Marín rectifica a Arrimadas y abraza a Moreno: 'nada de esto fue un error'

Presidente y vicepresidente de la Junta, en contra de la líder nacional de Cs, que cree que fue un error dar tanto poder al PP, mantienen su pacto de forma inquebrantable. Uno para respirar mejor sin Vox; el otro para políticamente seguir vivo

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

Marín y Moreno, en días pasados, en la sede de la Junta de Andalucía tras un Consejo de Gobierno.
Marín y Moreno, en días pasados, en la sede de la Junta de Andalucía tras un Consejo de Gobierno.

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, sostuvo hace unos días, a propósito del inesperado adelanto electoral en Castilla y León, que fue "un error" entregar tanto poder al PP, criticando la estrategia que trazó en su día Albert Rivera, responsable del auge y caída de la formación naranja, con Pablo Casado. Fueron autonomías y ayuntamientos los que se repartieron. Un poder que, a día de hoy, pareciera que tan solo ha amortizado política y electoralmente un Partido Popular que por aquel entonces se encontraba en las horas más bajas que se le recuerdan.

Hasta no haber pactado con Pedro Sánchez cuando se pudo lamentaba esta pasada Nochebuena la jerezana, olvidando que ella pudo hacer algo parecido en Cataluña, borrar del poder a los indepes, y que, en cambio, salió por piernas. A día de hoy, de las cuatro comunidades en las que azules y naranjas alcanzaron acuerdos de gobierno, Murcia, Madrid, Castilla y León y Andalucía, solo queda en pie después de tres años el cogobierno de Andalucía. Y sus corresponsables, al menos el responsable del ala naranja, no están dispuestos a que ese acuerdo se erosione lo más mínimo.

La realidad es que Juan Marín, líder andaluz de Cs y vicepresidente de la Junta, navega muy cómodo a la sombra del presidente Juan Manuel Moreno, y Juan Manuel Moreno pilota ágil con Marín de fiel escudero. Ambos sueñan con reeditar tras las próximas autonómicas de 2022 este pacto, aunque no vayan a coincidir en listas conjuntas y aunque saben que será imposible, según remarcan las encuestas. Moreno tendrá que sustituir a Marín por un correoso y crecido Vox si quiere seguir gobernando, mientras que Marín tendrá que mínimamente salvar los muebles para mantener a flote su ya vasta trayectoria política. 

Por ello, tras las declaraciones de Arrimadas, ambos dirigentes políticos han sumado voces nuevamente y han recordado aquella pegadiza canción del argentino Coti: nada de esto fue un error. "No nos equivocamos, se negoció bien y funciona", dijo Marín, para rectificar a su líder nacional, en plan: Inés, por ahí no paso. "Ha sido un acuerdo netamente positivo. No fue un error", sostuvo Moreno, quien reconoció que, aun así, tiene "el máximo respeto, la consideración, por el análisis de dirigentes como la señora Arrimadas, aunque no coincidamos".

El líder de Cs en Andalucía, pese a sus últimas polémicas —la última este pasado fin de semana, al cuestionar la influencia que tendrían en la alerta sanitaria los 8.000 sanitarios que despidió la Junta a finales de octubre pasado—, mantiene una férrea relación con el PP andaluz. Hasta en el cónclave regional de los populares llegó a colarse, en plena crisis por la filtración de un audio en las que consideraba "estúpido" aprobar unos presupuestos en el último año de legislatura. Marín ha vuelto a asegurar que su relación con el presidente de la Junta es de "confianza y normalidad" y ha insistido de nuevo en que "agotarán la legislatura. No veo elecciones en mayo. Cuando se termine el primer periodo de sesiones, a finales de junio, a partir de ahí es normal".

El presidente andaluz ha indicado que "entre sus pocas facultades" reside la disolución del Parlamento para la convocatoria de elecciones, un hecho que ha situado "lo hará cuando más interese a los andaluces", por cuanto ha considerado que "mientras pueda gobernar, tenga mayoría parmentaria para sacar decretos y leyes seguiré gobernando", de manera que "cuando no exista" esa viabilidad en el Parlamento autonómico "no haré perder ni un minuto a los andaluces" y convocará elecciones.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído