Por qué defendemos un proyecto alternativo a la Ronda Sur

Sebastián Chilla.

Sebastián Chilla

Graduado en Historia por la Universidad de Sevilla. En la actualidad, curso Antropología Social y Cultural por la UNED y el Máster de Profesorado en la Universidad de Granada. Cuento historias y junto letras en lavozdelsur.es desde 2015. 

pista2020_de_la_junta_de_andalucia
pista2020_de_la_junta_de_andalucia

La cuestión es, ¿qué modelo territorial queremos para Jerez?

La cuestión es, ¿qué modelo territorial queremos para Jerez? Hace unos meses el Partido Popular presentó en el pleno municipal una proposición para que se instara a la Junta de Andalucía a ejecutar la ya proyectada Ronda Sur de Jerez. Hace tan sólo unos días hizo lo propio en el Parlamento de Andalucía. Afortunadamente su petición ha sido rechazada. 

Para Izquierda Unida el proyecto de Ronda Sur de Jerez parte de un error básico de planteamiento: no es una ronda al uso –como puede ser la SE-30 o la M-30- ni tampoco el cierre sur del cinturón de infraestructuras viarias de Jerez como se ha dado a entender, sino una carretera que, evitando Jerez, conecte la Costa Noroeste con el Campo de Gibraltar. El Plan de Infraestructuras para la Sostenibilidad del Transporte en Andalucía (PISTA 2020) recoge esta variante dentro de sus actuaciones previstas en la red convencional y el PGOU 2009 de Jerez también prevé su trazado.

La carretera proyectada transcurre por la cañada de El Carrillo (bajo la Sierra de S. Cristóbal), cruza el Rancho de la Bola y continúa por el entorno de las Calandrias hasta desembocar en la A-381 a la altura de la cementera de Holcim. Esta propuesta conecta efectivamente las dos comarcas, evitando la travesía de Jerez, pero a costa de destruir el paraje de la Sierra de San Cristóbal y profundizar en el carácter de “fondo de saco” en que se ha convertido el distrito sur de la ciudad y el Polígono Industrial de El Portal en particular.

De sobra es conocida la situación que sufre la zona sur de Jerez. Y conocida es también la problemática que suscita al Polígono de El Portal. Este necesita ser uno de los motores económicos de la ciudad y la Ronda Sur contribuye a un mayor aislamiento de este espacio industrial, uno de los más importantes de la provincia y verdadero pulmón de la industria jerezana. Cualquier solución viaria en este sentido debe garantizar la apertura de la zona sur y dar salida rápida al polígono de El Portal a través de una red de gran capacidad, sin perder de vista la importancia de conectar el Polígono de El Portal con el puerto de Algeciras. De ahí que desde IU, en el marco de nuestro modelo de ciudad, vengamos hablando de hacer de El Portal la “puerta sur de Jerez”; una entrada a la ciudad que obligue a la dignificación del propio polígono y de los barrios del distrito colindante, y, de paso, proteger del tráfico pesado el entorno de La Cartuja.

Pero el problema no acaba ahí. No somos ajenos a los intereses especulativos que en plena burbuja inmobiliaria pusieron su atención sobre los suelos existentes entre Jerez y la Sierra de San Cristóbal. Aún resuenan los ecos de aquel “Jerez, segunda línea de playa”, que cuan Valdelagrana del interior, llenaría de urbanizaciones e instalaciones hoteleras los terrenos colindantes al campo de golf y Parpalana. Un proyecto que necesitaba de una salida rápida y directa hacia la costa. De ahí, el diseño de esa mal llamada Ronda Sur, que revalorizaría definitivamente estos terrenos para un modelo de desarrollo turístico que, desde luego, cuestionamos desde IU. ¿Piensan ustedes que el Ministerio de Defensa iba a dejar pasar este jugoso negocio “regalando” la finca de El Rancho de la Bola? Jerez efectivamente debe jugar esa carta de “segunda línea de playa” (ya lo está haciendo) pero de otro modo, de manera integrada en la ciudad y, por supuesto sin destruir recursos naturales que pueden generar actividad económica con otro tipo de turismo.

En definitiva, paralizar (tal y como está concebido en la actualidad) el proyecto de la variante sur de Jerez no sólo es poner freno a la destrucción de un espacio de interés paisajístico sino, además, apostar por un modelo territorial de ciudad que, evitando la creación de una nueva barrera a la ciudad -aquello de que las circunvalaciones y variantes son las nuevas “murallas del siglo XXI”-, apueste por una integración suave con el entorno natural, sacando del abandono la zona sur de Jerez.

No podemos olvidar el rico valor patrimonial, medioambiental y turístico de la zona. Por eso meses atrás presentamos Tierras de Sidueña. Si este proyecto de la Ronda Sur es ejecutado atravesará sin miramientos toda la Cañada del Carrillo. Ese muro, que separará inexorablemente a Jerez de su entorno, frenará el desarrollo sostenible en la zona, dando al traste con el proyecto de integración natural y amigable entre Jerez y El Puerto que desde Izquierda Unida defendemos. Es por ello que hablar de la variante sur de Jerez, más allá de la pelea partidista cansina entre PP y PSOE, es poner sobre la mesa el debate sobre el modelo de ciudad. Pero, ¿hay alternativa a la conexión de las comarcas de Costa Noroeste y Campo de Gibraltar, sin pasar por los aledaños de la Sierra de San Cristóbal? Sin duda que la hay. Y de hecho, Izquierda Unida Jerez ya está trabajando con el Grupo Parlamentario para presentar una Proposición No de Ley que concrete una solución alternativa y que permita la conexión de los polígonos industrial de El Portal y de Las Salinas, poniendo sobre el mapa provincial la oferta de suelo industrial más importante de Andalucía, conectada con los puertos de Cádiz y Algeciras.

La cuestión, por tanto, va más allá de una pretensión cateta por tener o no una JE-30 (que no lo es) y profundiza de lleno en la cuestión del modelo de ciudad. Que se dejen el PP y el PSOE de tirarse los trastos con este tema porque hay mucho en juego.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído