Esto se sabe por el momento del brote de gripe aviar detectado en Rusia: no hay 'miedo', sí vigilancia

Hasta ahora solo se han descrito infecciones de animales a personas, pero no entre humanos, lo cual no significa que las autoridades sanitarias hayan levantado la vigilancia. El Gobierno rusa ya estudia una vacuna por si la situación se ampliara. Los síntomas descritos son leves

Una granja de aves de corral, en una imagen de archivo.
Una granja de aves de corral, en una imagen de archivo.

La gripe aviar es, como explica la Organización Mundial de la Salud, una enfermedad presente en ciertas aves que tienen la cepa A de la gripe común de humanos. Es, como pasa con los virus, una mutación casual la que produce esos saltos para tener transmisibilidad entre seres humanos. Rusia ha informado a la OMS de la existencia de un brote de gripe AH5N8, emparentado con la gripe común y la gripe A en humanos.

Una granja de aves de corral al Sur del país ha sido epicentro de este brote con siete afectados, que se infectaron a lo largo de diciembre de 2020. No es el primer caso detectado de esta variante en humanos, pero sí el primero en la zona, han informado las autoridades rusas, pero no el único, porque la cuestión de la gripe aviar lleva años de vigilancia entre la comunidad científica.

La presencia de nuevos virus que saltan de animales a humanos propicia varias cuestiones, y en el caso de Rusia se responde, con los datos actuales, de la siguiente manera. Primero, no hay ningún indicio de que se haya producido transmisión entre humanos, sino de animales a humanos. Esto significa que una persona no podría contagiar a otra, lo que reduce el potencial pandémico a cero bajo esta premisa. El problema es que una nueva mutación produzca esta capacidad del virus.

La segunda cuestión es si es un virus peligroso. Por el momento, según las autoridades rusas, las siete personas de las que se tiene constancia la infección evolucionan favorablemente. Entonces, ¿por qué tanto revuelo? Porque la infección de seres humanos puede ser peligrosa si el virus sigue cambiando y volviéndose más agresivo. Los virus tienen esa capacidad de cambio y se modifican en su huésped, reproduciéndose a gran velocidad. Pasa con los resfriados o con la propia gripe, pues cada año la vacuna cambia según la predicción de los laboratorios qué cepa será dominante. No hay nada extraño en eso.

La directora de la agencia rusa responsable de consumo y bienestar humano, Anna Popova, señalaba días atrás la importancia de contar con un descubrimiento rápido para este tipo de gripes presentes en los animales cuando infectan por primera vez a humanos. Cuando se desarrollan este tipo de enfermedad, la solución pasa por el aislamiento de los infectados y el sacrificio de los animales que potencialmente podrían suponer un riesgo. En el caso del coronavirus, es la razón por la que se han sacrificado millones de visones, porque tenían capacidad para infectarse y reinfectar del actual covid-19. Asimismo, en Francia, por ejemplo, se han sacrificado millones de aves de corral en los últimos tiempos.

La gripe aviar tiene al menos 12 tipos de esta enfermedad, y solo raramente surge una puerta abierta al contagio a humanos. En todo caso, según el Gobierno ruso, ya trabaja en una vacuna para la gripe AH5N8, por si llegado el momento se extendiera y empeorasen los síntomas hasta ahora conocidos en futuros contagiados.

El mensaje, en estos momentos, es el de seguir vigilando éste y otros virus, pero ha tomado un mayor cariz debido a la existencia de la pandemia de coronavirus. Solo hay que repasar la hemeroteca de los últimos 20 años para comprobar que el temor a esos virus ha existido en repetidas ocasiones sin que nunca haya llegado a producirse un problema amplio de salud pública. Y, mientras exista control, no hay razón, por el momento, para que en 2021 será diferente.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído