captura_de_pantalla_2017-09-19_a_las_8.31.40.png
captura_de_pantalla_2017-09-19_a_las_8.31.40.png

Tal vez se echa en falta algún acto realmente popular, que llene la calle de gente (no, no vale la pisa de la uva), algún acto con vocación multitudinaria...

Pues ya se ha acabado un nuevo ciclo de las Fiestas de la Vendimia en Jerez y… bueno, todo lo que se puede decir a modo de balance es que ya se ha acabado un nuevo ciclo de las Fiestas de la Vendimia en Jerez. Este domingo estaba viendo la tele y veo en uno de los telediarios que un pueblo de la Rioja Alavesa del que ya no recuerdo su nombre –y no me voy a molestar en buscarlo en internet, sería algo así como hacer trampa al artículo- había reunido unas 20.000 personas esa misma mañana para celebrar precisamente eso, la vendimia en esa comarca vitivinícola.

Cabe entender que el modelo de Jerez es otro, que la manera de entender la fiesta es distinta, que la gente del norte es de una manera de ser y la del sur es de otra (quiera decir eso lo que quiera decir) pero lo cierto es que 20.000 personas juntas al mismo tiempo son muchas. Las catas magistrales, ‘De Copa en Copa’, los conciertos, los títeres… están bien, pero desde que el Ayuntamiento decidió dar un giro en la programación de los festejos de septiembre centrándose en el vino –y, en consecuencia, prescindiendo del caballo- tal vez se echa en falta algún acto realmente popular, que llene la calle de gente (no, no vale la pisa de la uva), algún acto con vocación multitudinaria que refuerce los seculares lazos de la ciudad con el vino y en el que participen miles de personas… 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído