viernes_feria-26.jpg
viernes_feria-26.jpg

En realidad, tampoco sabemos si la cosa va de veras o, a tenor de lo que ha ocurrido este año con la Zambomba, que sigue en pleno desparrame, es hablar por hablar…

Parece que el gobierno municipal quiere poner un poco de orden en la próxima edición de la Feria del Caballo. Hay dos asuntos especialmente a los que se quiere meter mano: la explotación de las casetas y la música que se programa.

La explotación es un concepto que, de hecho, se quiere introducir, ya que actualmente no existe como tal en la ordenanza reguladora de la Feria. Desde hace ya quince o veinte años la práctica totalidad de los adjudicatarios de casetas lo incumplen, ya que lo habitual es buscar a alguien que, ‘de facto’, explote la caseta a cambio de un canon (y otras prebendas habituales como comida para los socios, descuentos, etcétera), por lo general profesionales de la hostelería de la provincia y limítrofes. En los últimos años se han producido distintos casos en los que se ha puesto de manifiesto que las relaciones entre adjudicatarios y explotadores a veces son complicadas, ahí están los casos de abandonos de casetas mediada la Feria –con explotadores que no cumplen expectativas a la fuga, una imagen muy mala para el Real- y otras veces se ha producido una disparidad de criterios sobre el funcionamiento de la caseta entre adjudicatario y explotador que para más de uno, sobre todo el adjudicatario, ha sido un disparate, un calvario durante toda la semana.

Lo de la música en muchas casetas se ha convertido en un desfase. En las ordenanzas está bien claro que flamenco, sevillanas y rumbas deben ser los únicos estilos musicales que suenen hasta las 24 horas. No se trata de ser integrista, pero el rollo ese gym-electro-latino que se ha ido introduciendo en la última década (y en realidad aquí no hablamos solo de la música, sino de lo que podríamos llamar ‘propuesta interactiva’ de la caseta) está reñida con la elegancia a la que siempre aspira la Feria de Jerez. El volumen es el otro factor que atañe a la música, todos sabemos de casetas que creen que deben ejercer su ‘padrinazgo’ sobre las que tiene al lado.

Bien, por ahora no sabemos cómo el gobierno municipal va a restablecer el orden en el Real por lo que se refiere a estos dos aspectos, si va a ser poco a poco, o se va a marcar un 155 en toda regla. En realidad, tampoco sabemos si la cosa va de veras o, a tenor de lo que ha ocurrido este año con la Zambomba, que sigue en pleno desparrame, es hablar por hablar…

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído