corea-del-norte-ejercito.jpg
corea-del-norte-ejercito.jpg

No, no me refiero con el título de esta tribuna a SS.MM. Los Reyes Magos, que ya han pasado por nuestros hogares llenando de alegría y felicidad a niños y mayores. De hecho, con toda probabilidad, a estas horas Melchor, Gaspar y Baltasar descansen merecidamente en alguna de sus jaimas de Oriente Medio. Puede que incluso alguno se haya calzado un pijama diseñado por Ágatha Ruiz de la Prada, que se ve que marca tendencias hasta en ciertas cabalgatas.

El objeto de esta tribuna es fijar la atención en el giro radical que está experimentando el Eje Económico y de Poder en el mundo conocido. Y es que si antes todo dependía de Europa y Norteamérica, hemos asistido en los últimos años al renacer de viejas glorias orientales, como la India, pero sobre todo China, que acapara buena parte de la manufactura, industria… y hasta la población mundial, convirtiéndose sin lugar a dudas en la referencia en los próximos años, y quien sabe si décadas.

A este resurgimiento, han contribuido no solo las virtudes del gigante chino, sino también la decadencia de la vieja Europa y la ambigüedad de los Estados Unidos que, salvo para operaciones militares (en los que sí muestra a las claras sus intenciones), en el resto de su política internacional, hace amigos de entre sus legendarios enemigos (Irán, Cuba,…) y convierte en enemigos a viejos aliados, mostrando una deriva cambiante y a veces desconcertante.

Para colmo de males también de Oriente surge una amenaza belicista. Corea del Norte se destapa de nuevo en su carrera nuclear haciendo oídos sordos a la comunidad internacional, y experimenta una “supuesta” Bomba H de efectos devastadores. Y lo muestra. Y además amenaza.

Nos encontramos pues, ante la llegada de un futuro que lo marcan las políticas que proceden de más allá de Damasco y Teherán… Incluso ante el crecimiento (uno comercial, y el otro militar) de esas dos potencias orientales, el antiguo aliado de occidente (Japón) parece languidecer sin tener oportunidad de plantar cara ni en un terreno, ni en otro.

Quizás ha llegado el momento de empezar a mirar más allá de los Urales y anticiparnos a posibles problemas futuros. Tiempo de diálogo y negociación a los más altos niveles.

No lo dejen para más adelante, señores dirigentes mundiales. Las cosas no se resuelven de manera espontánea… Que lo mismo pensaba Rajoy con Cataluña, y ya ven en que fangos nos desenvolvemos a estas alturas.

Feliz Año a todos.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído