'Coastfood', hamburguesas de gambones y 'cangreburguer' en Puerto Sherry

El portuense Carlos Juárez reinventa el concepto de la ‘fast food’ en Crabby’s, donde las costillas se cocinan durante 36 horas a fuego lento y los huevos ‘de costa’ se sirven con mojama de Barbate: “Dicen que soy el señor Cangrejo”

Crabby's prepara una 'cangriburguer' para la visita de lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA.
Crabby's prepara una 'cangriburguer' para la visita de lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA.

Ahora que la pandemia y la emergencia sanitaria nos ha sobrevenido, ir a Crabby’s es lo más cercano a poder viajar.  Dar una vuelta por el paseo marítimo de Puerto Sherry lleva inevitablemente a encontrarse con este restaurante surferoamericano y original. “El primer lugar donde vi pescado metido en un pan fue en la costa este de los Estados Unidos”, recuerda Carlos Juárez, el propietario de este singular restaurante, que con Virginia Beach como referencia, abrió sus puertas en verano de 2017. Ahora ha reabierto con aforo reducido y tras más de dos meses a cal y canto por la crisis del coronavirus. “Nosotros estamos contentos, vamos a ser positivos”, sostiene el propietario por teléfono, que ahora viste mascarillas de diseño propio y underground —las fotografías de este artículo se hicieron días antes de la declaración del estado de alarma—. “Las ha hecho Irene —su mujer, también parte del equipo del restaurante—, queremos que la gente se sienta cómoda, la quirúrgica no es lo mismo”, ríe.  

Carlos, que reconoce “estar obsesionado con la comida”, siempre fue un cocinillas, una pasión que aprendió de su madre y que compartió a los años con sus amigos cocineros y con su familia. “Mis hijos, que tienen 5 y 7 años, ya saben hacer sushi”, explica. Sushi o pan, que también elabora como hobby en casa y que en el caso de Crabby’s proviene de hornos artesanos de El Puerto, como el pan brioche de Mamachicha, los molletes del Molino de Abajo de El Bosque, donde tiene familia, o los panes de perrito de la Panadería Dolores. 

“Mi idea era montar un restaurante de comida callejera, y con este local en El Puerto se me ocurrió tirar con el tema de costa”, cuenta a lavozdelsur.es con la Bahía de Cádiz y el puente de La Pepa al fondo. “El tema es que tengas una experiencia divertida, yo me sorprendo de lo que la gente disfruta aquí”, sostiene emocionado. El nombre de Crabby’s, que es un juego con la palabra crab (cangrejo en inglés), deriva también del lugar donde en principio iba a montar el negocio, la portuense playa de El Cangrejo Rojo, en Vista Hermosa.  

La hamburguesa de gambones, una de las especialidades de Crabby's. FOTO: MANU GARCÍA.

Sin embargo, Crabby’s le hace honor precisamente a la especialidad de la casa: la cangreburguer, parece que salida de la conocida serie de animación Bob Esponja. “Dicen que soy el señor Cangrejo”, bromea. La exquisitez es nada más y nada menos que un cangrejo de concha blanda frito con un rebozado crujiente japonés con una salsa de la casa en un pan brioche. “Streetfood con pescado y toque gourmet”, se defiende sobre el concepto que él mismo ha acuñado: coastfood 

“El Poor Boy —otro juego con el famoso Po-Boy, un sandwich de Luisiana de gambones lo ponemos en pan de mollete”, cuenta el hostelero, que antes de emprender esta aventura no había tenido experiencia previa con la restauración. “Cero patatero, pero he trabajado de muchas cosas”, recuerda. Uno de sus trabajos fue regentar una tienda de consumibles informáticos. Su empeño y su afición por el buen comer le pudieron.  

Ahora la carta habla por sí sola: pulpo frito, huevos rotos de costa con mojama de Barbate, hamburguesa surfroll de bovagantehamburguesa con chili ibérico picante y col fermentada o bocata de albóndigas Tribbiani, en honor a la serie Friends. “Tengo mis cositas”, ríe. Y enseña en el menú otras lindezas. "Gambas blancas fritas, crujientes y adictivas". En los entrantes, hay uno que destaca sobre el resto: poke bowl. Esta ensalada de origen hawaiano con base de arroz, pescado marinado, verduras y algas, fue una de las sensaciones que el propio restaurante ha puesto de moda y extendido a otros lugares. 

Pero no solo hay pescado a la costa. Crabby’s también ofrece una selección de carnes, con la ternera de retinto de La Janda como protagonista. “Nosotros hacemos los cortes y mezclamos la carne”, cuenta, siempre con los productos de la tierra como tótem. “Las costillas, que las hacemos a cocción de baja temperatura durante 36 horas, las aderezamos con salsa barbacoa de vinagre de Jerez”. Platos que también tienen la influencia del chef estadounidense David Chang, uno de los referentes de Carlos. De ahí, ideas de aperitivos que a veces sirve para el picoteo, como las zanahorias aliñás pero con jengibre, o la propia elaboración de sus hamburguesas, que elabora según el patrón de Heston Blumenthal. “Buscamos que tenga un porcentaje de grasa ideal para que esté lo más jugosa posible”.  

¿Y para beber? Jerez, blancos de la tierra de Cádiz y cervezas artesanas de la provincia, como la 15&30 o La Volaera. “Ahora estamos desarrollando nuestra propia cerveza, es una idea que tenía pensada desde hace mucho tiempo”, sostiene. En la carta de postres, el brownie, la tarta Baileys y la torta de Inés Rosales con manzana caramelizada y helado. “La comida es mi vida”. Una vida que comparte en los fogones de Crabby’s junto a su esposa Irene Pérez, su ayudante Oli, y su equipo de camareros, como Alba y Jaime, y sus comensales, que tienen la fortuna de poder viajar a la Costa Este de los Estados Unidos también en tiempos de pandemia.

Crabby’s, en el paseo marítimo de Puerto Sherry, tiene cocina ininterrumpida durante todo el día y durante las dos próximas semanas del estado de alarma abrirá de jueves a martes —miércoles cerrado— desde las 13:30 horas a cierre tras la cena. Para dudas y reservas el teléfono de contacto es 644 48 05 56. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído