Manifestación-empleo-y-dignidad-12.jpg
Manifestación-empleo-y-dignidad-12.jpg

No nos podemos permitir que haya personas que, estando de acuerdo con el fin de la marcha, no asista porque piensa que se prohíben ciertas conductas por un malentendido o por un extremo que no se ha explicado con la suficiente claridad.

A pesar de la mediocridad intelectual y operativa que los políticos de esta ciudad ha demostrado durante décadas, Jerez es una ciudad que presenta una serie de virtudes que, aunque potenciales aún, puede mostrar como contrapartida: numerosos emprendedores, empresarios exitosos, creaciones artísticas excelentes y un movimiento social y asociativo ingente del que ha nacido la convocatoria en favor del patrimonio histórico y la habitabilidad del centro histórico que, bajo el lema “Salvemos el centro histórico”, recorrerá el próximo día 17, a partir de las 19 horas desde la plaza del Mercado, las principales calles del centro de la ciudad.

No puedo permanecer indiferente ante los comentarios que, a viva voz o desde las redes sociales, se están vertiendo sobre una hipotética prohibición de portar banderas y símbolos de cualquier índole durante la citada manifestación. Como representante de uno de los colectivos organizadores de la marcha, creo que debo de mantener una postura lo más explicativa y clara posible, adelantando que quizá no se ha razonado suficientemente bien desde la organización este extremo, hecho por el cual considero que hay que pedir disculpas, aunque ello quizá pueda ser achacable a la inexperiencia a la hora de organizar eventos de este tipo.

¿Están prohibidas las banderas durante la manifestación? Respondo con otra pregunta: ¿qué derecho tiene cualquier persona u organización de prohibir cualquier símbolo constitucional en un acto que se celebra en el espacio público (incluso privado, diría yo)? En ningún caso somos absolutamente nadie para coartar un acto que pertenece al aspecto más íntimo y sentimental de las personas que lo pretendan realizar. Además estaríamos poniendo a esas personas ante una situación de desamparo ante el que incluso se podría interponer un recurso de ante el Tribunal Constitucional.

Nosotros creemos de corazón que el fin de la manifestación, esto es, la reivindicación de un centro histórico habitado por vecinos, con la recuperación de un comercio de proximidad que está siendo devorado por la burbuja hostelera, con unos equipamientos básicos que atraigan a nuevos residentes y con un patrimonio histórico en perfecto estado como un atractivo turístico que se convierta en el pulmón y el motor económico de esta ciudad, debe de estar por encima de todo, incluyendo ideologías, personas y partidos políticos. La trayectoria de nuestra asociación en los cuatro años que tiene de vida hace que no se nos pueda tachar de ser un colectivo que se esconda, que no intente explicar las cosas y que, desde luego, no le debe nada a nadie, al menos en el sentido político y partidista. Por tanto, no creo que el fin de la marcha deba cuestionarse en ningún sentido. Y lo decimos como una organización que recibió la bandera de Andalucía del Centro Cultural Andaluz hace unos meses, bandera que desde entonces preside nuestro local y todas las actividades que en él se celebran. Y la exhibimos con orgullo, porque somos y nos sentimos andaluces y jerezanos por encima de todo.

Se ha intentado organizar una marcha lo más aséptica posible, de hecho en el cartel del evento ni siquiera hemos puesto logotipos de organización o colaboración. El centro histórico es de todos, de su recuperación y puesta en valor pueden depender los puestos de trabajo de nuestros hijos y de generaciones sucesivas, aparte que no podemos soportar, como ciudadanos, la vergüenza de un abandono y una mala gestión constante, que hace que haya que buscar una playa para anunciar las fiestas anuales porque no tenemos nada presentable que enseñar (los edificios patrimoniales que están en buen estado van camino de convertirse en jardines verticales u horizontales por la gran cantidad de hierbas que invaden sus frontones y tejados). Y eso es algo que afecta al corazón y al sentimiento ciudadano. Pedimos, que no prohibimos, que no se porten símbolos de ningún tipo porque no queremos que la manifestación sea relacionada con absolutamente nada que no atienda a la inquietud y el compromiso de los ciudadanos con su centro histórico, con el corazón de su ciudad.

No nos podemos permitir que haya personas que, estando de acuerdo con el fin de la marcha, no asista porque piensa que se prohíben ciertas conductas por un malentendido o por un extremo que no se ha explicado con la suficiente claridad. Soy consciente de que al sacar este artículo estoy poniendo sobre la mesa un asunto que se debe evitar antes de la manifestación, pero mi conciencia no me permite dejar sin explicar una actitud que, pienso, ahora que se ha dado un razonamiento más claro, pueda ser aceptada y asumida por todos.

Si a pesar de todo, sientes que también tu conciencia te impide manifestarte si no es acompañado de tu bandera de Jerez, Andalucía o España, prefiero mil veces que asistas con tu bandera a que no lo hagas, pero siempre teniendo presente la finalidad de la manifestación que he explicado con anterioridad. Y desde luego estoy dispuesto a explicar cualquier cuestión relacionada con la marcha antes de que se celebre, porque en ningún caso podemos dejar cabos sueltos ni favorecer la implantación de una mínima sombra de duda en un asunto del que estamos totalmente convencidos. Espero que lo hayas entendido.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído