Motos jerez
Motos jerez

Una de las cosas buenas de ir a cortarte el (poco) pelo a una peluquería de barrio es que siempre te enteras de cosas y siempre hay cosas de las que hablar.

Una de las cosas buenas de ir a cortarte el (poco) pelo a una peluquería de barrio es que siempre te enteras de cosas y siempre hay cosas de las que hablar. A la que voy habitualmente, además de la clientela, entran y salen con mucha frecuencia chavales que tienen amistad con el peluquero y que vienen a ampliar la inevitable tertulia que se forma.

El otro día la charla iba sobre las motos. Por ejemplo, me enteré que desde hace días a la Feria del Caballo 2018 la llaman la Feria del Caballito en la calle —que lo mismo la gracieta lleva semanas en las redes sociales, pero como yo no les presto ninguna atención…— por aquello de la coincidencia de los dos primeros días de la fiesta con el Gran Premio de Motociclismo. A la mayoría de los chavales en principio no les parece muy bien esta coincidencia y hacen suyo el discurso que cabe presuponer al sector turístico —un fin de semana menos para los hoteles— aunque tampoco se han oído grandes comentarios al respecto. Mientras hojeo distraído una revista, noto que los chicos esperan mi opinión, a lo que digo que el Ayuntamiento no tenía muchas opciones con las fechas de la Feria: o era la que se ha decidido o le hacían un feo a los rocieros, porque todo lo demás era irse muy adelante o muy detrás. Vamos, que casi les mando el enlace de un artículo al respecto que escribí hace unas semanas. 

Pero la charla, en vez de dar un requiebro futbolero hacia el Madrid y el Barcelona, sigue con las motos. Y el tema es todavía más peliagudo, ya que más o menos la mitad de la parroquia no está de acuerdo con que el Ayuntamiento —el gobierno municipal, para ser más exacto—- haya decidido darle el nombre de Ángel Nieto al Circuito. La verdad es que es algo que me sorprende, ya que daba por hecho que este tema levantaba unanimidades entre los aficionados al motociclismo —entre los que yo realmente no me cuento—. Mientras unos decían que era lógico que el Circuito de Jerez le diera su nombre al mítico piloto, otros se cuestionaban qué había hecho por Jerez un zamorano residente en Madrid e Ibiza, que le dieran su nombre al Jarama… Aquí, perro viejo, cuando noté que me tocaba a mí, recordé que al aeropuerto de Barajas también le dieron el nombre de Adolfo Suarez cuando se murió el expresidente… y cada uno le llama como le parece. Hacía mucho que no tenía tanta gente satisfecha a mi alrededor. Durante unos segundos solo se oyó en la peluquería el incesante chik-chiki-chiki-chiki-chik de las tijeras…



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído