20160402_153411.jpg
20160402_153411.jpg

¿Será posible que en un futuro algo lejano podamos pagarnos un viaje a Japón por lo que cuesta la entrada del Salón?

Jerez es una ciudad con tradiciones bien arraigadas por estas fechas primaverales. La Semana Santa, una semana, valga la redundancia, solemne donde las haya; o la Feria del Caballo, nuestro evento más festivo. Aunque entre ambas, una tradición algo más novedosa ha logrado obtener su hueco desde hace unos años, pese a estar enfocada a un público muy concreto: el Salón Manga.

El Salón Manga de Jerez tiene el honor de estar entre los más valorados a nivel nacional y todos los años recibe a cientos de visitantes, locales y de fuera, que visitan IFECA con la intención de vivir un fin de semana en un ambiente apto para el orgulloso colectivo friki. Yo personalmente, he asistido varios años, desde su primera edición concretamente, aunque mi interés en acudir ha ido decreciendo por dos razones: por ser más de lo mismo y por unas constantes subidas de precio de la entrada que considero que carecen de la menor justificación.

Aunque parece ser mi personalísimo punto de vista, pues, sorprendentemente, la afluencia de visitantes no se ha resentido pese a que el evento, que comenzó siendo gratuito, ha ido subiendo, como ya he señalizado, de precio año a año; incluso las entradas del sábado ya estaban agotadas varios días antes de su celebración. ¿Mejora la oferta conforme pasan los años y los precios van aumentando? Me pudo la curiosidad y me acerqué a varios visitantes que descansaban en la Avenida de Europa. Éstos vinieron desde distintos puntos de Andalucía: Sevilla, Huelva, Málaga y Cártama.

Dani (4º o 5º año que asiste), Juanma (2º año), Iván (2º año) e Isaac (primer año), tuvieron la amabilidad de responder a mis preguntas sobre qué les ha parecido el Salón Manga jerezano. A excepción de Juanma, todos llevaban su Cosplay, o dicho en cristiano, iban disfrazados de personajes de ficción. Dani de Deadpool, antihéroe de Marvel muy reconocible por haber tenido recientemente su adaptación cinematográfica (aunque él dejó patente que conoce al personaje por los cómics); Iván de Trafalgar Law, personaje del manga y anime One Piece; e Isaac de Teemo, uno de los campeones del videojuego online League of Legends, más conocido popularmente como el LOL. Esto deja de manifiesto que este evento no se limita solo a la cultura japonesa, teniendo cabida en él, vista la variedad de los disfraces, los cómics o videojuegos occidentales.

El Cosplay es algo muy habitual en este tipo de eventos y que conlleva un gran trabajo en muchos casos, dado que suelen ser disfraces artesanales y diseñados por los mismos que los llevan. Por ejemplo, Iván tardó unos cuatro días en hacerse la espada que acompaña a su personaje o Dani añadió algunos complementos a su disfraz ya comprado. Y hablando de Dani, éste resaltó que el Cosplay consiste en algo más que ponerse un disfraz; también conlleva (según su opinión) el meterse en la piel del personaje, siendo una buena forma de interactuar con otros asistentes y llamar la atención de estos.

Ante la pregunta de si se han quedado boquiabiertos con algún Cosplay femenino, Juanma, entre risas, aseguró que dado el clima, no demasiado caluroso, alguna de las chicas habrá podido pillar un catarro. Pese a lo jocoso (y bienintencionado) del comentario, éste puede levantar ciertas ampollas, pues existe abierto un tenso debate en internet: ¿existe el sexismo en este mundillo? A algunos no le tiemblan los dedos (a la hora de teclear) para decir que el Cosplay femenino es más una forma de exhibicionismo que de vivir el frikismo. Sin ir más lejos, Jessica Nigri, una famosa cosplayer profesional, está en el constante punto de mira: ¿es una friki más que disfruta disfrazándose o una chica que saca beneficio enseñando sus “nigris”? Sea como sea, la polémica está servida.

Con respecto al precio de las entradas, las opiniones han sido dispares. Dani no lo considera razonable, dado que no ha observado grandes cambios que justifiquen el sobreprecio y Juanma lo considera incluso un “poquito” abusivo; pese a las criticas, no dudaron a la hora de decir que de los Salones Manga que han visitado éste es su predilecto. Iván considera que la subida de precio ha sido bastante alta, aclarando que ha visto menos actividades o al menos actividades menos atractivas. Isaac, sin embargo, ve bien el precio, partiendo de que el precio no se aleja demasiado del de otros eventos de este estilo. Yo, personalmente, lo veo excesivo

También quise hacer hincapié a la hora de hablar sobre la importancia de internet en la cultura friki. Los chicos me aseguraron que gracias a la red de redes es posible (puedo dar fe) poder ver series (en versión original con subtítulos) que todavía no han llegado (o no llegarán) a España o tienen prevista una fecha de llegada muy tardía a nuestras fronteras, todo por obra y gracia de los fansubers, fans que sin ánimo de lucro (en general) subtitulan capítulos de series para compartirlos con otros usuarios.

El Salón Manga, sin lugar a dudas, es un lugar donde todo friki puede sentirse cómodo, rodeado de gente que comparte sus gustos. Dani y Juanma consideran que hay mucha intolerancia y falta de respeto hacia este colectivo, quizá por desconocimiento e incluso miedo. Año a año, Jerez tiene su cita con el mundo friki. El evento, coincidieron todos los invitados, ha estado bastante bien, pero yo me quedo con ciertos interrogantes. ¿Está más valorado nuestro Salón Manga fuera de Jerez que en Jerez? ¿Cuándo frenará la constante subida de precio de la entrada? ¿Será posible que en un futuro algo lejano podamos pagarnos un viaje a Japón por lo que cueste la entrada del Salón? Recemos porque no sea así.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído