radiologia-4.jpg
radiologia-4.jpg

¿Hubiese habido la misma celeridad y resolución en el caso que Susana hubiera vencido a Pedro en las primarias?

Parece que fue ayer cuando se proyectó el famoso edificio de Radioterapia para el Hospital de Jerez y hoy, diez años más tarde, podemos felicitarnos por la noticia de su pronta apertura. Ha pasado tiempo desde aquel lejano 2007 en el que se decidió dar un giro a la asistencia de pacientes oncológicos que, por el contrario, veían cómo en hospitales vecinos se disfrutaba de estas instalaciones, y a veces no tenían más remedio que hacer de tripas corazón y meterse, entre pecho y espalda, viajes a Algeciras o Sevilla… y gracias.

Entre medias, una crisis económica que estranguló los recursos para la sanidad pública, pero que no justificaba una tardanza que nadie ha llegado a entender del todo, habida cuenta de la importancia estratégica que tienen estas nuevas instalaciones para el mapa sanitario provincial.

De nuevo hay que pensar en el poco compromiso político por parte de autoridades locales, comarcales, provinciales y autonómicos para desbloquear un asunto que, a fuerza de tanto enquistarse, muchos ya daban por imposible. Sin embargo, bien que se han desarrollado en todo este tiempo otro tipo de negocios en Jerez. A las pruebas me remito. Les invito a retroceder en el tiempo hasta 2007, cuando se decide apostar por la Radioterapia, y piensen cómo era la ciudad entonces. En estos diez años, mientras el edificio proyectado dormitaba el sueño de los justos, IKEA abría sus puertas y con él, el Centro Comercial Luz Shopping, el primero en 2009 y el segundo en 2012.

Si se dan una vueltecita por la zona sur de la ciudad (alrededores del entonces llamado Hospital de ASISA), comprobarán que en estos diez años la expansión urbanística ha sido espectacular, dotando a Jerez de una fisonomía diferente a ese “extrarradio” de aquel entonces, donde abundaban terrenos yermos, matorral y olvido.

Ha llovido mucho, sí. Y qué duda cabe que el batacazo en las primarias de Susana Díaz ha venido muy bien para recuperarle el pulso a las infraestructuras que criaban telarañas. Ese ímpetu por cerrar filas, cortar cintas y vociferar discursos autocomplacientes ante los sufridores ciudadanos, ha contribuido a terminar los proyectos inacabados y a pellizcarnos para comprobar que estamos despiertos. La cuestión es… ¿por qué ahora? ¿por qué hemos tenido que esperar diez años? Y permítanme otra pregunta capciosa: ¿Hubiese habido la misma celeridad y resolución en el caso que Susana hubiera vencido a Pedro en las primarias?

Sinceramente, lo dudo. Es tiempo de mostrar una Susana victoriosa. Preparen palomitas porque el show, como quien dice, acaba de empezar…

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído