Estamos casi a mitad del período que va entre las municipales y la constitución del nuevo Ayuntamiento. Han sido días de poco movimiento, e incluso Ganemos, el que más espacio ha ocupado en la prensa, ha dejado claro que la asamblea que ha celebrado era de fogueo. Casi tres semanas –lo que va de las elecciones a la investidura- dan para mucho,  pero en este tipo de situaciones lo habitual es dejarlo todo para el final. O casi. Hombre, tampoco se trata de andar cerrando pactos a las dos de la madrugada del día de la misma investidura, como ocurrió en 2003 entre Pacheco y el PP -y que facilitó el primer paso por la alcaldía de María José García-Pelayo-, pero está claro que con tanta anterioridad no se va a cerrar acuerdo alguno.

De todas formas, el nudo gordiano de las negociaciones –y del gobierno- sigue pasando por Ganemos. El PP sólo sumaría con Ciudadanos y no se vislumbra posibilidad de acuerdo con el PSOE; el PSOE sumaría con IU y solo falta que la candidatura apoyada por Podemos decida qué quiere, si deja que gobierne la lista más votada (PP), si se suma a un autodenominado tripartito de izquierda con PSOE e IU o se decanta por un acuerdo únicamente para la investidura de Mamen Sánchez, es decir, permaneciendo en la oposición y negociando apoyos asunto por asunto.

Esta última posibilidad, que parece la más probable a día de hoy con los números en la mano, parece la peor para la gobernabilidad de Jerez. El PSOE sólo tiene 7 concejales e incluso con IU se queda en 9, un tercio exacto de la composición del pleno, muy poco, lo que de confirmarse hace prever cuatro años complicados, tanto para el PSOE como para el Ayuntamiento y, claro está, para la ciudad. Algunas voces socialistas han alertado del riesgo de gobernar tan en precario, pero lo cierto es que el partido se apresta a hacerlo (este medio publicó, sin ir más lejos, que tenía constancia de que concejales electos habían comenzado a tramitar excedencias el mismo día después de las elecciones).

Sin ánimo de aleccionar, Ganemos debe ser consciente de que lo mejor para la ciudad –que al final es de lo que se trata- con los números en la mano, hay que decirlo otra vez, es su implicación en el gobierno municipal o permitir que gobierne la lista más votada porque además esas son las dos lecturas que se pueden extraer de los resultados electorales del 24-M: o ha ganado un tripartito de izquierda que sumaría 14 concejales, o ha ganado el PP, la lista más votada con 11 concejales. Las dos lecturas son válidas, según donde se posicione cada uno, pero desde luego, con los números en la mano, lo que no han querido los votantes es que el PSOE gobierne a pelo con 7 (o 7+2) concejales sin alcanzar siquiera un acuerdo con Ganemos que garantice estabilidad institucional.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído