Último Intramuros en la plaza del Mercado. FOTO: MANU GARCÍA
Último Intramuros en la plaza del Mercado. FOTO: MANU GARCÍA

Muchas gracias, de verdad, gracias, por pensar en nosotros. A los vecinos del entorno de la Alameda Vieja nos encanta –más bien nos encantaría- acoger el Festival Intramuros. Hemos oído –vale, leído- que se sopesa llevarse el Intramuros de la plaza del Mercado (y alrededores) a otros dos espacios abiertos del centro, al parecer con dos opciones sobre la mesa: Alameda Vieja o Belén. Parece que se van a llevar el Intramuros de su actual ubicación porque, resumiendo, a los vecinos no les mola. Que no se sienten ‘dinamizados’. Vamos, que el tema les toca los cojones.

Como habitante del entorno de Alameda Vieja (y otras cuatro firmas… comprobables y sin hacer campaña) insisto, y lo digo esta vez más como vecino que como periodista, en que nos gustaría que el festival viniera a nuestro entorno. Lo digo de verdad, pero es los vecinos ‘alamedenses’ estamos un poco… un poco, como diría para que lo entendiera un político... sí, estamos colmatados. Colmatados. En nuestro caso, colmatados hasta el colmo (creo que el 50% de la población, la femenina, podría sustituir perfectamente la ‘lm’ de colmo por una ‘ñ’).

No sé si el Ayuntamiento actual se ha dado cuenta o no (en realidad a estas alturas ya todo da igual), pero les voy a hacer un breve relato de lo que bien que nos lo pasamos muchas noches, casi siempre en fin de semana, los vecinos de la Alameda Vieja hasta las dos, las tres de la mañana o lo que toque: Viernes Flamencos, Fiesta de la Bulería (tres sesiones), Noches de Bohemia, el cercano Tío Pepe Festival, bodas en bodegas varias, botellones (sin exagerar, la verdad), conciertos varios (esta temporada el homenaje al Pop Rock Alcazaba, otros años tocan otras efemérides)… Está bien, ¿no? Qué va, podríamos hablar de los del rastro del domingo montando el pollo a las siete de la mañana cuando empiezan a descargar… podríamos hacerlo también del veranito que dieron los del 15-M, esos revolucionarios (espera, que me meo) que declararon, en plan estupendo, el Arenal zona libre de drogas… pero no la Alameda: qué deliciosas madrugadas de porritos y bonguitos hasta las cinco o las seis de la mañana… Ah, ¡y qué tiempos aquellos en que pasaba la carrera oficial por un lateral, lo que echamos de menos a esa gente tan cívica!

Por eso, en realidad todo da igual. Muchas gracias por pensar en la Alameda Vieja para el Intramuros. Siempre al servicio de la ciudad. Aunque la Alameda ni siquiera esté en el Intramuros de Jerez. Muchas ‘de nadas’ por no pensar, un ejemplo, en los cientos, miles, de meadas anuales, sin ir más lejos, que se llevan las murallas más valiosas de la ciudad, de su ciudad, señores del Ayuntamiento. Ustedes verán…

Gracias, insisto, por pensar en nosotros, los ‘alamedenses’, pero… No sé cómo se verá el tema desde el ‘otro’ candidato, la plaza Belén. Me lo puedo imaginar. Porque ellos también están ya colmatados: donde iba a ir la Ciudad del Flamenco al final les han urbanizado un espacio que tiene una arboleda, un arroyuelo, un parque infantil, un auditorio, una estatua a la Niña Empoderada… y hasta una Bola de Navidad gigante.

Muchas gracias desde la Alameda Vieja, gracias, pero de verdad que se lo pueden ahorrar. Aquí, llegado el caso, no nos hace falta que nos ‘dinamicen’ los políticos, ya nos ‘dinamizamos’ solos…

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído