"No es igual que te digan que hay 600 muertos en un día a que se te muera un paciente sin poder evitarlo"

Alberto Puyana, en una concentración del CSIF en Cádiz, en una imagen de archivo.
Alberto Puyana, en una concentración del CSIF en Cádiz, en una imagen de archivo.

Alberto Puyana (Cádiz, 1974), enfermero y escritor, responsable de Sanidad del sindicato CSIF en Cádiz, ha vivido los dos últimos meses más intensos de trabajo que recuerda. Un momento que considera "histórico" y del que, posiblemente, "no seremos conscientes hasta que no pase el tiempo. Nadie era consciente de lo que se nos venía encima, y la repercusión de lo que estamos viviendo está por ver. Desde el punto de vista sindical, los sanitarios siguen a tope, pero aún no son conscientes de lo que han vivido. Cuando lo sean, seguramente tendrán bajones de ánimo y esto va a crear bastante trauma en mucha gente".

En el Día Mundial de la Enfermería, lavozdelsur.es entrevista a un sindicalista que no solo ha estado en la primera línea de la lucha contra el coronavirus, peleando de lunes a domingo, de la mañana a la medianoche, por los derechos y la protección de sus compañeros, sino que en su caso, ha solicitado hasta en tres ocasiones durante la pandemia incorporarse a su puesto como sanitario en el Hospital de La Línea, pero "me lo han ido denegando; supongo que no habrán querido meter al caballo de Troya dentro".

¿La sociedad es realmente consciente de lo que ha pasado dentro de los hospitales, de lo que han vivido los sanitarios a los que aplaudían cada tarde?

A la gente le ha llegado una información muy edulcorada, en el sentido de que no se le ha mostrado la crudeza de una UCI o del pasillo de unas urgencias. Esas imágenes se han evitado en todo momento. Y lógicamente eso no impacta tanto. No es lo mismo que te cuenten que hay 600 muertos en un día que verlos tú, o ver a pie de cama como un paciente se te muere y no hay forma de evitarlo. Eso solo pueden decirlo los sanitarios que han estado al pie del cañón. La población en general, en su inmensa mayoría, ha dado ejemplo de comportamiento responsable, salvo las luciérnagas en mitad de la noche, pero el problema es que ahora estamos en un periodo de desescalada y mucha gente va a bajar la guardia y vamos a tener un riesgo de rebrote importante.

Porque el virus sigue ahí... ¿el riesgo de rebrote es algo que está en el día a día del personal, no?

El virus está ahí fuera. No ha desaparecido. No hay tanta actividad porque gracias a Dios hemos reducido su capacidad de contagio, pero sigue siendo un riesgo para todos. Muchos han relacionado relajar las restricciones con que la enfermedad es menos virulenta, y eso no es cierto. Reducir las restricciones no significa que la enfermedad no esté ahí o sea menos virulenta. Hay que seguir tomándose en serio los métodos de aislamiento y distanciamiento social que recomiendan las autoridades. Vamos a encontrar posiciones más o menos cívicas, y en eso la mayoría tenemos que dar ejemplo, y en el momento en el que veamos comportamientos incívicos hay que llamar la atención o incluso llamar a las autoridades.

La protección de los profesionales sanitarios, con muchísima diferencia, es lo peor que se ha gestionado en esta crisis sanitaria

¿Qué diría que es lo peor que se ha gestionado en la sanidad pública en estos dos meses?

La protección de los profesionales sanitarios, con muchísima diferencia, es lo peor que se ha gestionado en esta crisis sanitaria. Es insaumible para un sistema de salud como el nuestro que un cuarto de las personas infectadas hayan sido sanitarios. No podemos tener cerca de 40.000 profesionales infectados en este país, y de los que además no podemos disponer, no están en el sistema prestando ayuda con su trabajo. Si a eso le añadimos el hecho de que venimos de un sistema sanitario hiperrecortado en muchos sitios, creo lo que se ha hecho en este país en la lucha contra el coronavirus ha sido milagroso y solamente ha sido posible gracias a la profesionalidad de los trabajadores de la sanidad pública.

El caso de Cádiz es paradigmático dentro de Andalucía, ya de por sí la comunidad con más sanitarios contagiados de España. En el caso de la provincia, hay más sanitarios contagiados que pacientes comunes.

Lo de esta provincia es completamente aberrante. Siendo una de las provincias andaluzas (la tercera) con menos contagios desde el comienzo de la enfermedad que seamos la que más índice de personal sanitario contagiado tiene es completamente aberrante. Ha habido un error de gestión, una serie de irresponsabilidades, de las que alguien tendrá que asumir la culpa en su momento. Nosotros en particular hemos denunciado ante la Inspección de Trabajo lo que hemos visto necesario, pero son indicadores de los que hay que tomar nota porque hacen referencia a una malísima gestión.

Siendo una de las provincias andaluzas (la tercera) con menos contagios desde el comienzo de la enfermedad que seamos la que más índice de personal sanitario contagiado tiene es completamente aberrante

¿Hasta qué momento de esta pandemia no puede decir que los compañeros tenían un flujo conveniente de equipos de protección?

Hasta aproximadamente un mes desde el comienzo de la epidemia no tuvimos medios adecuados, no ya los deseables, pero al menos los adecuados para poder hacer frente a la enfermedad. Cada centro aplicó el protocolo que venía desde el Ministerio de Sanidad dependiendo de los materiales que tenía. Unos centros decían que era necesario llevar mascarilla quirúrgica en todo momento y otros decían que no era necesario. Se ha creado un clima de indefensión y de desconfianza en los profesionales porque, dependiendo del lugar en el que trabajaras, los métodos de aislamiento y contacto con la enfermedad eran diferentes.

Una sanitaria con una mascarilla sujetada con esparadrapo. FOTO: JUAN CARLOS TORO

¿Ha habido refuerzo adecuado de plantilla ante esta crisis?

En cuanto a plantilla es cierto que en la provincia de Cádiz no ha habido un problema importante; se ha acudido a la bolsa de forma adecuada y regular, no ha habido falta de profesionales en ese sentido. Pero claro, hablamos de un sistema que siempre ha trabajado en precario, por lo que siempre es deseable tener una plantilla mucho mejor dotada de la que tenemos. Si me preguntas si con lo que tenemos se ha afrontado la enfermedad de forma conveniente, bueno, se ha conseguido, pero lo deseable es que hubiese habido más medios.

Desde CSIF han denunciado que en Cádiz se están haciendo test sin seguir las recomendaciones de los fabricantes, por lo que la fiabilidad disminuye, y hay sanitarios que están recurriendo a laboratorios privados. ¿Cómo es posible tener medios y que no se utilicen de forma adecuada?

Venimos denunciándolo desde hace un par de semanas, las propias instrucciones de las fichas técnicas de los fabricantes indican que la forma de hacer el test es por venopunción, y se están utilizando una serie de test que ya la administración ha dicho que son test para estudios epidemiológicos, no para estudios diagnósticos, es decir, que su fiabilidad tampoco es la adecuada. Ahora, al parecer, sí van a empezar a traer test que sí cumplen con las garantías de fiabilidad mínimas para el personal, pero lo que se está haciendo es un auténtico dislate con los profesionales. Se están aplicando test de fiabilidad bastante dudosa.

Con lo cual, sigue el riesgo de que pacientes asintomáticos propaguen el virus sin saberlo.

Exactamente. Ese peligro ha estado desde el primer día y sigue estando. Se han dado casos de profesionales que han pasado la enfermedad y que deberían aparecer como que se han inmunizado, y les aparecen los anticuerpos IgG como negativos, con lo cual el test que se le ha realizado no es nada fiable, no garantiza de que podamos estar detectando a los pacientes asintomáticos, que era el objetivo real de hacerle los test a todos los sanitarios.

De nada serviría todo el esfuerzo que se ha hecho hasta ahora si dentro de una semana vuelve a haber un rebrote y no hay EPI suficientes para el personal

Imagino que por ahí pasa la reivindicación principal desde CSIF...

La reivindicación principal es que, en primer lugar, se apliquen los test convenientemente, para que todo profesional esté seguro de que si ha padecido la enfermedad, o está en riesgo, se mantenga en criterios de protección; y por supuesto, que no se baje la guardia. A pesar de la bajada asistencial, tenemos que estar preparados para un rebrote en cualquier momento. De nada serviría todo el esfuerzo que se ha hecho hasta ahora si dentro de una semana vuelve a haber un rebrote y no hay EPI suficientes para el personal. Hay que tener ya todo el material preparado para que esto no nos coja de nuevas. Si dentro de dos años esto vuelve a aparecer hay que estar preparados. Del mismo modo, también haría falta un refuerzo importante en materia de Atención Primaria, que es el sector más castigado dentro de la sanidad pública andaluza.

¿A nivel andaluz, ha habido caza de brujas o represalias para quienes han denunciado la situación?

Sí, sí. Hemos detectado que profesionales que colgaron en redes sociales fotos o vídeos de las condiciones en la que estaban trabajando y nos consta que las direcciones de determinados centros les han llamado a capítulo y con amenazas veladas de que podían enfrentarse a expedientes disciplinarios. El centro se acoge a que no se pueden sacar fotos ni imágenes sin autorización, pero el objetivo no es ese, el objetivo es quitar cualquier imagen en redes sociales que pueda hacerles daño públicamente. La famosa foto del celador con bolsas de plástico a modo de EPI hizo bastante daño.

Mientras veíamos cómo se equipaban los enfermeros de Corea del Sur, veías lo que había y aquí y se te caían dos lagrimones

Pero era la realidad que sufrían los profesionales...

Hombre, ha habido casos de juzgado de guardia, de sistema sanitario tercermundista, y lógicamente eso da muy mala imagen para el gestor de turno en ese momento y se ha querido evitar por todos los medios... Mientras veíamos cómo se equipaban los enfermeros de Corea del Sur, veías lo que había y aquí y se te caían dos lagrimones...

En estos dos meses surgió el debate partidista de los liberados sindicales de la sanidad y formaciones como Vox han preguntado cuántos se han incorporado a sus puestos. Por si alguien dudara de la labor de los sindicatos, ¿cómo ha sido su trabajo?

Mi labor sindical te puedo decir que cualquier sábado  domingos han sido para mí como un lunes o martes. Y el teléfono, desde las ocho de la mañana hasta las doce y media de la noche no ha parado de sonar.

Liberados sindicales: "Me he ofrecido hasta en tres ocasiones a la gerencia del Hospital de La Línea para incorporarme, y ellos, por último, me decían que no tenían autorización de servicios centrales. Como yo, un montón de compañeros"

¿Llegó a ofrecerse para incorporarse a su puesto?

Personalmente, me he ofrecido hasta en tres ocasiones a la gerencia del Hospital de La Línea para incorporarme, y ellos, por último, me decían que no tenían autorización de servicios centrales y que hasta que no la tuvieran, no me dejaban. Como yo, hemos sido un montón de compañeros los que se han ofrecido, pero no les han dejado. Aquello que fue una manera de intentar desviar la atención. Creo que tenían miedo de meter el caballo de Troya en sus propias unidades porque habríamos visto de primera mano las faltas y carencias que había en todos sitios. ´

¿Qué la parece el ascenso en plena pandemia de la antigua dirigente de CSIF en Cádiz desde la gerencia del Área de Gestión Sanitaria Jerez, Costa Noroeste y Sierra?

No dudo de la capacidad de gestión de María José Cano para desempeñar el cargo que ahora va a tener, pero quizás la duda sí surge en torno al momento elegido, y  quizás no era este el momento. Sobre las decisiones del SAS tampoco podemos nosotros más que manifestar la perplejidad de que estas cosas pasen en mitad de una crisis sanitaria.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído