Distopía, o cómo transformar un café cultural en un santuario de la cerveza artesana

Luisma Monroy resistió la crisis de la covid gracias al apoyo de amigos y movimientos sociales de Cádiz. Ahora ofrece catas a domicilio como tienda y club cervecero con 'caja distópica' incluida

Luisma Monrroy posa con una de las cervezas de Distopía para lavozdelsur.es
Luisma Monrroy posa con una de las cervezas de Distopía para lavozdelsur.es MANU GARCÍA

La pandemia lo ha cambiado todo, y si no que se lo digan a Luisma Monroy. Este gaditano, impulsor del Café Distopía en 2017, se ha reinventado tras la llegada de la covid-19.

Hace cuatro años, el joven se animó a montar una cafetería con objeto de servir como espacio seguro para los colectivos de la ciudad. Con conciertos, encuentros culturales y lugar de reunión para los movimientos sociales de Cádiz, el local se posicionó como un referente alternativo

“Traíamos cantautores, ofrecíamos distintos estilos de música y teníamos una cartita de cervezas algo diferente de lo que nos solemos encontrar por aquí”, dice. Es precisamente ese atractivo el que le abrió las puertas a su negocio actual. "Dos años después de la apertura nos mudamos a San Pedro y luego vino la pandemia. Como yo trabajaba con las cervezas artesanas, me centré en las birras y eso ha sido lo que me ha salvado", explica. 

La tienda de cervezas 'Distopía', en la calle José del Toro del centro histórico de Cádiz.   MANU GARCÍA
La tienda de cervezas 'Distopía', en la calle José del Toro del centro histórico de Cádiz.   MANU GARCÍA

Luisma, que fue descubriendo poco a poco la craft beer, ahora se dedica casi exclusivamente a ella. “Empezamos a ofrecer catas en la cafetería, pero ahora las hacemos a domicilio o en lugares que acordemos con la gente, desde bares a terrazas de casas particulares. Peleamos por la cultura de la cerveza”, espeta. 

El propietario de Distopía, que siempre habla en plural, no olvida a todos los compañeros que le apoyaron —y apoyan— en el proyecto. “En el negocio estoy yo solo pero esto es mucho más. Hay gente que me echa una mano con los vídeos o con el diseño”, cuenta.

Con experiencia en el mundo de los festivales y de los eventos, Luisma es hijo de un conocido almacenero de El Mentidero, donde creció sirviendo vinos y tapas en la Taberna del Ocho, propiedad de su padre. “He aprendido a tratar al cliente de tú a tú, con cercanía, quiero mirarle y cuidarle, no enfocarme solo con el esporádico”, dice. Por ello buscó en su nueva tienda de cervezas la forma de no perder la intimidad con el consumidor, al que trata como un amigo.

LA DISTOPICA 7
Luisma Monroy hace hincapié en el comercio de proximidad como vía de resistencia.   MANU GARCÍA

El negocio, que es el único que se dedica exclusivamente a la craft beer en Cádiz junto a la Bodega del Lúpulo de Jerez, ofrece la posibilidad de formar parte del Club Distopía, in crescendo y ya con 50 socios. El funcionamiento es muy sencillo: con una cuota fija todos los meses —26 euros—, Distopía saca cervezas inéditas tanto nacionales como internacionales en una caja que ha bautizado como “distópica”.

“Es una fantasía. Cada miembro recibe en su correo una explicación de cata de las cinco birras y una playlist para maridar musicalmente la cerveza”. Por si fuera poco, la nota de cata viene acompañada de audios de los cerveceros que han “cocinado” el producto. El resultado es compartido luego en el club.

LA DISTOPICA 5
Detalle de La Distópica, la cerveza propia que vende Distopía, hecha por la cervecera artesana Esparte de Conil.   MANU GARCÍA

“Casi todo el mundo repite, la gente te escribe, te manda fotos y te dice: esta cerveza es increíble. Otros lo contrario: esta no me ha gustado nada”, explica. Con quedadas y encuentros en pause por la pandemia, Luisma trabaja con otros colegas de profesión en proyectos paralelos, como un encuentro de cerveceras artesanas, a la espera de que pueda celebrarse. "Estábamos cansados de los festivales de la cerveza que se vendían copas y birras comerciales. Hay que fomentar esta cultura”, insiste.

Entre sus productos, también ofrece una cerveza propia, la Distópica, que cocinan en Conil a través de la fábrica de Esparte, una cervecera artesana de la provincia con la que colabora personalmente, y que tiene una cervecería en El Puerto.

LA DISTOPICA 4
El catálogo de Distopía incluye cervezas nacionales e internacionales.  MANU GARCÍA

“Parecen olitas de mar, pero si te acercas es un guiño a El Cuento de la Criada”, dice. No es casualidad. Todos los productos que ofrece en su tienda tienen un “punto” de trasfondo social. En la mayoría de los casos, con un enfoque feminista, un motivo que le ha llevado a quitar del catálogo algunas cervezas que cosificaban a las mujeres. “Estamos en otros tiempos, hay que dejar de ser cuñado… se pueden hacer cosas así, y sin ser una panfletada”, dice tomando como ejemplo su cerveza la Distópica.

Fanático de las distopías literarias, motivo por el cual llamó así a su primer café, el joven lucha por darle continuidad a un proyecto que tiene mucho de real y nada de utópico. "No me gustaban esos negocios en los que todo era muy bonito y el cliente siempre tiene la razón. No iba a crear un espacio así. Le di la vuelta y lo llevé a mi terreno: un lugar donde haya todo tipo de gente, y se pueda discutir y debatir".

Con esa idea fundó el Café Distopía y con ella continúa en esta tienda de cervezas, que ya ha cumplido medio año. La iniciativa se torna filosofía de vida, compartida entre amigos y conocidos. Larga vida a la distopía. 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído