David Navarro, concejal de Economía y Hacienda, valora la actitud de la oposición que pedió su dimisión y el apoyo "sin fisuras" del alcalde y de "mucha gente que me animaba a que siguiera con lo que estoy haciendo".

Son más de las tres y a David Navarro (Cádiz, 1971) aún le queda documentación que revisar y firmar. El concejal más famoso en estos últimos tiempos del gobierno de José María González y el que más responsabilidades detenta, afronta sereno la gestión diaria del Ayuntamiento de Cádiz y con la “conciencia tranquila”, dice, del trabajo realizado hasta el momento. No piensa así la oposición (PSOE, PP y Ciudadanos) que pidió el otro día su cabeza en uno de los episodios más clarividentes de la situación política local y nacional, sobre todo, por el enfrentamiento entre el PSOE y Podemos. El detonante, la fallida venta del hotel de la tribuna del estadio.

- Durante todo este tiempo, usted se ha mostrado confiado en que la venta del hotel se iba a producir y dio muestras de que la operación estaría cerrada el día 20 pero ¿qué pasó?
Hubo un acuerdo por la mañana para cerrar la oferta y el 19 por la tarde, quien iba a presentar esa oferta dio marcha atrás.

- Coincidirá en que es difícil de entender que un asunto con tanta enjundia se pueda romper de un día para otro. ¿Qué van a hacer ahora con la operación del hotel?
Sólo puedo decirle que esto no ha sido un trabajo que se haya hecho de un día para otro. Es una oferta que se había trabajado con el grupo inversor dándole toda la información desde hace meses y que desde el principio había mostrado interés. Ya habían dado luz verde y el día 20 iban a presentar la oferta pero a las 17.30 horas del día antes, me comunican que esa oferta se iba al traste. En cuanto al futuro del hotel, estamos esperando que se pronuncie Zona Franca y si no, tendremos que volver a sacar el pliego.

- ¿Imaginaba lo que vendría después?
Me esperaba ruido de la oposición, pataleo, pero pedirme una reprobación con la excusa tan burda de no vender el hotel, de no poner una solución a un problema que nos habíamos encontrado, la verdad… fue una sorpresa, sobre todo, por la forma de proceder de la oposición, en este caso, del PSOE y de Ciudadanos. También vi en ese punto del pleno un especial enseñamiento según quién intervenía.

"A Cantero le gustaría ser concejal de Hacienda y eso tiene fácil solución: sacar más votos"

- Fue esa sesión plenaria una de las más cortas de la legislatura pero el punto de su reprobración duró exactamente una hora y cuarenta minutos. ¿Qué análisis hace de esas intervenciones?
Bueno, sólo puedo decir que el interventor, que es una persona que está viendo desde la distancia cómo se desarrolla, vio una especial virulencia en cómo se atacaba al concejal de Hacienda. Me estaban tachando de concejal nefasto cuando quince días antes habíamos estado en un programa radiofónico tanto Juan Manuel Pérez Dorao (C’S), Vicente Sánchez (PP) y Juan Cantero (PSOE) y alabaron la gestión del equipo de gobierno en cuanto a gestión económica. Es una incogruencia.

- Precisamente Juan Cantero, responsable de los asuntos económicos del PSOE, advirtió de que le iba a someter a un tercer grado. ¿Han llegado a un punto de no retorno? Se nota en el ambiente hasta inquina.
Él tiene una especial animadversión hacia mi persona y creo que se basa en que no puede desarrollar sus labores como concejal de Hacienda que es lo que le gustaría a él. No lo digo yo, lo ha dicho él en numerosas ocasiones. Pero eso tiene fácil solución: sacar más votos, no hay otra. No tengo ningún especial sentimiento negativo hacia él pero, la verdad es que no dejar pasar ninguna circunstancia para dejar a las claras que él sí.

- Su defensa se basó en que esa petición es un paso más en la estrategia del PSOE en impedir la labor del gobierno. ¿Y cree que es efectiva?
Creo que los acontecimientos le tienen que indicar a quien le está aconsejando al PSOE esa estrategia que se está equivocando de camino. Esto es el remate sobre lo que Fran González dijo en una asamblea en junio de 2015, que ellos iban a apoyar la investidura pero que se iban a dedicar a obstaculizar y entorpecer la labor del equipo de gobierno durante todo el mandato.Y de verdad que lo está cumpliendo con creces.

- Durante toda la sesión plenaria le advirtieron que sería un día para olvidar. ¿Lo ha hecho?
No, yo tengo buena memoria.

- ¿Y con qué se queda?
Me quedo con lo positivo, antes, durante y después y sobre todo, me quedo con el apoyo de la gente, de los míos, de la gente que me rodea, de la gente que son parte de esta aventura política. Me quedo con el apoyo sin fisuras del alcalde y con mucho apoyo, en cualquier de las formas, de la gente, que me animaba para que no dimitiera y siguiera haciendo lo que estoy haciendo. Eso es la parte más positiva, por eso digo que no voy a olvidarlo, ni cómo se produjo ni las consecuencias que tuvo.

- Pero diga la verdad, ¿en ningún momento se ha parado a pensar si había hecho algo mal, si esto le venía grande? ¿No ha habido un momento de autocrítica?
No nos viene grande para nada. Nosotros nos hemos ido adaptando como cualquier político a la gestión de cualquier administración pública. Nadie nace con una posición de político para gestionar. Evidentemente eso tiene un rodaje, lo que ocurre es que a nosotros nos han ido marcando el ritmo desde el primer día de forma vertiginosa. No nos han permitido adaptarnos al ritmo institucional, y desde el primer día más que estar construyendo, lo que nos estamos es defendiendo. Y eso desgasta. En mi caso personal, sí me puse a pensar si debería haber hecho más y tengo la conciencia muy, muy tranquila. Creo que he dado más incluso de lo que debería haber dado, porque me he dedicado en cuerpo y alma a intentar vender el mayor activo que tiene la ciudad ahora para que revertiera en políticas de inversión en la misma. Lo he dicho muchas veces: me he dedicado a hablar con inversores, enseñar el hotel los fines de semana, en vacaciones, días festivos porque creía, y sigo creyendo, que el proyecto es viable, obligatorio y necesario para la ciudad.

- El portavoz del PSOE, Fran González, advirtió que si usted seguía no reconocería su autoridad en las distintas responsabilidades que detenta. ¿Qué opina sobre ese anuncio?
Creo que Fran González se lanzó muy rápido al decir algo como eso. No se puede obviar al concejal de Hacienda, Economía, Deuda, Contratación, Patrimonio, Personal, Seguridad Ciudadana y Tráfico, y demás responsabilidades en sociedades municipales. Intentar cercenar mi derecho y mi obligación como representante elegido por la ciudadanía con responsabilidades en el Ayuntamiento, dice mucho y mal del sentido democrático de PSOE. Cuando tengan que demandar información sobre asuntos relacionados con Economía, ¿a quién le van a preguntar?; o asuntos relacionados con la delegación de Personal, ¿a quién le van preguntar? Para mí es un absurdo, creo que se equivocaron, no solamente en el planteamiento de la reprobación sino en el planteamiento final.

- Lo que quedó claro el otro día es que el PSOE y el equipo de gobierno está más lejos que nunca. Las fricciones han sido constantes pero entienden que esta situación hace muy difícil la gobernabilidad
Nosotros teníamos la esperanza de que con el tiempo pudiéramos ir limando asperezas y tuviésemos una fluidez y  ánimo constructivo para intentar llegar a acuerdos que fueran buenos para la ciudad. Pero nos han sorprendidos sus vaivenes, de buenas relaciones, malas relaciones… no ha habido una continuidad ni en un campo ni en otro. Esperábamos un entendimiento con ellos porque creíamos que podíamos ir de la mano con alguien que puede perseguir los mismos objetivos que nosotros. No con el PP, que como ellos mismos dicen son nuestros antagonistas, cosa que agradecemos. Ni con Ciudadanos que uno nunca se sabe qué interruptor va a tener conectado, si apoyando al PSOE o apoyando al PP o a los dos pero nunca al equipo de gobierno. La verdad es que sigo teniendo un halo de esperanza en que algún día que el PSOE se ponga el chip proactivo y esté con nosotros para ir de la mano y que redunde en la gente de Cádiz.

"Cuando el PSOE tenga que pedir información económica, ¿a quién le va a preguntar?"

- Hablemos de otras cuestiones. La prórroga de unos presupuestos que penden de un hilo y que no están cuadrados, entre otras cosas por el hotel.
Bueno que los presupuestos no estén cuadrados no lo puedo decir ni yo porque no tenemos la liquidación del 2016, por tanto, no podemos decir si hay un descuadre mayúsculo, aceptable o no lo hay. Lo que nosotros teníamos claro es que hasta que no llegaran los ingresos del hotel no podíamos ejecutar políticas de inversión que fueran acordes a los ingresos contraídos. En ese espectro nos hemos movido. No vamos a gastar lo que no tenemos. Y lo seguimos pensando. Cuando llegue el momento y venga esa posibilidad, se verá de qué forma queremos nosotros invertir en la ciudad, con una política muy alejada de mamotretos y obras faraónicas.

- ¿Y cuándo va a llegar ese momento? Mucha gente traslada la situación del Ayuntamiento a su economía doméstica y todo el mundo tiene deudas, hipoteca y, a veces, no se entiende esa inactividad.
Hace un año tuvimos un aviso desde Madrid diciéndonos que, o nos poníamos las pilas a la hora de pagar a los proveedores o nos embargaban la PIE, lo que significaba el caos absoluto en el Ayuntamiento. No solamente tuvimos que demostrar que éramos buenos gestores y consecuentes con lo estábamos diciendo, sino que tuvimos que ir a Madrid donde nos felicitaron por nuestra labor económica y de reducción del pago a proveedores. Dicho lo cual, tenemos un plan de ajuste que también viene de los presupuestos anteriores. De esos dispendios vienen ahora estos ajustes y son ajustes que los estamos sufriendo y que tenemos que acatar. El Ministerio de Economía y Hacienda ha entendido que los ayuntamientos, que son las administraciones más cercanas al ciudadano, tienen que dar servicios más diligentes y ha acordado una carencia en los préstamos. Eso nos va a dar la posibilidad de poder invertir en la ciudad, fuera del cobrar y pagar, y lógicamente en estos dos próximos años se verán inversiones en la ciudad que contenten en buena parte a las exigencias de la ciudadanía.

"Vamos a poder invertir en la ciudad, fuera del cobrar y pagar"

- No solo tienen prorrogados los presupuestos sino el contrato de la limpieza. La inexistencia de nuevos pliegos de condiciones, aún vigentes los de la época del PP, también fue un argumento para su reprobación. ¿Qué tiene que decir en su defensa?
Bueno, la oposición se refiere en concreto a dos grandes contratos. El pliego de limpieza y el de transporte. El primero es el más importante de este ayuntamiento-casi 17 millones de euros- y esto no se puede hacer de un día para otro. Además, le hemos dicho siempre a la oposición que estamos abiertos a sugerencias para intentar enriquecer ese pliego para que dé el mejor servicio a la ciudad por el menor importe posible. Pero esto no se puede hacer de un día para otro y la oposición lo sabe pero es  muy fácil criticar que no hay un pliego de limpieza. En cuanto al pliego de transporte, se está elaborando por primera vez un pliego de transporte en nuestra ciudad. Porque anteriormente, se estaba prestando ese servicio pero sin pliego; históricamente, se iban añadiendo líneas y no había nada que pudiera regular esa relación entre la empresa concesionaria, entre comillas, y el Ayuntamiento. Empezar a discernir cuáles son los medios materiales, los medios humanos, las líneas -consensuadas con las organizaciones vecinales-, las paradas que deberíamos para dar mejor servicio, no se puede hacer de un día para otro. Eso tiene su tiempo. Lo que pasa es que la práctica común de la oposición es meter prisa para todo y, sin embargo, en el caso del PP, Teófila Martínez se llevó de la mano de un guía turístico dos años para recorrer las calles de Cádiz porque se perdía.

- ¿Y de la remunicipalización del servicio de socorrismo de las playas? También se ha retrasado.
Se han presentado diversos inconvenientes: cuando no hacía falta un informe, la oposición quería otro, o había que solicitar información a la empresa concesionaria, se han tenido que dar más plazos para que esa información fluyera, cuando se le ha pedido a la oposición algún tipo de apoyo para que hubiese mayor diligencia, no ha sido todo lo conveniente que debería. Si empezamos a sumar condicionantes negativos, nos da que a día de hoy tenemos un servicio prorrogado cuando teníamos que tener un servicio remunicipalizado. A lo mejor no es todo achacable al equipo de gobierno. Y poner fecha en este tipo de procesos es negativo. Para qué vamos a ponerla si a lo mejor aparece otra circunstancia. Hay que redactar estatutos, en los consejos de administración no hay siempre ese mismo consenso, ahora hace falta otro informe económico, ahora otro jurídico, ahora otro económico porque el primero no nos gustaba…

La oposición remarca su incapacidad y ustedes explican las dificultades que tienen para sacar adelante los temas. ¿Es todo tan difícil?
Es un boicot, un entorpecimiento, una obstaculización y un zancadilleo continuo. No sólo lo decimos nosotros. Hasta los técnicos de esta casa dicen que nunca habían visto una cosa igual, lo dice la gente de la calle que se está dando cuenta cuál es la labor de la oposición. Porque si a mí la oposición viene y me plantea un acuerdo, no me duelen prendas reconocer que ha sido una propuesta del PP, del PSOE o de Ciudadanos. Aquí estamos trabajando para el mismo propósito pero creo que esa forma de pensar no es común entre la oposición: están dejando a las claras que lo que intentan es desgastar que construir. Estamos más tiempo gastando calorías en defendernos que en gobernar una ciudad y eso es malo para todos.

- Son conscientes del coste político que tiene eso, ¿no?
Claro pero no se nos puede olvidar que llevamos dos años, que mientras que hemos estado peleando con la oposición para constituir los consejos de administración de las empresas, el pleno de la Corporación, va pasando un tiempo. También va pasando el tiempo mientras vamos conociendo el ritmo de la administración o mientras vamos taponando la hemorragia financiera que tenía este Ayuntamiento. Sería bueno preguntarle a los proveedores la opinión sobre la gestión económica de este Ayuntamiento. O a la ciudadanía sobre el bono social eléctrico, el bono social del agua, los pasos que se están dando de cara para que la gente no mendigue ayudas sino que se le gestione de manera más diligente, para intentar darle más participación a la ciudad.

- Por último, Neymar se ha ido. ¿Usted se queda?
Si viene alguien con 222 millones de euros, me voy. Mientras voy a seguir trabajando, mi compromiso con el proyecto de este equipo de gobierno es mayor que el del brasileño con el Barcelona.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído