ideas

Juan Manuel Gómez Arellano, Manego hijo, se come un puñado de camarones vivos junto a uno de sus esteros.

Los Manego, la familia que susurra a los camarones

Los esteros de estos vecinos de Trebujena han obtenido la declaración de Reserva Ecológica por la Junta. La cría de camarones y pescados salvajes en estas marismas salineras en la confluencia de Cádiz, Huelva y Sevilla, junto al Guadalquivir, ha creado un ecosistema capaz de proteger de la extinción al pato más amenazado de Europa, la cerceta pardilla. "Esto es mi vida", sostiene Maneguito