Mujer con paraguas frente a sol y con sombra, un bien escaso.
Mujer con paraguas frente a sol y con sombra, un bien escaso.

Un alcorque vacío y sellado provisionalmente (mi etapa del instituto fue insuficiente), junto a otro ocupado por un plátano de sombra moribundo debido a las abusivas podas, que lo dejaron hueco y en peligroso estado. Un joven árbol sustituiría al envejecido prematuramente cuando le llegara su final, la imagen real clama nunca mejor dicho al cielo.

Voy pegado al muro del cerramiento del edificio aprovechando la sombra, curioso bien valorado prueba de ello, en la acera soleada no va nadie y en esta hay aglomeraciones peatonales. "Papá, esto está atascado".

Para los que no quieren ver, sigo soñando por una acera transitable, habitable, en superficie ¿cuánto vale una sombra? Hay ejemplos similares a deambular por el desierto en calles y horas de nuestras ciudades, esperemos no lleguemos a caminar por aceras subterráneas, con árboles simulados y sonido de pájaros ultra surround.

Utilizamos el paraguas frente a la bendita y escasa lluvia, y ya anunciaba mi abuela Ana que es mucho más útil frente al sol, caminando por la tierra calma. En la dehesa la proyección de la copa de encinas y alcornoques sobre la hierba hace que esta se mantenga verde más tiempo frente a la que recibe el sol directo. El ganado extensivo da buena cuenta de este manejo agrosilvopastoril y el pastor cuida del territorio.

Alcorque sellado junto a alcorque con tocón
Alcorque sellado junto a alcorque con tocón.

Todos aparcamos bajo la sombra de un árbol, gracias a quien lo plantó años atrás pensando también en nosotros, aún sin conocernos ni existir. La sombra es un bien de todos, bien merece una parada en el camino para reivindicarla, como derecho humano. “Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”, se cita hasta en el Quijote.

El recuerdo del anuncio en la radio de hace tiempo brota en estos momentos, aunque este año aún no lo he oído, decía más o menos: "La sombra, la sombra vendo - anunciaba toldos, claro -, antes se decía Leopoldo echa el toldo, y ahora en la modernidad se dice Currito dale al botoncito" siguiendo la parafernalia del anuncio, pero me encantaba el deje sevillano del tío y me lo imaginaba sentado en una silla, como el Pali a la sombra del Postigo. Creo que los sevillanos son gestores de sombra.

“Hace mucho calor debajo de este toldo”, “Sí, pero al sol directo no hay quien pare”, “¿Habéis pensado en recuperar la filosofía del emparrado o una pérgola con plantas colgantes? Estaríamos tan a gusto”, situación real en días pasados a 35 ºC a la sombra un 16 de mayo de 2021. Reivindico la hoja como el mejor parasol y climatizador.

Somos de calle en cambio climatizamos nuestras casas hasta con certificados necesarios, que ponen precio a las mismas. ¿Cuánto vale una ciudad climatizada? Sigo plantando árboles y sembrando semillas, incluyendo de la Paz.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído