Alumbrado de la Feria. FOTO: JUAN CARLOS TORO.
Alumbrado de la Feria. FOTO: JUAN CARLOS TORO.

Lleva varios días el Parque González Hontoria de fiesta. Hasta las copas de los árboles bailan por sevillanas en esa ciudad efímera donde se refugian los que buscan la alegría. Por una semana se puede y se debe, quien pueda y deba, dejar aparcados los problemas. Poner distancia de tanta noticia y sucesos. Dar rienda suelta a la buena vida para sanear la mente y el cuerpo ante tanto rebote.

Doy un respingo ante el adjetivo de mosqueo y busco en el diccionario más sinónimos. Bilis, hiel, cólera, enojo, desabrimiento, irritación, cabreo, enfado, mal humor, acrimonia. Me quedo con... un cabreo monumental por el lenguaje del juez Ricardo González contra la verdadera víctima de todo lo ocurrido en ese San Fermín del portal. Cabreo ante la exculpación total que le otorga a los violadores adjudicándoles, tan solo, una multa por sustracción del móvil. Causa posible de la exposición de datos y fotografía de la joven ante el mundo a través de internet. Aquí daría para otro debate. Pero no me quiero distraer de estos sucesos ominosos que merecen seguir siendo condenados y aborrecidos.

Hay cosas que no se pueden olvidar para no volver a repetirlas. Seguir peleando por un código penal más justo para las mujeres que sufren violencia sexual o de género. Que no prescriban, pues el delito no prescribe nunca en la mente de ninguna mujer agredida, como aseguraba una de esas mujeres luchadoras que salen para pelear por todas. Este juez ha traspasado los límites con su sentencia en el voto particular. Por suerte en este estado de derecho existe el recurso y ya se verá.

Sin embargo, en la trastienda de este suceso, que se convirtió en noticia hace 2 años y aún continúa, me pregunto cómo estará la chica de ánimo. Cómo habrá recibido la sentencia. Lo expuesto por el juez Ricardo González. Y por otro lado, qué ha sentido ante tantas manifestaciones de defensa y en su defensa. Supongo que sobre lo primero: agredida, violentada y humillada de nuevo. Sobre el apoyo, en España y en muchos otros países, algo reconfortada supongo. Tan sólo tiene 20 años y estará desbordada ante tantos acontecimientos y  madurando a pasos agigantados con un trauma de por vida.

Esto no lo han contemplado en ningún momento los jueces. La falta de empatía y sensibilidad ante la mujer es totalmente manifiesta. Es más, fue espiada y reprochada su actitud. Juzgada por su comportamiento de supervivencia. Por intentar hacer una vida normal y olvidar, en la medida de lo posible aquel día. Por cierto, amparada por los más de dos mil psicólogos que han defendido y comprendido la actitud de inmovilismo en la que se vio envuelta ante esa manada donde, no olvidemos, Ricardo González veía jolgorio y excitación. ¿De verdad que este hombre sabe lo que dice?

No tienes nombre ni cara pero llevas nuestro apoyo. Para ti y para tantas otras mujeres que han sufrido y sufren la violencia sexual y de género. No estás sola, no estáis solas. Y ahora si pudiera te invitaría a la Feria de Jerez que es muy bonita y donde su alegría hace olvidar, por unos días, los problemas. ¡Ea! Pues que así sea. Feliz Feria a todos.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído