Donald Trump y el fin del mundo

Paco_Sanchez_Mugica.jpg.200x200_q100_box-190,0,950,760_crop_detail

Periodista, licenciado en Comunicación por la Universidad de Sevilla, experto en Urbanismo en el Instituto de Práctica Empresarial (IPE). Desde 2014 soy socio fundador y director de lavozdelsur.es. Antes en Grupo Joly. Soy miembro de número de la Cátedra de Flamencología; hice la dramaturgia del espectáculo 'Soníos negros', de la Cía. María del Mar Moreno; colaboro en Guía Repsol; y coordino la comunicación de la Asociación de Festivales Flamencos. Socio de la Asociación de la Prensa de Cádiz (APC) y de la Federación Española de Periodistas (FAPE).

¿Qué es lo que nos provoca más miedo de una posible elección de Trump como Presidente de los Estados Unidos?

¿Qué es lo que nos provoca más miedo de una posible elección de Trump como Presidente de los Estados Unidos? Sin duda alguna la respuesta es que este hombre podría ser el responsable del maletín nuclear de su país. Dicho esto, y a la vista del perfil psicológico del personaje, es normal, por lo menos, albergar algo de inquietud. Solo basta recordar aquella frase pronunciada al comienzo del proceso de primarias en Iowa, cuando ya las encuestas lo iban situando en cabeza de los aspirantes republicanos: “Podría disparar a gente en la Quinta Avenida y no perdería votos”. Aunque, sinceramente, no creo que sea tan fiero como el mismo se pinta (ya saben el refrán: “perro ladrador, poco mordedor”), si habría razones para sentirse inquieto si alcanza la presidencia. Pero vayamos por partes.

En el marco del enfrentamiento entre los EEUU y la URSS en la guerra fría, el mundo se libró del holocausto nuclear en tres ocasiones, al menos. La más importante fue sin duda la crisis de los misiles de Cuba de octubre de 1962. Durante 1983, con el despliegue de misiles de alcance intermedio en Europa, se produjeron otras dos crisis. Sin embargo, la convicción de que apretar el botón nuclear supone iniciar un camino de no retorno en la historia de la civilización humana, ha evitado hasta ahora la catástrofe. Aunque esta convicción no siempre ha estado en las más altas instancias de los países contendientes.

Lo cierto es que la vieja rivalidad entre rusos y americanos podría llegar a su fin bajo una hipotética presidencia de Donald Trump. Según ha trascendido, este se ha rodeado de asesores que mantienen vínculos con el régimen del presidente ruso Vladimir Putin. La admiración que se profesan mutuamente puede encontrarse detrás de declaraciones como las de Trump sobre Crimea: “Por lo que he podido oír, la gente de Crimea quiere estar con Rusia antes que allí donde estaban”, afirmando también que EEUU debe tener esto en cuenta. O las de Putin sobre Trump, al que definió como “una persona con mucho talento”.

En definitiva, si no hay enemigo, no hay guerra. Esto reduce la posible utilización de armas nucleares a zonas bajo control del Estado Islámico. Pero esta opción es moralmente reprobable y de una eficacia muy dudosa para la lucha antiterrorista mundial, por lo que no creo sea siquiera aconsejada por los asesores militares más belicosos.

Por tanto, ¿en que puede ser Donald Trump un peligro para el mundo? Quizá el peligro puede venir por el lado de la economía. Trump ha prometido renegociar los acuerdos comerciales de EEUU, importar los empleos que se fueron hacia países como México o China y limitar la inmigración, por ejemplo, con la construcción de un muro en la frontera con México. Pero sobre todo plantea recortar los impuestos. Si recuerdan mi artículo de la semana pasada Rajoy y la curva de Laffer, podrán hacerse una idea de adónde puede llevar eso. Un incremento del déficit y la deuda pública. La traducción en términos de empleo es más paro. La agencia Moody's calcula que las iniciativas planteadas por Trump pueden llevar a la destrucción de hasta 3,5 millones de empleos. Los ricos verán crecer aún más sus fortunas y la clase media verá cómo empeoran sus condiciones de vida, arrancando en EEUU una nueva crisis económica global cuando aún no habíamos salido de la anterior.

Con todo, el peligro más grave para el mundo son sus intenciones en cuanto al medio ambiente. La principal preocupación es su propuesta de cancelar el tratado climático acordado en París y reducir todas las regulaciones medioambientales aprobadas por la administración Obama que considere “dañinas para los trabajadores”.

En conclusión, debemos preocuparnos más por su idea de deshacer el legado dejado por Obama y las consecuencias que podría tener para el resto del mundo, que por la posibilidad de que apriete el botón rojo del arma nuclear, en caso de llegar ser presidente. No obstante, y por si acaso, cruzaré los dedos el próximo martes 8 de noviembre, no sea que salga elegido.



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído