Se dice que el nombre de plaza del Mamelón deriva de una colina baja o montículo que había en esta zona de la ciudad.

No tengo el placer de recordarlo. Pero fruto de una gran remodelación de la plaza del Mamelón en 1987 se creó su gran lago, con su fuente y su disposición actual, aunque con otras estructuras de carácter algo más historicista que, si bien recuerdo con nostalgia por ser, en mi opinión, más adecuadas a este entorno, fueron reemplazadas a comienzos de siglo (recuerden la desaparecida pasarela cubierta en la zona lateral de los bancos). Corría el año 2002, con la celebración de los Juegos Ecuestres, cuando se remodeló nuevamente y se instaló el monumento al enganche (o el coche de caballos, como muchos jerezanos lo llaman) que hoy es parte de todas las postales y fotografías que turistas y jerezanos tienen de Jerez. 

Pero ¿qué había en esta plaza originariamente? Se dice que el nombre de plaza del Mamelón deriva de una colina baja o montículo que había en esta zona de la ciudad, desde donde se podía divisar Jerez en época andalusí. Parece que en época castellana fue allanada, sumándose a los Llanos de San Sebastián pero conservándose el nombre popular. No fue, sin embargo, hasta finales del siglo XIX cuando el entorno de la plaza del Mamelón, conocida por aquel entonces como "Alameda de Sevilla", se integra en un proceso de urbanización, acercándose a la ciudad a medida que esta crecía. A partir de 1920, se llamó Avenida de la Reina Victoria y a mediados de siglo, tomó la rotulación de Virgen de Fátima a causa de ser el lugar de donde partió la peregrinación de la imagen portuguesa de Fátima, que visitó Jerez en 1950.

Como lugar de recreo y paseo, continuará durante todo el siglo XX con varias peculiaridades. Por ejemplo, la instalación del monumento a San Juan Bautista de la Salle, que data de 1952. Por su parte, junto a la prolongación de la calle San Juan de Dios, el palacio Marqués de Salobral separó de forma bastante significativa a esta Alameda de Sevilla de la Alameda de Cristina hasta su demolición en los años 60. Fruto de esa demolición, la plaza del Mamelón se amplió y se abrió, configurando a la zona en una disposición más cercana a la que conocemos hoy. La gran remodelación de 1987 fue realizada con un presupuesto de 60 millones de pesetas por el arquitecto José Ramón Díaz Pinto. Y como hemos comentado, si bien la del 2002 cambió significativamente su aspecto paisajístico, hace tan sólo unos años, con motivo de la salida de la vuelta ciclista de Jerez en 2014, la instalación de unas venencias (a imitación de las de la conocida popularmente como "rotonda del catavino") le da un aspecto bien diferente a una fuente y a un lago que aunque cumplen en este 2017 tan solo 30 años, son ya un símbolo de la ciudad de Jerez.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído