'Hacer un Sánchez' en Jerez

Sebastián Chilla.

Sebastián Chilla

Graduado en Historia por la Universidad de Sevilla. En la actualidad, curso Antropología Social y Cultural por la UNED y el Máster de Profesorado en la Universidad de Granada. Cuento historias y junto letras en lavozdelsur.es desde 2015. 

mamen.jpg
mamen.jpg

Lo que no les vuelve ni a ellos ni a sus compañeros es el “socialismo obrero” que dicen representar.

 

 

La militancia les votó, su partido les rechaza y pese a haber sido ambos cabezas de lista —aunque uno fuera ratificado para secretario general y la otra para candidata—, no calan positivamente entre la opinión pública. Mientras uno no consiguió gobernar en minoría, aunque intentara pactar hasta con el diablo, la otra sí pudo hacerlo en un acuerdo de investidura que inmediatamente después de “auparla” a la Alcaldía tiró a la basura. A ambos les duelen los oídos. A él se le volvió todo el mundo en su contra y a ella... se le están volviendo. Lo que no les vuelve ni a ellos ni a sus compañeros es el “socialismo obrero” que dicen representar, de eso no me cabe duda alguna.

 

Mamen Sánchez (y su equipo de gobierno, por favor) deben plantearse un gran dilema. Y si no se lo plantean es porque están  “cogiendo uvas” en época casi ya de mosto. No se puede gobernar la quinta ciudad de Andalucía con siete concejales (uno de ellos en Diputación) contra veinte, de los cuales los siete que les apoyaron en la investidura ahora le piden su dimisión. Eso no es viable pese al cheque en blanco que supone en ciertos aspectos la última reforma de la Ley de la Administración Local. Y es menos viable aún, alcaldesa, cuando además de la oposición política tiene que hacer frente a la policía de nuestro municipio, a parte de los trabajadores del Ayuntamiento y a aquellos a quien recibió con un “bienvenidos a casa” y que ahora deja, sin ningún tipo de escrúpulos, en la calle. Somos muchos los jerezanos que nos preguntamos qué ha cambiado en Jerez en el último año y medio. Nos lo preguntamos y nos lo volvemos a preguntar, como si de un villancico se tratara. Y no encontramos respuestas.

 

En estas últimas semanas el gobierno local se ha retratado públicamente: ni hace ni deja hacer. No sólo se ha burlado de los afectados por el ERE del anterior gobierno del Partido Popular sino que ha roto sus promesas y ha desafiado al pueblo de Jerez con afirmaciones como “es competencia de los ciudadanos quitar o poner” o “un pleno nos puso”. Algunos incluso ya van a olvidar qué es eso de un pleno... Jerez lleva sin celebrar uno desde comienzos de verano. Menos mal que el Ayuntamiento se ha apresurado en encontrar un secretario “lo antes posible”, viene de Rota y con regalito incluido, ya que estamos a la espera de conocer su sentencia por el caso 'Uniformes', por el que el Ministerio Fiscal le pide cinco años de cárcel. El Luisito de los afectados por el ERE, un esqueleto al que le hicieron réquiem en la puerta del Ayuntamiento, se revuelve en su tumba. ¿No hubiera sido este nuevo secretario el ideal para haber firmado la tan peligrosa reincorporación de la que hablaba el ejecutivo de Mamen Sánchez? Pero por si fuera poco, con respecto a este tema, esta semana la propia agrupación local del PSOE en Jerez se pronunció en contra de la forma de llevar el caso de los ERE por parte del equipo de Mamen Sánchez. Una nota de prensa que este mismo medio publicó y que incluso los más cercanos al gobierno local trataron de tachar de mentira para un día más tarde camuflar las rencillas de un partido que hace aguas tanto en Jerez como en el resto del país. Un esperpéntico escenario sobre el que algunos, entre risas, han bromeado en las redes sociales: “¿Se va a “hacer un Sánchez” con otra “Sánchez” en Jerez?”. Por el momento podríamos asegurar que el amago ya se ha hecho. Ahora toca esperar si el camino que emprende este toma y daca es el de “hacer un Sánchez” a “lo Pilar” —Jerez no olvida el “éxito” de su mandato— o “hacer un Sánchez” al estilo de lo que hizo el PSOE con el que fue su secretario general hasta hace poco más de una semana.

 

Pase lo que pase lo que queda bien claro es que ni en casa ni en la calle quieren a este gobierno local. Y si no que se lo pregunten a un tal San Dionisio Areopagita, que en la ceremonia de ayer tuvo que hacer un jerezanísimo sincretismo a lo Dioniso Baco para aguantar el chaparrón. Jerez es un terremoto de pitos.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído