"Esto es un foco de infección enorme; es un atentado contra la salud pública"

Delegados sindicales de Majorel, multinacional de telemarketing con sede en el Parque Empresarial de Jerez, denuncian que la empresa no ha dado ninguna instrucción preventiva, ni ha facilitado medios a sus más de 1.000 empleados para combatir el coronavirus. "Hay un clima de ansiedad enorme", relatan a lavozdelsur.es

Una de las zonas de teleoperadores de Majorel en Jerez, con una distancia mínima entre los puestos de los teleoperadores. FOTO: CEDIDA
Una de las zonas de teleoperadores de Majorel en Jerez, con una distancia mínima entre los puestos de los teleoperadores. FOTO: CEDIDA

La delegada de la sección sindical de USO en el comité de empresa de Majorel (antigua Qualytel), Pilar Bravo, ha denunciado a lavozdelsur.es el "enorme foco de infección" ante la pandemia global por el Covid-19 que representa el centro de trabajo de esta multinacional de telemarketing en el Parque Empresarial de Jerez. La portavoz sindical, con catorce años en una empresa que primero fue Qualytel, luego Arvato, y ahora Majorel, ha asegurado que la empresa "sigue sin aplicar ningún tipo de medida preventiva, ni facilitar medios materiales, con respecto a los trabajadores y el estado de alarma decretado por la epidemia de coronavirus". Otros sindicatos como CGT han lanzado en este fin de semana idéntica denuncia por la situación crítica que se vive en el centro de trabajo.

En este fin de semana, justo cuando el Gobierno ha aprobado el real decreto de medidas extraordinarias para frenar el avance del virus, "unos 300 trabajadores y trabajadoras hemos estado vendidos, sin instrucciones de la empresa, sin geles para desinfección, solo tratando de separarnos al máximo para evitar contacto". "La gente está absolutamente nerviosa y con ansiedad, y el problema va a llegar mañana a partir de las ocho de la mañana cuando nos juntemos aquí entre 1.000 y 1.500 empleados", narra, asegurando que ha puesto los hechos en conocimiento de la Policía, la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, y del Ministerio de Trabajo.

En las sucesivas llamadas le han ido remitiendo a la Inspección de Trabajo, aunque una vez que ésta finalmente actúe puede que ya sea muy tarde. Se da la circunstancia, además, y según cuenta Bravo, que la enorme plantilla, preconizada, con gran parte de contratos parciales y de unos 500 euros de salario mensual, procede de toda la provincia, por lo que "de producirse contagios, se van a expandir a otras localidades de la provincia y el entorno. Parece surrealista que esté ocurriendo esto".

En una nota, desde CGT han asegurado que Majorel, que se autodefine en su web como "una de las empresas líderes en la relación con clientes, con unos ingresos de 1.200 millones de euros, presencia en 28 países y más de 48.000 empleados, “no ha facilitado medidas de protección individual, no se dota de gel a los baños para el aconsejable lavado de manos, ni se ha incrementado el servicio de limpieza para minimizar los riesgos”. Bravo, de USO, va a más: "Es que no han mandado ni una triste circular. El responsable de Recursos de aquí se limita a derivarnos a Madrid, que él espera instrucciones de arriba, pero no llega ni una sola comunicación".

Todo esto, apuntan desde CGT, "está provocando una situación de indefensión en la plantilla y en sus familias al exponerles negligentemente al contagioso virus”. Majorel presta servicios en el Centro de Negocios del Parque Empresarial de Jerez a grandes multinacionales como Repsol, Naturgy, Orange e ING. "Creo que estas grandes empresas no sabrán en las condiciones que nos tienen porque esto es un atentado contra la salud pública por parte de la dirección de la empresa. Se están enfrentando a sanciones que pueden ser importantes, pero lo acabarán pagando los de siempre", añade la representante sindical.

En este contexto, apunta a la situación interna que están viviendo los trabajadores como consecuencia de la escalada de la pandemia en España: "Tendrán que tomar medidas, aplicar un ERTE o lo que sea, pero esto es insostenible, y es un enorme foco de contagio que está generando un clima de ansiedad enorme en un trabajo ya de por sí estresante, con muchísima gente en tratamiento por estrés y depresión; imagínate añadirle todo esto, es de locos. Los compañeros y compañeras súper agobiados, una impotencia increíble, con niños pequeños, mayores a su cargo".

Para colmo, el decreto ley que declara el estado de alarma limita los desplazamientos a la hora, por ejemplo, de compartir coche para acudir al trabajo, por lo que "gente que comparte coche porque viene de otros puntos de la provincia y gana unos 500 euros, van a tener al final que pagar para trabajar, y encima con un riesgo enorme de acabar contagiados. Surrealista". También hablan de que en los últimos días "solo se ha comentado la posibilidad de establecer teletrabajo, aunque para un porcentaje ínfimo de la plantilla, como unas quince personas, lo que no solucionaría nada".

Ante esa situación de “total abandono higiénico sanitario” por parte de la empresa a la plantilla, CGT ha avanzado que va a dar los pasos legales necesarios para “paralizar el servicio” por riesgo grave e inminente conforme a lo preceptuado en el artículo 21 de la Ley de Prevención de Riesgos laborales, salvaguardando el derecho al percibo de los salarios de la plantilla conforme se recoge en el artículo 30 del Estatuto de los Trabajadores. Este medio ha intentado tener la versión de esta situación por parte de la empresa, sin éxito hasta el momento.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído