jubilación

Mario Naranjo, ante su quiosco, en el último día de trabajo. FOTO: MANU GARCÍA

El 'último adiós' al quiosco de Mario

Joaquín Naranjo inauguró hace 72 años el despacho de prensa que ahora, por jubilación, clausura su hijo. "Desmontando el tinglado" de la escalerilla junto al Villamarta, el mítico quiosquero jerezano hace memoria: "Nunca nos hicimos ricos, pero se vivía mucho mejor; la última etapa ha sido catastrófica"

  • 1
  • 2