El síndrome de 'Hibris' sobrevuela Alcaldía

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Paco Sánchez Múgica

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, máster de Urbanismo en el IPE. Antes en Grupo Joly (2004-2012), Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Miembro de número de la Cátedra de Flamencología; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

la-caduta-di-icaro-jacob-peter-gowy-1636-7.i.jpg
la-caduta-di-icaro-jacob-peter-gowy-1636-7.i.jpg

Impulsivos, temerarios y orgullosos, a veces incluso se creían iguales o superiores a los dioses. En la Grecia clásica quienes padecían el síndrome de 'Hibris' o desmesura acababan en la "hamartía", un acto que usualmente concluía en tragedia. Ahí queda la leyenda de Ícaro para corroborarlo. Es sabido que la llamada 'enfermedad del poder' es muy común entre los políticos. Se repite especialmente en las mayorías absolutas. Huelga decir que va a más si éstas se reproducen en el tiempo. El poder no está en manos necesariamente del más capaz, pero el que lo ostenta llega a un momento en el que cree con fe ciega que sí. Ahí arranca el delirio megalomaníaco.

Piensa que sabe todo, que la realidad es la que cree que es sin discusión, y no la que en verdad es. Piensa que los otros no saben nada y, como tal, los desprecia. Surge la manía persecutoria, el que no está conmigo está contra mí. La idea de infalibilidad y creerse imprescindible le llevan a aislarse más y más en una burbuja que finalmente estalla. "Las presiones y la responsabilidad que conlleva el poder termina afectando a la mente", explica al diario 'Daily Telegraph' Lord Owen, que incluye en su libro In Sickness and in Power (En la enfermedad y en el poder) las conclusiones de seis años de estudio del cerebro de los líderes políticos.

"El poder intoxica tanto que termina afectando al juicio de los dirigentes", sostiene. Si se analizan mínimamente los acusados contrastes en las declaraciones públicas en los medios de comunicación de la alcaldesa y senadora, María José García-Pelayo, queda más o menos claro que 'Hubris' ha hecho acto de presencia en la Alcaldía de Jerez. En una entrevista en Diario de Jerez en enero de 2012, apenas medio año después de llegar al poder, la dirigente del PP se mostraba conciliadora, buenrollista, cauta, prudente, muy prudente en sus respuestas. "¿Queda desechada la opción de los despidos en el Consistorio? Esa es nuestra voluntad, hacer las cosas de la manera menos drástica posible sin olvidarnos de que detrás de cada despido hay una familia; ¿Ha logrado acabar con los ‘chiringuitos’ en el Ayuntamiento? Lo que sí digo es que en este Ayuntamiento se han acabado las corruptelas. Se gobierna con total transparencia y este gobierno no tiene compromiso absolutamente con nadie más que con la ciudad. Estamos siendo de verdad le digo muy cuidadosos en serlo y parecerlo. Creo que una de las principales asignaturas pendientes de este Ayuntamiento era recuperar la credibilidad y desterrar el amiguismo. Aquí ya no hay ni amigos, ni primos, ni tíos… Espero que eso no vuelva nunca más y con el PP no volverá".

¿Cómo piensa casi tres años después Pelayo? A la vista de sus últimas declaraciones ("yo no pago sobresueldos" pese a que en lo que va de mandato ha gastado casi 20 millones en este fin; "agotaré todas las instancias judiciales con los afectados del ERE municipal"...) e informaciones muy controvertidas publicadas, principalmente por La Voz del Sur Jerez, nadie negaría que radicalmente diferente a como pensaba antes. Si el caso de los despidos masivos era algo casi impensable en aquel momento, meses más tarde, pasadas las elecciones autonómicas, se hicieron negra realidad para 260 familias. Pero, ¿y con el agua? ¿Qué pensaba de la privatización la regidora popular? "¿Siguen confiando en el objetivo de que una empresa concesionaria pague 100 millones por hacerse con la gestión del agua? No nos hemos marcado ningún objetivo, eso en todo caso saldrá del pliego y de la valoración económica de la empresa. Lo que sí esperamos es que el proceso culmine de la mejor manera posible. Se ha aprobado inicialmente la memoria de justificación del cambio de gestión; y luego se tiene que sacar a concurso la concesión. Esperamos que las empresas se presenten y que la adjudicación se haga en las condiciones más favorables para el Ayuntamiento. No hablo de 100, 20 ni 50 millones de euros, pero sí tenemos que ir a obtener el mayor canon posible".  Las condiciones finalmente no han sido nada favorables para el Ayuntamiento.

El canon se rebajó hasta los 80 millones tras tres concursos públicos y una posterior impugnación en los tribunales que finalmente fue retirada. Hoy, el Consistorio casi ha consumido el 100% del ingreso extraordinario por el canon por ceder la gestión del agua de los jerezanos durante 25 años. El recibo del agua ha subido durante el primer año de la concesión. Los jerezanos de las tres pedanías que han logrado mantener su agua en manos públicas pagan un 18% menos en sus recibos frente al resto cuya agua gestiona una empresa privada. "Hemos dejado atrás un 2011 para olvidar y empezamos el año con los mismos problemas que ya son crónicos en la ciudad Todos los caminos están ahora iniciados: tenemos en marcha medidas de ahorro, desarrollo de suelo industrial, un plan de tesorería para obtener liquidez, están creadas las mesas de trabajo para el plan de movilidad, el reglamento de participación ciudadana... En seis meses no se cierran ni se abren los 40 frentes que tenemos, es absolutamente imposible y desde luego que este 2012 seguirá siendo un año complicado". "Habida cuenta de que Mariano Rajoy conoce perfectamente, como ha recordado usted en alguna ocasión, la situación extrema de Jerez, ¿qué le ha pedido como prioridad al presidente del Gobierno? Lo fundamental es firmar el convenio con Seguridad Social y Hacienda porque tenemos algo más de 3,5 millones de euros mensuales de la PIE que ni olemos por las deudas con el Estado y lo importante es liberar esta cantidad. Esta es una de las cuestiones incluidas en el Plan de Tesorería. Y también queremos que se nos desbloqueen proyectos importantes, y no sólo los concretos como la Ciudad del Flamenco, sino que necesitamos también financiación a través del ICO para ir desarrollando las promociones de Emuvijesa que tenemos pendientes. También es fundamental el tema de la agricultura y que esté en manos de Miguel Arias es para nosotros una tranquilidad porque fue el impulsor del proyecto del PTA y necesitamos que de una vez por todas despegue, sea creíble y vinculado a la creación de empleo. Ahora mismo permanece ajeno a la ciudad".

La realidad de la ciudad es que 8.000 familias dependen del Banco de Alimentos, se calcula que hay 64.000 sobreviviendo en los límites del umbral de pobreza, unas 3.000 familias acuden al Ayuntamiento para pedir ayuda en el pago del recibo del agua, el paro ha vuelto a repuntar en más 34.300 desempleados... El Parque Tecnológico Agroindustrial se encuentra en concurso de acreedores tras la salida de la Junta de Andalucía; Emuvijesa no ha promovido ni una sola nueva promoción de viviendas públicas en este mandato; la Ciudad del Flamenco se descartó pese a que ya existía al fin consignación presupuestaria plurianual del Ministerio de Cultura... En cuanto al Ayuntamiento, efectivamente se logró firmar un convenio con Seguridad Social mediante el que se retenía la PIE en una cuenta restringida para pagar deudas con el Estado.

Como no hay liquidez, se ha pedido otro anticipo hasta llegar al 100% de la PIE para este año, por lo que en la práctica contar con ese líquido es renunciar a mantener el acuerdo al que se llegó en marzo pasado. Pero así es la borrachera de poder, el hibrys de la Grecia clásica, esa ceguera que no te permite ver más allá del yo y que te distorsiona la realidad de una forma casi ridícula. Generalmente, cultivada de manera cálida por una corte prominente de aduladores, ya sea física o virtualmente. Como escribiría Heródoto: "Puedes observar cómo la divinidad fulmina con sus rayos a los seres que sobresalen demasiado, sin permitir que se jacten de su condición; en cambio, los pequeños no despiertan sus iras. Puedes observar también cómo siempre lanza sus dardos desde el cielo contra los mayores edificios y los árboles más altos, pues la divinidad tiende a abatir todo lo que descuella en demasía". Puede que más pronto que tarde llegue ese momento en el que Ícaro, cegado por acercarse tanto al sol, caiga y no haya nadie al lado para poder asistirle. Esas cosas pasan. Desde el siglo IX a.C., concretamente.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído