captura_de_pantalla_2016-08-13_a_las_16.42.17.png
captura_de_pantalla_2016-08-13_a_las_16.42.17.png

Tu imagen, el lugar, la hora y la compañía que tengas en un determinado momento es voz pópuli hoy en día.

Da igual que desactives el GPS o que evites compartir una foto en las redes sociales. Tampoco que no tengas instalada por defecto la ubicación de cada uno de tus post ni ser cauto con la privacidad de tus perfiles. Tu imagen, el lugar, la hora y la compañía que tengas en un determinado momento es voz pópuli hoy en día.

Basta con ir a cualquier pub, discoteca, ya incluso chiringuito, para que un fotógrafo -en el mejor de los casos- o pseudofotógrafo con acreditación de prensa -en el peor-, tome una instantánea del lugar y tire por la borda todos tus remilgos de privacidad. Cada uno es libre de posar ante un photocall lleno de marcas de alcohol o el logotipo del lugar, sólo o con los amigos, natural o de postureo, para tener una foto 'buena' o con una vuelta y vuelta de photoshop para tener un recuerdo de una noche de farra. Otra distinta es que estés en un sitio de copas, supuestamente un lugar privado no público, y, sin partirlo ni probarlo, salgas en algunas de las fotos que suelen tomar de plano general para colgar en las redes sociales y vender que la anterior noche “lo petamos”.

Práctica que sin duda estará rompiendo muchas relaciones sentimentales y más de una relación de amistad, cuando tu pareja o amistad descubra que finalmente anoche saliste -y no avisaste-, o que estás con una persona en concreto, en un sitio inadecuado y a una hora poco inocente. Vamos que en pleno siglo XXI si quieres salvaguardar tu privacidad en lugar de evitar al cotilla de turno, hay que tener mil ojos con el fotógrafo del bar. O, simplemente, dejar de frecuentar el lugar.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído