El cambio de símbolo de la Patria andaluza que nunca fue

Bendodo traslada meses después de la polémica por el llamado "escudo 'fake" de la Junta su respuesta al parlamentario José Ignacio García. "Niegan la mayor, pero la prueba de que no ha sido algo normal es que han dejado de utilizarlo. Las derechas buscan la resignificación de Andalucía", afirma

Cambio en un símbolo de los andaluces protegido por el Estatuto, en el atril de la rueda de prensa del presidente de la Junta este domingo. FOTO: JUNTA
Cambio en un símbolo de los andaluces protegido por el Estatuto, en el atril de la rueda de prensa del presidente de la Junta este domingo. FOTO: JUNTA

Tanto en el atril de su comparecencia para informar sobre la evolución de la pandemia en la comunidad como en un pin de la solapa de su chaqueta, el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla (PP), lucía el pasado 3 de mayo un escudo "extraoficial", pese a encontrarse en la sede de la Junta de Andalucía, el Palacio de San Telmo. De esta forma, el escudo oficial e histórico de la comunidad autonómica, de esa Patria andaluza cuyo padre es Blas Infante, protegido legalmente en el Estatuto de Autonomía, era sustituido por una versión con corona y hojas de laurel que no es oficial. Un escudo fake “borboneado”, como sugirieron especialistas en el proceso autonomista como el doctor Manuel Ruiz Romero.

El Ejecutivo andaluz, apoyado por su “socio preferente” Vox —que ya hizo público que ni creía en la autonomía y que desearía suprimir el 28 de febrero como Día de la Patria andaluza— trató de buscar excusas para justificar la controvertida medida que, tras hacerla pública lavozdelsur.es, originó un amplio debate e incluso fue puesta en conocimiento de la Justicia por posible vulneración del Estatuto. El propio Defensor del Pueblo andaluz, Jesús Maetzu, advirtió de la ilegalidad. 

Meses después de que el parlamentario de Adelante Andalucía, José Ignacio García Sánchez, preguntase al Gobierno de PP y Cs por las razones por las que el presidente Moreno había alterado los símbolos históricos y legales de la comunidad autonómica en su comparecencia pública, el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, ha hecho llegar hace unas semanas una respuesta por escrito que está firmada en julio pasado. “El presidente de la Junta de Andalucía nunca ha usado un escudo falso”, afirma el hombre fuerte del Gobierno andaluz. Y abunda, a lo largo de tres folios, manteniendo que “tanto la presidencia como las distintas consejerías y entes instrumentales adscritos han utilizado siempre los símbolos de identidad corporativa que se encuentran regulados tanto por el propio Estatuto de Autonomía como por la Ley”.

Detalle del pin de Moreno Bonilla y del atril. Autor: Junta
Detalle del pin que lucía (y sigue luciendo a menudo) el presidente de la Junta. Autor: Junta

El cambio de símbolo, según la exposición, no existió. ¿Cómo es posible? El atril de las comparecencias cambió la A del nuevo logo de la Junta andaluza del cambio por el nuevo escudo “borboneado”. Pero Bendodo lo niega y se centra en el pin del presidente. “Es evidente que el diputado, cuando habla de “escudo falso”, se refiere al pin o insignia que ha utilizado en alguna ocasión el presidente de la Junta de Andalucía —y que sigue usando a menudo—”. Un pin, asegura también en su respuesta parlamentaria, que costó a la administración pública 42,35 euros. 

El dirigente del PP insiste en que no hay alteración posible porque el propio pin incluye Presidente de la Junta de Andalucía, dando a entender que no es una alteración del escudo oficial de Andalucía. ¿Pero por qué el presidente no habría de encargar un pin con el escudo oficial de Andalucía para lucirlo en la solapa? “Puede enmarcarse sencillamente —según la versión de Bendodo— en la innumerable cantidad de pines, lazos, cintas, pulseras, etcétera, que personas públicas  privadas utilizan para hacer visible ante sus conciudadanos cuáles son sus actividades, intereses, ideas, preocupaciones o reivindicaciones. Hacer de esta cuestión tan simple un caso de flagrante violación del Estatuto, las leyes o la propia historia de Andalucía, es sacar las cosas de contexto”. Además, recuerda Bendodo en su respuesta que ya en 1985 el Gobierno de Rodríguez de la Borbolla empleó este diseño para las medallas del Día de Andalucía. “Convendrá que una conspiración entre el Gobierno andaluz socialista de 1985 y el actual Gobierno para subvertir el orden autonómico no resulta creíble”.

Después de obtener respuesta, García Sánchez ha constatado que “ellos niegan la mayor, como si no hubiera pasado nada y todo hubiese sido fruto de la imaginación. Pero saben perfectamente que no ha sido así. Y la mayor prueba de que no era algo normal es que han dejado de utilizarlo”. “El escudo —de hecho— ya no ha vuelto a aparecer, salvo alguna vez en la solapa del presidente. Pero la gran pregunta es por qué lo hicieron, y creemos aquí que todo forma parte de la batalla cultural de las derechas por la reapropiación y resignificación de Andalucía".

Para el parlamentario de Anticapitalistas, “las derechas tienen muy claro que deben hacer sus políticas, acelerando las políticas neoliberales que ya había empezado el PSOE, pero entienden que tienen que dar una batalla cultural y en lo simbólico. Cambian el logo de la Junta, se apropian de Canal Sur para potenciar y lanzar sus valores, y con este escudo pretendían asociarlo a los valores de la monarquía, la realiza, el conservadurismo… valores de los que no estaba relleno el concepto de Andalucía. Con este movimiento de toda la sociedad andaluza se lo conseguimos abortar, pero hay que estar muy atentos porque lo simbólico siempre es uno de los grandes objetivos de las derechas”.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído