762cc02dc1.jpg
762cc02dc1.jpg

Ha habido gente que se ha quejado de los tunos. Bueno, es normal, los tunos… Los tunos son buena gente, pero vienen a Jerez a pasárselo bien, como todo el mundo cuando va por ahí un fin de semana.

Pues le estoy cogiendo el punto a esto de escribir. Me gusta escribir así, para mí, un diario a la antigua… Lo que no sé es si me animaría a hacer un blog, creo que no, que uno se viene arriba, se lanza y al final los políticos de talla valemos por lo que callamos… El otro día, echando un vistazo a mi amplia biblioteca, me encontré con La Conjura de los necios, ja, ja, qué nombre… la novela de John Kennedy Toole, y me acordé de que había varios capítulos del libro en los que el protagonista, Ignatius Reilly, cuenta sus cuitas laborales en primera persona bajo el epígrafe Diario de un joven trabajador o adiós a la holganza. Así me siento un poco yo, como el antihéroe Ignatius -pero eso sí, siempre bien ‘planchao’ y ‘peinao’- cuando afronto este espacio en blanco al término de otra dura jornada de trabajo. Y van…

Pero no me quejo, eh, no me quejo, sobre todo cuando las cosas salen bien, como la que se armó el sábado pasado a mediodía en el centro de Jerez. La leche, qué colorido. Primero los de la República, con las banderas tricolor… No eran muchos, serían unos 99 –Los 99 Republicanos… suena como unas de esas bandas de las películas de Tarantino- y, claro, tampoco es que los llamara yo, pero estuvo muy bien su presencia en el Arenal y luego Lancería y Consistorio, desde luego; simultáneamente el pasacalles de tunos por Lancería y Larga, mi gran apuesta para ese fin de semana, con sus banderas y todo; después los puestos de la feria del libro a los lados de Larga y, por último, en el centro de la calle, la rumana bajita que pide con la letanía esa que da un poco de escalofrío pero que ya es como de Jerez de toda la vida… Vamos, que me río yo de la ‘Cruzada por la Dignidad Mora’ que organizó el propio Ignatius Reilly cuando trabajaba en la fábrica de vaqueros, mi movilización sí que ha dado de sí, ni comparación con la de la novela… 

Ha habido gente que se ha quejado de los tunos. Bueno, es normal, los tunos… Los tunos son buena gente, pero vienen a Jerez a pasárselo bien, como todo el mundo cuando va por ahí un fin de semana. Además, gracias a ellos hemos conocido, incluso yo, que en Jerez puedes estar en un bar ‘atabancado’, estás tomando algo en un sitio que no ofrece ninguna duda, un bar, y resulta que estás en la sede de la asociación para la integración de minusválidos hispano-africana. Jerez es así. Sorprendente incluso para el responsable municipal del gremio o dicho de otra forma: yo. Bueno, realmente lo que más me sorprende es la incorrección política de esta asociación, pro minusválidos en vez de pro discapacitados, increíble. Total, a mí lo de que se llame así o asá me da igual, de hecho en Jerez a este sitio desde que abrió –bueno, desde el segundo o tercer día, la verdad- se le ha llamado siempre el ‘tabanco pijo’. Pues nada, nunca te acostarás sin saber una cosa más…

Claro que esto ha dado carnaza al tema de los bares que han salido como rosquillas coincidiendo con la Semana Santa. Vale, hay ocho o diez bares nuevos en el centro de Jerez. Vale, también es cierto que algunos tienen todos los papeles, otros algunos y los hay que están tiesos pero, como todo en la vida, ya irán poniéndose al día, ya lo he dicho anteriormente en estas páginas. Es verdad que yo, como valido de este Ayuntamiento, podría enviar a estos bares técnicos de Urbanismo, a los guardias, o un equipo mixto multidisciplinar, de hecho a veces lo hago, pero la verdad, no me gusta entrometerme con dónde desayuna o deja de desayunar el personal municipal. Y hala, como han abierto ocho o diez bares, a hablar en los medios de gentrificación en el centro de Jerez, a lo moderno. ¡Pero si hace cuatro o cinco meses tú decías gentrificación y en lo primero que pensaba todo el mundo era en lo de Walt Disney, cuando lo resuciten dentro de dos o tres siglos! Ahora no, ahora resulta que es que hay muchos bares y barullo los viernes y los sábados en el centro. En fin…

No puedo despedirme de lo que ha sido la semana sin hablar de lo de Rosario Flores. Otro puntazo para el gobierno municipal traerla a la presentación de la Feria del Caballo dedicada a su madre y volver a mover lo de hacer un museo para la Faraona. Por cierto, qué ‘menúa’, como se dice en mi pueblo, es Rosario, qué verdad es esa de que la tele como que te hace más grande. Cuando la vi me acordé de una entrevista de hace muchos años en El País ¿o era El Mundo? Sería en El País, no recuerdo haberla  leído medio a escondidas… total, que le hacían una pregunta de una absoluta incorrección política, le decían que, por su físico peculiar, si se consideraba la más fea de las guapas o las más guapas de las feas… Ya ves qué asunto ahora que estamos aquí en Jerez liados con las ‘paragüeras’ del Gran Premio de Motociclismo. Liados con lo de las ‘paragüeras’, quiero decir. No sé lo que respondió Rosario, pero pensando en el fútbol de la semana próxima me viene a la cabeza lo que dice un conocido mío que es del Atlético y que siempre está criticando a Griezmann: “Sí, es una figura mundial, lo que pasa es que es la peor de las figuras mundiales”…

En fin, Querido Diario, tampoco es que el fútbol sea una de mis pasiones, así que no te robo más tiempo. Se despide vuestro ‘Joven Trabajador’:

P.C.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído