Naranjas del Tesorillo, de Tesoricoop (provincia de Cádiz). Foto: Sebastián Chilla.
Naranjas del Tesorillo, de Tesoricoop (provincia de Cádiz). Foto: Sebastián Chilla.

¿Dónde quedan las naranjas guachi del valle del Guadalquivir, puro caramelo líquido que nos chorreaba el brazo, tras darle bocado? Nuevas variedades comerciales de cítricos más productivas y comerciales, por tamaño así como fechas de recolección más tempranas, han hecho desaparecer la esencia de los carteles de cartón de fruterías de barrio remarcando su procedencia de La Algaba, que mayores y no tanto recordamos salivando. 

La miel de sus flores de azahar, una de las más cotizadas, nos ofrece sabores únicos en tierra de Tartessos, otro tesoro que añadir al del Carambolo.

Hoy se empiezan a arrancar para poner en su lugar el llamado por financieros oro verde en forma de aguacates, con doble consumo de agua - que ya no tenemos, porque hemos gastado hasta la futura, por mucho que llueva -, sin alternativa social al zumo de naranja, a la fruta estrella del tiempo de postre en comidas y que marida hasta con aceite de oliva virgen extra ecológico, miel ecológica y almendras ecologicas, como nos enseñó Núñez de Prado en los premios anuales de Agricultura y Ganadería Ecológica junto al CAAE , y tirando por la borda tanto conocimiento agrocítrico de siglos. Ya no habrá hojas para los pajarotes ni aromatizantes para bebidas con orgullo de procedencia Sevilla.

Dicen que es el mercado, la economía, pero si apostamos por lo ecológico y local frente al Cambio Climático, concluyo que como más naranjas que aguacates al cabo del día o semana, y más aún si incorporo mandarinas y pomelos - renunciando a la ingesta de pastillas de vitamina C -.¡¡Que no nos atragante el hueso del aguacate, ni sea arma arrojadiza!!. 

Naranjas y aceitunas versus aguacates, el agua que tenemos es la elección y no plantar para gritar a continuación agua para que no se me sequen. 

El nuevo clima subtropical impuesto por el Cambio climático nos hace tomar decisiones excluyentes respecto a cultivos adaptados a nuestro clima mediterráneo xerico o adoptar nuevos cultivos subtropicales sin posibilidad de sostenibilidad de nuestro regadío.

Iván Casero 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído