Voces y afonías de la semana en lavozdelsur.es

Algunos de los protagonistas de los últimos siete días, para bien o mal, entre las noticias más destacadas de lavozdelsur.es

VOCES_Y_AFONIAS_7_JUNIO
VOCES_Y_AFONIAS_7_JUNIO

José Manuel Carballar, alcalde de Castilblanco de los Arroyos

El primer edil del municipio sevillano por el PSOE es el responsable de la decisión de su ayuntamiento de realizar un desalojo a Silvia, madre de tres hijos, de una vivienda municipal que okupaba. Si bien la legalidad está del lado de Carballar, no es menos cierto que el Gobierno del PSOE ha elaborado un amplio marco legal para impedir los desahucios en el estado de alarma. Y no es menos cierto tampoco que denota una enorme falta de sensibilidad ante una situación en la que nadie querría verse nunca, pero menos en plena crisis sanitaria y ante una acuciante crisis económica. Por si fuera poco, el municipio ha tapiado posteriormente las entradas de la vivienda. Por eso, el alcalde de Castilblanco es esta semana protagonista por razones muy negativas.

Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente de la Junta de Andalucía

Su promesa de ofrecer empleos por 1.900 euros para vigilantes de las playas pudo ser interpretada como una medida populista o no, toda vez que la administración autonómica se ha tratado de poner una medalla por una competencia que, en principio, es municipal. Posterioremente se ha sabido que los empleados no alcanzarán esa cifra. Asimismo, el procedimiento para la contratación ha sido desastroso, dando solo 24 horas para inscribirse en la oferta, anunciando primero que se incorporarían los desempleados de la Bolsa Única para luego decir que no, generando un auténtico lío mientras los días pasan y la Junta decide abrir la movilidad interprovincial sin que aún esté en marcha el plan de playas. Este domingo, Bonilla ha pedido responsabilidad a los visitantes a la costa, insistiendo en que "la playa va a seguir ahí" el resto del verano. En tiempos de crisis, puede ser perdonable una gestión mejorable, pero en este caso roza el absurdo que permita abrir la movilidad el fin de semana del 15 de junio sin tener preparado previamente el sistema para que se cumplan las medidas de seguridad. Una chapuza que solo se explica por le afán de quedar bien ante la galería.

Teresa Rodríguez, portavoz de Adelante Andalucía

La gaditana donará 4.500 euros de dietas percibidas durante el confinamiento, manteniendo así el compromiso de los partidos nacidos al albur del 15-M de restringir su propio salario. Lo donará al SAS, un servicio que más que nunca necesita recursos. No hay que olvidar que la propia Junta pidió donaciones a la ciudadanía. Este montante puede ser un gesto que no soluciona los problemas de financiación, recortes y despilfarros en materia sanitaria, pero va en la dirección correcta, la de poner la cara colorada a quien destruye la sanidad mientras aplaude a las ocho de la tarde, en concreto muchos representantes públicos que debieran dar cuenta de su gestión de lo público desde antes de la llegada del coronavirus. A la vez, Podemos, el partido del que se marchó Rodríguez, ha reformado la norma interna de cobrar tres salarios mínimos y lo reformula según responsabilidades alcanzadas, salario percibido, etc. Hasta ahora, el resto sobrante de esos tres SMI se donaba a causas sociales. Rodríguez no ha fallado a ese compromiso.

Juan Espadas, alcalde de Sevilla

Si un alcalde socialista sevillano es uno de los malos de esta semana, otro, el de la capital, es uno de los buenos. Y la razón es haber logrado un consenso dentro del pleno entre las cuatro grandes formaciones para un rescate municipal a la ciudadanía que supera los 20 millones. Sentar en una mesa en estos tiempos de alta crispación a PP, Cs, Podemos/Adelante y PSOE era un reto difícil, y no sólo lo consiguió sino que además se arrancó un compromiso que tiene pocos paralelos en el país. Extensible es este reconocimiento a los dirigentes de los otros tres partidos implicados, aunque la iniciativa de quien tiene el mando de gobierno es la parte indispensable para lograrlo. Además, Sevilla no es una plaza cualquiera: es una ciudad con varios cambios de color político en las últimas décadas y que mantiene fuerzas muy parejas en el pleno, la mayor ciudad del país que pasó a fase 1 en tiempo y forma, la capital de un Sur muy crispado políticamente... No era cuestión de regalarse nada políticamente entre los partidos, sino un compromiso que ponía por delante el bienestar de la ciudadanía. Una cuestión muy básica pero que es un lujo, tristemente, en estos tiempos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído