Rebelión en las aulas

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

rebelion_en_las_aulas.jpg
rebelion_en_las_aulas.jpg

A veces las generaciones futuras dan miedo. Dando clases en los institutos de la ciudad uno se da cuenta, como en aquella canción de Presuntos Implicados, de cómo hemos cambiado, qué lejos ha quedado... aquella inocencia.

A veces las generaciones futuras dan miedo. Dando clases en los institutos de la ciudad uno se da cuenta, como en aquella canción de Presuntos Implicados, de cómo hemos cambiado, qué lejos ha quedado... aquella inocencia. Siempre que me hablan de que antes los jóvenes eran más educados, salían más a la calle y todo eso, yo respondo que esto ya debía decírselo mi abuelo a mi padre y así sucesivamente, en un debate que seguramente se remonte a la Edad de Piedra. No obstante, he de admitir que cuando en el taller sobre menores que imparto, alguien me habla de su amigo "El Jose o El Peli" que apuñaló a no sé quién y sólo fue a un correccional, disimulo mi pavor con fingida naturalidad.

Nos sorprendemos de la corrupción que hay en la clase política, ésa que formó parte de una generación más recatada, y no puedo menos que preguntarme qué nos deparará el futuro. No sé si para bien o para mal, pero la reforma de la Ley Educativa en España lo cambió todo para siempre. Y quien ha estado en las aulas hace varios años como alumno y regresa ahora como docente no puede menos que percatarse de un cambio radical.

Aunque tampoco es plan de volver a la época de un servidor, donde las torturas de algunos sádicos docentes iban desde sentarte en un calentador hasta abrasarte las nalgas por llegar tarde a clase hasta arrastrarte por el suelo a cuatro patas y ladrando. Hablo en serio. Aunque mi padre se riera de mí contraponiendo los castigos mucho más duros perpetrados por otros sátrapas de su época, como supongo que hacía su progenitor con él. Lo que me hace preguntarme si en en el futuro se invertirá la situación y cada hijo fardará ante su padre de los abusos que comete contra su profesor. Como suele decirse, ni tanto ni tan calvo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído