Andalucía recurre al Supremo para poder cerrar Montefrío, con la tasa de contagios disparada

La Junta vuelve a pedir herramientas para no depender de las decisiones judiciales y muestra su preocupación por las imágenes del fin de semana: "En cualquier momento se puede disparar la cuarta ola"

Elías Bendodo, este martes en rueda de prensa.
Elías Bendodo, este martes en rueda de prensa.

María Jesús Montero, portavoz del Gobierno, afirmaba desde Moncloa que el Ejecutivo no tenía dudas de que el Tribunal Supremo va a avalar las restricciones impulsadas por las Comunidades Autónomas cuando estén justificadas por datos epidemiológicos. A su vez, desde San Telmo, Elías Bendodo, portavoz del Gobierno de la Junta de Andalucía, ha anunciado este martes, en su comparecencia tras el Consejo de Gobierno, que precisamente Andalucía recurriría al Alto Tribunal la decisión que minutos antes había tomado el TSJA de no aceptar el cierre del municipio granadino de Montefrío, con una tasa de incidencia de 2.126,86 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas.

La confianza del Gobierno de España choca con las dudas que muestra cada semana el Consejero de Presidencia de la Junta sobre el plan nacional de desescalada. O, dicho de otra forma, las dudas de Bendodo contrastan el discurso reciente de Pedro Sánchez y el resto de ministros sobre las posibilidades que tienen las autonomías para hacer frente a la pandemia una vez acabado el Estado de Alarma.

De nuevo, la Junta de Andalucía se queja de no tener herramientas suficientes para contener el virus y de depender de resoluciones judiciales ya que, mientras se impedía el cierre de Montefrío, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJA, con sede en Sevilla, ratificaba los cierres de Bornos y Villamartín (en Cádiz), y Castro del Río, en Córdoba. Ante esta situación, Bendodo ha afirmado que “la Junta está dispuesta a asumir el desgaste de gestionar la pandemia” y ha acusado a Sánchez de subcontratar la gestión de la misma y “esconderse detrás de las Comunidades Autónomas y del Tribunal Supremo”.

Sin embargo, el Gobierno andaluz, de momento, no está dispuesto a solicitar el Estado de Alarma, que este pasado lunes ofreció el Ministro de Justicia y que este martes ha rechazado Pedro Sánchez, ni a solicitar la implantación de un nuevo toque de queda, “preferimos solicitar una Conferencias de Presidentes”, ha respondido a las preguntas de la prensa. La pretensión del Gobierno de Moreno es que se trate una estrategia nacional tanto en lo referente a la vacunación de AstraZeneca como en la desescalada tras el Estado de Alarma. En cualquier caso, alguna de estas medidas, supondría dar marcha atrás en los nuevos horarios que aprobó la Junta de Andalucía, bajo plenas competencias, y que entraron en vigor la madrugada del sábado al domingo. Desde entonces, se permite a los locales de ocio nocturno abrir sus puertas hasta las dos de la noche.

Preocupación sobre las imágenes del fin de semana

Sobre las imágenes difundidas por redes sociales la noche del pasado sábado en distintas ciudades andaluzas, Elías Bendodo ha afirmado que a la Junta “le preocupan esas situaciones”. El Consejero de Presidencia ha manifestado que entiende que los jóvenes tengan ganas de salir de fiesta “y de recuperar la libertad”, parafraseando, no sabemos si voluntaria o involuntariamente, a su compañera de partido.

En este alegato, el Portavoz ha hecho énfasis en que “los excesos se convierten en muertos” sobre las aglomeraciones de jóvenes al aire libre. En este sentido, también ha recordado que en las últimas semanas está bajando la edad media de los ingresados en las UCI andaluzas, un total de 322 en la actualidad, lo que evidencia la efectividad de la vacuna y por otro lado alerta a la población para que no se repitan estas situaciones “el control definitivo va a depender de la responsabilidad de los andaluces y esfuerzo conjunto”.

Ultimátum al Ministerio de Sanidad

Si el lunes Moreno Bonilla ya deslizaba la posibilidad de que Andalucía actuara de forma unilateral con la vacunación de AstraZeneca desde la cara amable del Gobierno, Elías Bendodo tras el Consejo de Gobierno ha sido más rotundo “en el plazo de un mes, Andalucía decidirá” en referencia a la administración del fármaco británico a menores de 60 años. Actualmente, la Junta de Andalucía cuenta con 200.000 dosis de esta vacuna sin que se puedan administrar porque los grupos de edad a los que va destinada, ya están inmunizados (el 75% cuenta con, al menos, una dosis). Sobre esta unilateralidad, el Consejero de la Presidencia ha dicho que “vamos a asumir responsabilidades”, en caso de que esta decisión pudiera suponer alguna sanción.

Para lo que no va a esperar más Andalucía es para vacunar a aquellos profesionales que se quedaron “colgados” tras la decisión sobre AstraZeneca. En este caso, el Gobierno ha decidido no esperar a que Sanidad estableciera un criterio y va a administrar dosis de Pfizer y Moderna a bomberos, profesores y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que aún no hayan sido inmunizados.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído