precariedad

Jesús, repartidor de Just Eat, esperando un pedido frente al McDonalds.

Precariedad a dos ruedas

Jesús, Steven y Axel son tres jóvenes que trabajan como repartidores, en bicicleta o en moto, para plataformas de reparto a domicilio con las que ganan apenas 500 euros mensuales, esquivando las engrosadas listas de paro juvenil, que sobrepasa el 40% en España