Un plato rico en vitaminas, fibra y minerales, y bajo en calorías.

Le damos la bienvenida al otoño con un tiempo veraniego y nos apetece cocinar y sobre todo degustar un rico guiso de garbanzos con espinacas. Es un guiso muy sencillo de preparar y la verdad que el resultado es espectacular. Así que me voy a la cocina, me pongo el delantal, y ayudo a mi madre a preparar este rico guiso, que además es un plato muy rico en vitaminas, fibra y minerales, y con pocas calorías, gracias a las espinacas. 

Es también rica en fitonutrientes, especialmente el betacaroteno y la luteína, convirtiéndola en un vegetal con propiedades antioxidantes que nos protegen del daño celular. Sus tallos son más ricos en fibra que las hojas. Se cree que la espinaca proviene de la antigua Persia (actualmente Irán). En el siglo VII llegó a China en manos del rey de Nepal como regalo para el emperador chino. Fueron luego los Moros quienes la introdujeron en España en el siglo XI y de ahí al resto de Europa.

La espinaca fue el vegetal favorito de Catalina de Medici. Cuando dejó su Florencia natal, en Italia, para casarse con el rey de Francia, viajó con sus cocineros que le preparaban especialmente diferentes platos con espinacas. Por ello, desde entonces todo plato preparado a base de espinacas, se lo conoció como espinaca a la Florentina. Bueno, y sabiendo un poquito más sobre nuestra protagonista de hoy, la espinaca, os dejamos ya con la receta, que esperamos que os guste mucho:

INGREDIENTES:

* 500 gr de garbanzos

* 500 gr de espinacas

* 1 cebolla

* 1 cabeza de ajo

* 1 hoja de laurel

* 2 ó tres trocitos de pan

* 1 trozo de nuestro chorizo favorito para cocinar

* Aceite de oliva virgen

* 1 cucharada de pimentón

* 5 ó 6 granos de pimienta

* 1/2 cucharadita de comino

* 1 ramito de perejil

* Sal

MODO DE PREPARACIÓN:

* La noche anterior vamos a poner los garbanzos en remojo en agua con una cucharada de bicarbonato. 

* En una olla con abundante agua vamos a colocar los garbanzos escurridos, la cebolla, el ajo, el trozo de chorizo, el laurel y un toque de sal y de pimienta, y una vez que rompa a hervir lo ponemos a cocinar a fuego medio hasta que los garbanzos estén totalmente tiernos. (Aproximadamente 60 minutos y en olla a presión la mitad).

* Mientras, vamos a escaldar las espinacas, las lavamos, le quitamos los tallos, y las introducimos durante dos minutos en una cazuela con agua y sal hirviendo.

* Sacamos las espinacas a un escurridor, las lavamos con agua fría, para que no pierdan el verdor y las vertemos en la olla. 

* Después, en una sartén, preparamos el sofrito, doramos la cebolla y el perejil picados finamente, y los trocitos de pan. 

* Seguidamente hacemos un majao con este sofrito, junto con el comino, el ajo de los garbanzos y unos cuantos garbanzos cocidos.

* En el aceite sobrante en la sartén echamos el pimentón, lo freímos un poco y lo vertemos en la olla.

* Este majao, junto con los granos de pimienta, lo vertemos en la olla con los garbanzos, poniéndola a fuego lento durante unos quince minutos.

Y listos para emplatar y disfrutar de este rico guiso. Ya sabéis que si queréis más recetas podéis encontrarlas en la hemeroteca de lavozdelsur.es y en nuestra web. ¡Qué tengáis un súper fin de semana y nosotras a la cocina, a ver qué se le ocurre a mi madre cocinar!

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído