El mundo desconocido de ‘Kokopa's Atlas’: el reto "aleatorio" de crear el primer videojuego desde cero

El jienense Rafael Martín busca financiación para lanzar una aventura virtual que ha programado tras aprender de forma autodidacta las claves necesarias durante el proceso de desarrollo

El programador Rafael Martín con los ordenadores donde trabaja en el desarrollo de  ‘Kokopa´s Atlas’.
El programador Rafael Martín con los ordenadores donde trabaja en el desarrollo de ‘Kokopa´s Atlas’.

A un gato negro llamado Kokopa, que no anda a cuatro patas y va vestido de gala, le sigue el pequeño pollo robot Pollimero. La extraña pareja ha acabado en un planeta desconocido lleno de rincones por explorar que el jiennense Rafael Martín ha creado desde cero. La imaginación no tiene límites en los mundos paralelos del gaming donde todo es posible con paciencia. El programador, natural de Frailes, decidió dar vida en la pantalla a todo lo que se le pasaba por la cabeza a finales de 2016 hasta sacar a la luz Kokopa´s Atlas. “Fue bastante aleatorio”, recuerda el creador de 33 años que decidió lanzarse a la aventura y “probar por gusto”.

Según explica a lavozdelsur.es, “me dedico a hacer páginas web y, no sé cómo, di con una aplicación - Impact JS- que me permitía hacer videojuegos con las mismas herramientas que yo usaba para hacer las webs”. Nunca se había adentrado en un proyecto de este tipo, pero la curiosidad mató al gato y acabó metido de lleno. Cinco años de experimentos virtuales han derivado en un videojuego Action RPG de mundo abierto con mecánicas de sandbox, es decir, un escenario inexplorado por el que deambular con el fin de descubrir y crear. Al estilo de Minecraft, esta propuesta interactiva tira de pensamiento abductivo para que las personas que la prueben decodifiquen su estructura.

Fotograma del videojuego.
Fotograma del videojuego creado por Rafael Martín.   CEDIDA

El resultado final nada tiene que ver con sus primeros pasos. “Ha cambiado con el tiempo”, dice al otro lado del auricular. Dar rienda suelta a una diégesis sumergió a Rafael en un proceso creativo al que “sin darme cuenta, cada vez le iba dedicando más tiempo”. Así, la mitad del día se implicaba en su trabajo y el resto, en el videojuego. Poco a poco le cogió el gustillo. “Empecé a dibujar en el ordenador los escenarios y los personajes y con Impact JS los animaba, primero lo diseñaba y luego lo programaba”, comenta el jienense, que a veces no seguía ningún orden e iba “un poco a lo loco”.

A lo largo del camino, se pasó a la plataforma de desarrollo Unity y fue dando forma a la idea gracias a su inquietud. Rafael tuvo que aferrarse a su espíritu autodidacta para seguir adelante. “Tuve que aprender varios lenguajes de programación, a animar, un poco a dibujar y a modelar en 3D, que no sabía nada”, explica. Tutoriales de YouTube y San Google fueron la llave para pasar a la siguiente fase.

“Tuve que aprender varios lenguajes de programación, a animar y a modelar en 3D”

Durante el desarrollo, iba inspirándose en otros juegos, comics o películas sin perder la motivación, fundamental a la hora de dedicar tantas horas a un proyecto arriesgado. “La principal dificultad es que te quita mucho tiempo y no obtienes beneficios, si llegas a verlos, no es hasta pasados unos años, es jugártela un poco”, expresa. Pero el esfuerzo de Rafael empezó a dar sus frutos.

Kokopa's  Atlas.

El programador comenzó a subir a su cuenta de Twitter (@HyperMegaPixel) el progreso del videojuego y, pronto, iba ganando seguidores hasta que un Publisher de Estados Unidos se interesó por su creación. “Le gustó, se puso en contacto conmigo y me dijo que me ayudaba con el marketing a cambio de una parte de las ventas”, detalla.

Guiado por la distribuidora americana, el jienense bautizó al videojuego Kokopa´s Atlas, aunque su intención inicial era Fotgotten Island, centrando el título en el personaje protagonista que, en un principio, iba a ser humano. “Durante el desarrollo se me perdió una gata negra que tenía y decidí cambiarlo a modo de homenaje”, añade.

 

Tras esquivar los obstáculos, Rafael ha logrado llegar a la última fase de la aventura. Tan solo falta añadir el contenido y la historia. Según comenta, “calculo que me queda un año para finalizar el videojuego”. Para ello, necesita financiación por lo que en estos días ultima una demo a modo de adelanto que insertará en una campaña de crowdfunding a través de la plataforma global Kickstarter. Su lanzamiento está previsto para mediados de agosto y su meta es alcanzar 17.000 euros en 30 días. “El objetivo es recaudar los fondos necesarios para que pueda seguir dedicándome al videojuego”, dice.

A Rafael le encantaría poder comercializarlo e incluso desarrollarlo no solo para PC sino también para las consolas convencionales como PlayStation o Xbox. De momento, se arma de paciencia y sigue luchando con el recuerdo de su gata para llevar a Kokopa a lo más alto.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído