Vox se lanza en tromba contra la Junta para pedir un adelanto electoral

Abascal estará este domingo en una manifestación frente a San Telmo, la sede del Gobierno andaluz. Hacerlo elevaría la dependencia de Moreno Bonilla hacia su derecha y renunciar a un socio, Ciudadanos, al que ahora no le viene bien votar

Abascal, en Córdoba esta semana.
Abascal, en Córdoba esta semana.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, estará este domingo en Sevilla frente a la sede del Gobierno andaluz en una manifestación del partido, en pleno pulso a la Junta para que convoque elecciones. El escenario, así, comienza a tomar un mayor cariz. Después de que durante meses se hayan repetido ciertas amenazas de ruptura, esta vez Vox parece más claro. Porque si bien se levantó de la mesa de negociación para los Presupuestos de 2021, finalmente los aprobó. Se levantó por el rechazo de Pablo Casado a la moción de censura de Abascal, marcando distancias entre Vox y el PP. 

Luego, el llamado pin parental volvió a ser una línea roja que la Junta, con el consejero Javier Imbroda a la cabeza, acabó rechazando para poner un sistema similar. Vox dijo que debía llamarse pin parental y el asunto ha entrado en una especie de parada, donde la Junta, parece, quiere contentar a Vox, pero sin llamar al sistema pin parental

Ahora, es el acogimiento de trece menores procedentes de Ceuta lo que vuelve a ser una línea roja para Vox. Y esta vez, en base a ello, Abascal llegará a Sevilla poco después de otro mitin en Córdoba esta semana. Sin embargo, el asunto tiene diferentes contrapesos.

Por un lado, Vox sabe que ya, a lo menos tardar, no podría haber urnas hasta septiembre. La normativa andaluza impide votar en julio y agosto. Además, puestos a estudiar el cómo, unas elecciones precipitadas en los primeros días de ese mes podrían propiciar que personas con segunda residencia en localidades de costa -por ende, de mayor poder adquisitivo- se quedaran en casa. Y eso, en principio, no beneficia a las fuerzas conservadoras. Además, unas elecciones a día de hoy impedirían, parece, un intento de reacción por parte de Ciudadanos, en un momento de crisis del que la única salida que tiene es tratar de recuperarse. Son varios varapalos electorales y salidas de cargos, con encuestas que son terribles para los naranjas en la actualidad.

En consecuencia, la consecuencia que tendría para Moreno es aumentar su dependencia hacia un nuevo socio adelantando poco más de un año las elecciones. Se vería obligado a entenderse más con Vox que ahora, porque perdería el aliado de Ciudadanos, con quien existe estabilidad. Y Moreno, a diferencia de Ayuso, pertenece en teoría aún a la rama más moderada dentro del PP, por lo que perder a Marín y cambiarlo por un líder de Vox podría resultarle más incómodo.

A todo esto se suma que supondría ir a votar cuando la recuperación económica comienza. Un año más de margen sería un cambio que destensaría la situación social en Andalucía, con vistas a recuperar mucho empleo ya este verano, y con unos Presupuestos para 2022 que deberán fraguar inversiones procedentes de fondos europeos, algo que beneficia a cada partido que esté en el poder. 

Y, con todo, Vox quiere aprovechar este ciclo de agenda informativa de la llegada de miles de personas a Ceuta. Pide la cabeza de la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, de Ciudadanos, pero no se la dará porque supondría mandar un mensaje a la sociedad de dependencia hacia Vox, un tanto para los de Abascal, una muesca en el revólver. Por más que exista distancia entre Ruiz y Marín, su cese sería toda una bomba de relojería en la política andaluza. Aunque la política española de los últimos tiempos está marcada por episodios de locura política y nada se puede descartar, en realidad. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído