran Premio de España Moto GP Jerez en el Circuito de Jrez Angel Nieto. FOTO: JUAN CARLOS TORO

El 'súper' fan

José Luis Cazalla, más conocido como SúperCelu, descansa en su silla de ruedas en los pasillos de los palcos VIP. Lleva todo el fin de semana acudiendo al Circuito, donde disfruta de las carreras con su incansable padre, José Luis Cazalla sénior, que lo trae desde su Bornos natal para que su hijo no se pierda las carreras que tanto le gustan. Sigue con especial atención MotoGP, donde compite su amigo Marc Márquez, que termina ganando. El jueves por la noche estuvieron juntos —"una hora entera", presume el padre—después de que el año pasado le regalara las botas con las que ganó el Mundial en 2016 y el pequeño le mostrara sus habilidades con el kárate, en un vídeo que corrió como la pólvora por redes sociales. El síndrome de Larsen que padece —le provoca luxaciones en las articulaciones— no impide que disfrute de su pasión. Por algo le llaman SúperCelu.

'SúperCelu', con su padre, en el Circuito. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

Sobre el autor:

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído