pleno_extraordinario_091.jpg
pleno_extraordinario_091.jpg

Va siendo hora de que la política pura y dura se convierta en la auténtica protagonista de lo que ocurre en la calle Consistorio.

El Ayuntamiento de Jerez –su gobierno- tiene una estupenda oportunidad para poner fin a casi cinco años en que la política local ha estado marcada por la plantilla municipal, por la plantilla municipal como problema, habría que decir. El acuerdo sobre productividades y horarios puede ser esa piedra de toque (perdón por el tópico) para poner fin a un período en el que el ERE municipal, sus sentencias, los compromisos de reingreso, el fiasco del mismo, el cuadro horario, el modelo retributivo (reducción de productividades y horas extra) y los sabotajes de exaltados (dejémoslo ahí) han llenado espacio y espacio de los medios de comunicación, con un asunto que no deja de ser interno, de organización interna del Ayuntamiento, copando el debate público y político. Va siendo hora de que la política pura y dura -independientemente de que la gestión sea buena, mala o regular- se convierta en la auténtica protagonista de lo que ocurre en la calle Consistorio.

No obstante, después del acuerdo anunciado el martes entre el gobierno municipal y la mayoría de los sindicatos, cabe realizar unas cuantas consideraciones a vuelapluma. En primer lugar, si el SIP ha firmado el acuerdo, que nadie tenga duda de que las cesiones de la Policía Local serán mínimas, al tiempo: como a los guardias les gusta decir en privado, ellos “nunca pierden”. CGT, fuerza clave en el Ayuntamiento, no ha firmado el texto, por lo que deja en el aire que el mismo pueda dar paso a un período de auténtica pax municipal. En tercer lugar, el Ayuntamiento se compromete a seguir a la Junta de Andalucía en lo que respecta al horario, así que si se vuelve a las 35 horas, como ha anunciado por activa y por pasiva, Jerez volverá a las 35 horas, lo que demuestra que este empecinamiento del gobierno municipal por dos o tres meses de ‘legalidad’ tras varios años sin que la plantilla hiciera esas 2,5 horas semanales respondía a otros intereses.

Por último, no dejan de ser inquietantes, y a la vez esclarecedoras, las palabras de la alcaldesa, Mamen Sánchez, cuando afirma que este acuerdo sirve para evitar despidos. Una vez más… ¿cómo se pretendía reincorporar realmente en octubre a más de 100 trabajadores y tres meses escasos después decir que con este acuerdo, que reduce de nuevo en términos objetivos la masa salarial, se evita tener que aplicar un nuevo ERE o medidas similares? O antes o ahora no se ha dicho la verdad… 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído