El triunfo de la dignidad

La victoria de José María González Santos, 'Kichi', brilla con luz propia en una noche para el olvido

José María González 'Kichi', junto a Ángela Aguilera y Martín Vila. FOTO: KICHI.
José María González 'Kichi', junto a Ángela Aguilera y Martín Vila. FOTO: KICHI.

El 26 de mayo será una fecha para el recuerdo en el imaginario colectivo de una generación… o de varias. El ciclo político abierto por el 15M se cierra de un portazo, dejando tras de sí cuatro años de esperanza en aquellas ‘ciudades del cambio’, donde las elecciones —y los procesos internos— han sido en su mayoría injustas, castigando a un conjunto de alcaldes y alcaldesas, que, desde Cádiz a Barcelona, han luchado día a día por mejorar la vida de sus vecinos.

En una noche más propia de la movida madrileña que de nuestro tiempo, los minutos han caído como puñales en las sedes de Podemos. Más de 70 parlamentarios autonómicos perdidos y vete tú a saber cuántos concejales han pagado los platos rotos de un proyecto a la deriva. Agradecer el trabajo ejercido por cada uno de ellos, del primero al último, es lo poco que podemos hacer ante semejante desastre.

Volviendo a Madrid, en esta lucha constante por escapar de ese agujero negro que todo lo atrapa y del que nadie escapa, las risas con las ‘ayusadas’ se han convertido en lágrimas. La ciudad, perdida entre Chamartín y ‘votos útiles’, fue el preámbulo de la Comunidad, donde Unidas Podemos rozó su desaparición del Parlamento Madrileño, mientras el ‘swing’ de Errejón fue incapaz de arrebatar la Comunidad al trifachito en una oportunidad histórica. Almeida y Ayuso, Ayuso y Almeida. Como Mortadelo y Filemón o Pepe Gotera y Otilio son los triunfadores del ‘after’ en el que se ha convertido la política madrileña. Ver para creer.

Por suerte, los que hemos huido de la ceguera centralista madrileña, hemos disfrutado de una noche mágica en la Tacita de Plata, donde el ‘Cádiz resiste’ se hizo realidad, convertida en un farol capaz de iluminar no solo a una Andalucía digna, donde Adelante Andalucía ha capeado el temporal nacional a la espera de tiempos mejores, sino a toda la izquierda española. Si los señoritos de Galapagar denigraron al Kichi por defender la dignidad de su pueblo, hoy el Kichi ha mandado un mensaje de vuelta con un discurso y una noche gaditana de las que hacen historia. Porque la dignidad, en Cádiz, en Sevilla, donde Adelante también ha hecho historia celebrando la noche electoral en el Polígono Sur, y en todos lados, es aquello que nos permite resistir. Y hoy la dignidad ha sido la única ganadora.

PD: ¿Pedirá dimisiones Juan Carlos Monedero por el 5,56% de la Comunidad de Madrid, en concordancia con aquellas famosas notas del tres de diciembre, donde no dejó títere con cabeza mientras nos lamíamos las heridas?

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído