España se rompe al Sur; el 'buque Piolín' no llega

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

piolin-abandona-barcelona-alojando-policias_ediima20171116_0306_19
piolin-abandona-barcelona-alojando-policias_ediima20171116_0306_19

"Es verdad que se han dado dos o tres circunstancias excepcionales en las últimas semanas, que asumimos y por eso va a haber medidas excepcionales que se mantendrán en el tiempo". Es la respuesta que el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, ha dado en la sesión de control de la Cámara Alta al senador gaditano Francisco González Cabaña sobre el momento crítico que sufre la sociedad de La Línea. Siguiendo este discurso ajeno a la realidad que padecen día tras días, especialmente, muchos de los vecinos y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, el ministro ha insistido: "En absoluto puede considerarse aquello como un territorio dominado por el crimen organizado", para luego rematar, como eludiendo su responsabilidad: "Los policías y guardias civiles van a hacer todos los esfuerzos para que el territorio no sea de los narcos". La Operación Copérnico, que ha pasado a la historia española reciente ilustrada por el famoso barco Rhapsody, decorado con un enorme Piolín y otros personajes de dibujos animados de la Warner, duró más de cien días y supuso un despliegue policial sin precedentes que ha costado cerca de 100 millones de euros a las arcas públicas y el desplazamiento de unos 6.000 agentes a Cataluña.

Zoido insiste en el Senado: "Se han dado dos o tres circunstancias excepcionales"

Su objetivo no era otro que frenar-reprimir la consulta ilegal y controlar el patio en los días posteriores al pasado 1-O. Con esta imagen tan reciente de policías jaleados en sus comisarías de origen al grito de “a por ellos” y con las condiciones de insalubridad que soportaron luego, apostados en el ya tristemente famoso buque, los ciudadanos de La Línea, casi 70.000, se preguntan cuándo atracará el buque Piolin en el Puerto de Algeciras para poner coto al imperio de los narcos en esta zona del Campo de Gibraltar. La primera semana de febrero ha sido más propia de la ficción televisiva que recrea las andanzas reales del narco Pablo Escobar que de la realidad de un país democrático, avanzado y miembro de la Unión Europea. Una juez acosada en un parking, agentes de la autoridad agredidos mientras custodiaban a un narco, que finalmente fue liberado por una banda de encapuchados, policías embestidos con todoterrenos, informadores amenazados y también agredidos... pero, por desgracia, nada de eso es excepcional en la localidad gaditana.Los sindicatos policiales, que cifran en unas 3.000 personas las dedicadas a mantener este auténtico cártel de la droga al Sur de Europa, claman por nuevos refuerzos humanos y materiales para combatir en esta guerra en condiciones de superioridad, pues los medios de los narcos para proteger su mercancía —y protegerse a ellos mismos— cada vez son más avanzados y costosos. Por ahora, estos agentes solo han encontrado nuevas promesas en Zoido, desbordado por los ecos de los gravísimos sucesos que llegan de aquí abajo, pero incapaz de dar soluciones rápidas y creíbles, al menos similares a las que se adoptaron hace unos meses en Cataluña.

En la provincia con mayor tasa de paro de Europa, con mayor economía sumergida y desempleados sin cobertura social, no extraña a nadie que el narcotrafico, como confirman sindicatos policiales y organizaciones no gubernamentales, se enseñoree de costa a costa y casi con total impunidad, si no fuera por los terribles esfuerzos que ya hacen las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, bajo mínimos y, que no lo olvide el ministro, compuestas por personas, no por superhéroes ni personajes de dibujos animados. Necesitan muchos más medios y recursos para afrontar una situación crítica con la que, diaria y literalmente, se juegan la vida. Sin embargo, es sorprendente cómo un Gobierno es capaz de movilizar recursos públicos si sus intereses políticos y partidistas están en juego, y cómo resta importancia a situaciones gravísimas o se mueve a paso de tortuga, para desesperación de todos, cuando la ciudadanía exige medidas inmediatas a un problema acuciante que lleva reproduciéndose desde hace mucho tiempo. La Línea, con razón, se siente dejada de la mano de Dios y, por supuesto, de su Gobierno, que sigue empeñado de tildar de excepcional lo que por desgracia se ha convertido en cotidiano.

Sindicatos policiales cifran en unas 3.000 las personas empleadas por los narcos solo en La Línea

Pero no se engañen, ellos conocen perfectamente la radiografía real, otra cosa es que modulen las prisas en función de sus intereses o prioridades. Y parece que el Sur de España nunca lo es. Por eso, entre otras muchas cosas, siguen mareando con el peaje de la AP4 casi medio siglo después o siguen sin llegar los recursos públicos como a otros territorios. El ministro, en este sentido, también dijo en el Senado que hay que ser "consciente" de las dificultades por las que pasa la ciudad de La Línea, que "tiene la tasa de paro más alta de Andalucía, la mayor tasa de fracaso escolar y de paro juvenil". ¿No puede estar ahí la raíz de lo que viene sucendiendo? ¿Va a hacer algo el señor ministro sobre ese particular? Claro que no, no es su competencia, podría responder. Por ceñirse a ésta, lo único que ha confirmado es que los policías y guardias civiles "van a hacer todos los esfuerzos para que el territorio no sea de los narcos". Son recursos y medios los que hacen falta, planes estratégicos, de formación y empleo. Sobran obviedades.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído