hospital_2.jpg
hospital_2.jpg

Todos los veranos toca hablar del hospital de Jerez. Que si se cierran alas de algunas plantas, que si hay falta de personal generalizada porque no se suplen las vacaciones, saturación de las urgencias…

Todos los veranos toca hablar del hospital de Jerez. Que si se cierran alas de algunas plantas, que si hay falta de personal generalizada porque no se suplen las vacaciones, saturación de las urgencias… son temas recurrentes en los medios de comunicación por estas fechas. Lo que ocurre es que esta percepción ciudadana, estas denuncias de los sindicatos sectoriales que finalmente recogen los medios en forma de noticias u opinión no son tales, por la sencilla razón de que no pueden serlo.

Hay que recordar que en Andalucía no hay recortes en la Sanidad (tampoco en la Educación, por cierto), así que no se sabe a qué viene todo esto. Son ganas de molestar al responsable de turno, que ve cómo, un verano más, le vienen con la misma matraca. Y todo generado por el hecho de que, como todo el mundo también sabe, en verano no hay noticias y hay que estirar lo poco que hay o salir con lo que en el argot periodístico se llama una ‘serpiente de verano’, es decir, engordar y engordar un tema menor. Y así, el preboste sanitario de turno se ve forzado, una vez más, en plena canícula, a repetir una y otra vez lo que todos ya conocen: en Andalucía no hay recortes en Sanidad. Ni en el hospital ni, claro está, en atención primaria o en las especialidades. Y si no hay recortes, es imposible que sea verdad lo que la gente ve, dice, le cuentan o lee.

Este cronista mismamente se animó hace unos días a hacer trabajo de campo para completar este artículo. Empirismo puro. Total: fui al médico, a mi centro de salud. Bien, mi médico de familia –no acabo de compartir esta terminología, pero no es el caso de estas líneas– se encontraba de vacaciones. No había suplente, claro, pero me atendió –y muy bien, todo hay que decirlo– el médico de la puerta de al lado, que estaba gentilmente pasando consulta a sus pacientes y a los del mío. Era como en aquella indigesta película: Míos, tuyos, nuestros. ¿Cuál fue mi percepción? ¿Se puede calificar de recorte a esta situación? Claro que no, hombre, simplemente cuando un profesional se va de vacaciones surge la amabilidad de sus compañeros, su solidaridad incluso. Hoy son tus vacaciones, mañana serán las mías. Hoy te quedas tú con mis pacientes-clientes, mañana yo con los tuyos. Y así. Y en el hospital no dudo que será igual. ¿Recortes en Andalucía? ¿Recortes en Jerez? ¡Quiá!

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído