Abascal cruza a caballo Despeñaperros

Desde Madrid, con suspense, Vox avala finalmente el Presupuesto de la Junta de Andalucía de 2019. PP y Cs entregan una comunidad con más de ocho millones de habitantes y 36.500 millones de presupuesto al arbitrio de la extrema derecha

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

Marín, Moreno y Hernández, en el Parlamento Andaluz. FOTO: JUNTA
Marín, Moreno y Hernández, en el Parlamento Andaluz. FOTO: JUNTA

A unos 700 kilómetros de la verja de La Línea, a 530 del Parlamento andaluz en Sevilla, Santiago Abascal y la extrema derecha de Vox han decidido el futuro inmediato y a medio plazo de los ocho millones de andaluces. PP y Ciudadanos, con cara de póquer y digiriendo el sapo verde, pero aliviados porque el espaldarazo les da oxígeno para prolongar la legislatura, se han tenido que tragar que Vox, desde Madrid, haya decidido avalar el Presupuesto de la Junta de Andalucía para 2019, los primeros que sacan adelante formaciones de derechas en 37 años.

La foto de la palmada del presidente Juanma Moreno sobre su consejero de Hacienda, Juan Bravo, es la imagen simbólica de una jornada en la que el PP, lo que Vox llama la “derechita cobarde”, respira aliviado; Cs se traga sus palabras —el acuerdo de Vox era con el PP, decían—, siempre camaleónicas; y la formación de Abascal, que en Andalucía encabeza el juez retirado Francisco Serrano, gana un músculo político insospechado con 12 parlamentarios de los 55 que requiere la mayoría absoluta —PSOE y Adelante han votado en contra—. No habrá mucho problema en vender la tenebrosa jugada ante la opinión pública y la comunidad autonómica se resignará finalmente a ser manejada una vez más como moneda de cambio partidista.

Con casi 36.500 millones de euros de Presupuesto, el Gobierno andaluz queda en manos de Vox, que ha exigido, mediante un documento con 34 puntos ineludibles para retirar la enmienda a la totalidad de las cuentas, medidas sobre lo que llaman la administración paralela de la Junta, la violencia “intrafamiliar” —el eufemismo que utilizan para no hablar de violencia machista—, contra la inmigración irregular, potenciar el proyecto 1492: un nuevo mundo, y dejar la Ley de Memoria Democrática de Andalucía en su mínima expresión presupuestaria. Del montante total, PP y Cs se comprometieron a destinar 20.343 millones a gasto social, un incremento del 5,9% respecto del anterior ejercicio. Veremos. Abascal ya ha cruzado tranquilamente a lomos de su caballo Despeñaperros. El portavoz de Vox en el Parlamento, Alejandro Hernández, ha recordado en su primer intervención en el pleno cuál es el objetivo político de su partido: "Debemos recordar por qué estamos aquí. Sí, queremos suprimir esta institución a medio plazo". Todo un dislate para una región como banco de pruebas de la ultraderecha y con una población a la cola de todo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído