Fugitivos del arcén

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

6_20141226773b3d.jpg
6_20141226773b3d.jpg

Me lo crucé no hace mucho mientras conducía de camino al trabajo. En el arcén derecho, acercándose hacia mí con ojos aterrorizados y la boca abierta como signo inequívoco de estrés, un perro de color canela trotaba dubitativo en busca de algo… o de alguien.

Llega el verano y comienzan a ser habituales estas escenas en nuestras carreteras. Perros de toda clase, raza y condición, son abandonados a su suerte por personas (por llamarlos de alguna forma) sin conciencia ni alma. Olvidan que es un ser vivo al que condenan a una muerte casi segura; un ser vivo que durante meses, desde que fue adoptado en navidades en aras de la felicidad y el capricho de un niño, habrá dado cariño sin pedir más a cambio que un amor recíproco. Un ser vivo que, si le hubiesen dado tiempo a demostrarlo, se habría erigido como amigo fiel, honesto y noble, cualidades todas ellas ausentes en la mayoría de seres humanos.

No se trata de un alegato contra el maltrato animal (que también lo es). Personalmente adoro a los animales, pero respeto a aquel que no. Pero no puedo evitar “encabronarme” cuando un ser humano pasa de la indiferencia con ellos, al castigo, al desprecio, a la humillación… porque, y rara es la vez en que esto no sucede, suele coincidir este tipo de comportamientos entre sus semejantes humanos.

Me joroba que se condene a muerte a un animal, más allá de la mera necesidad de alimentarse que tiene el hombre; y si se hace con alevosía, buscando la propia comodidad o las vacaciones perfectas sin el “dichoso chucho”, me indigna, me solivianta, me rebela.

Porque, independientemente de que usted, señor dueño de aquel perro canela aterrorizado, le importe o no le importe la vida de un animal… ¿Qué me dice de las vidas que puso usted en peligro aquel día en la carretera? ¿Qué hubiese sucedido si yo, que voy tranquilamente circulando por la autovía a 100 km/h, me llevo la desagradable sorpresa de encontrarme de buenas a primeras con un perro al que tengo que esquivar en veinte metros? En el mejor de los casos, el asunto se hubiese saldado con la muerte del animal, un buen golpe en el frontal del coche pendiente de una costosa reparación en un taller, y un susto de padre y muy señor mío. Pero muchas veces, no hay “tanta suerte”, señor. Muchas veces hay vidas humanas que se apagan.

Y todo porque usted, señor dueño de aquel perro canela de ojos aterrorizados, quería tener unas vacaciones tranquilas…

Usted. Usted sí que es un enorme hijo de perra.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído