salvame-querella.jpg
salvame-querella.jpg

Entra en acción María Patiño, nacida en Ferrol pero criada en Sevilla, que dice que “le encantan los pueblos blancos de Cádiz” (sic), como podía haber dicho que le gusta el potaje de habichuelas o echarse la siesta en el sofá los domingos, a no ser que considere a Jerez “un pueblo blanco de Cádiz”.

Estoy haciendo zapping y me paro un momento en Telecinco. Está el Sálvame. Están haciendo un directo con un reportero que se encuentra en Jerez. Se trata de ese chico simpático, con el pelo largo, rizado –leo en internet que se llama José Antonio León, apellido que le va al pelo…- que habitualmente lleva temas de Andalucía. No sé de qué hablan. Como veo que está en Jerez decido parar a ver de qué va el asunto. José Antonio está haciendo una ‘guardia’ –argot militar habitual en la prensa aunque, ya puestos, sería más correcto ‘plantón’- sobre no sé qué asunto, no me entero, he llegado tarde, y dice entre bromas al estudio que todavía le falta hacer una entrevista a la abuela de Iván, un tal Iván que, claro está, tampoco sé quién es.

Hasta aquí, poca cosa reseñable… hasta que en un momento determinado, el conductor del programa, Jorge Javier Vázquez, dice que le gusta mucho Jerez y le pregunta al respecto al reportero, que le responde que sí, que a él también le gusta, pero para divertirse, y que tiene calor (vale que ayer por la tarde pegaba, pero este chico me da que está radicado en Sevilla…). No contento con la respuesta, Jorge Javier insiste en lo que le gusta Jerez, afirmación en la que le acompañan dos o tres de los colaboradores (como ven, estoy familiarizado con la jerga de la cadena) que están sentados en el estudio de Madrid; uno de los que le secundan es Antonio Tejado (sobrino de María del Monte, por lo que es sevillano o al menos está vinculado a la ciudad). Hasta aquí, bueno. Pero entra en acción María Patiño, nacida en Ferrol pero criada en Sevilla, que dice que “le encantan los pueblos blancos de Cádiz” (sic), como podía haber dicho que le gusta el potaje de habichuelas o echarse la siesta en el sofá los domingos, a no ser que considere a Jerez “un pueblo blanco de Cádiz”, que oye, que lo mismo. Una vez que concluye la intervención de la vehemente periodista, se produce la de Kiko, pero la de Kiko ‘Torquemada’, digo Hernández, no la de Matamoros (una persona que, al fin y al cabo, demuestra habitualmente cierta cultura). El tal Kiko, madrileño, tras oír la palabra Cádiz, larga lo de “Cádiz, tacita de plata”, y se queda tan Kichi, digo tan pichi, que me despisto yo también…

Una vez acabada la conexión viene la peleíta diaria y ayer le toca llorar a María Patiño, pero por cosas relacionadas con este ‘meta programa’, no me pregunten, que ya he aguantado bastante la edición diaria y, a pesar de lo que algún lector pueda pensar a estas alturas, de verdad que no soy asiduo, solo que soy de naturaleza curiosa y tengo cierta retentiva…

Y así termina un artículo en el que me aprestaba, pese al calor, a hacer un análisis sesudo sobre lo que tocaba, sobre los dos años de las elecciones municipales que abrieron la puerta a un gobierno del PSOE en el Ayuntamiento de Jerez, sus idas y venidas, logros y desaciertos, su relación con las otras formaciones de izquierda, qué cabe esperar en el segundo ecuador del mandato… Telecinco, más cadena amiga que nunca.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído