"IU nos dijo que ya no podíamos pedir carga para Astilleros, que ellos son el Gobierno ahora"

Núcleo duro de la dirección de Anticapitalistas, José Ignacio García ha sido uno de los parlamentarios expulsados de Adelante. "El conflicto es político", subraya, pero reconoce que "Valero", líder de IU en Andaucía, "ha hecho ataques personales. Yo podría hacerlos, pero no me voy a rebajar"

"IU nos dijo este verano que ya no podíamos pedir carga para Astilleros, que ellos son el Gobierno ahora"
"IU nos dijo este verano que ya no podíamos pedir carga para Astilleros, que ellos son el Gobierno ahora" MANU GARCÍA

La ruptura puede sorprender por el momento, pero no porque finalmente se produjera. Había desavenencias y ya con acusaciones mutuas agravadas este verano, Adelante Andalucía ha quedado partida en dos: Anticapitalistas y Unidas Podemos. El cisma coge a José Ignacio García (Jerez, 1987) como uno de los hombres fuertes del núcleo de dirección, que abandonó Podemos cuando lo hizo oficialmente Teresa Rodríguez, de quien, dicen, es mano derecha, y así lo demuestra el protagonismo ostentado durante esta y la anterior baja maternal, junto a su compañera Ángela Aguilera. Hace menos de un año, en una entrevista antes de la pandemia, era aún dirigente morado. Hoy está fuera de la coalición de Adelante.

Antes que nada, ¿cómo está? ¿Cómo están los parlamentarios que vive esta situación?

Bien, bien. Con lo que hay ahora mismo en el Estado, hay gente pasándolo muy mal, en lo sanitario y económicamente. Deberíamos estar hablando de eso, en realidad.

Pero, quitando eso, ¿cómo están? Deme algún adjetivo de los que se habrán dicho entre ustedes estos días.

Bien. Bueno, sorprendidos, preocupados... Esto da pena. Porque... Creo que teníamos un proyecto, Adelante Andalucía, que estaba destinado a ser alternativa a PSOE y PP, y poner una voz de Andalucía en todos lados. Podemos e IU han decidido que no. Lo querían evitar de las peores maneras posibles, las peores formas, aliarse con el adversario para darle una puñalada a tus compañeros, aprovechando la baja por maternidad de Teresa, y saltándose la propia normativa del Parlamento.

¿Podía haber saltado antes?

Hay diferencias políticas. Replicar el pacto de Unidas Podemos con el PSOE replicado aquí con Susana Díaz, y tienen claro que a la izquierda de este gobierno progresista no puede haber nada. Ni andalucista, abierta, con voz propia en financiación, inversiones... No quieren, y molestamos para eso. Y hay otras cosas que no les gustaba a Podemos e Izquierda Unida, denunciar los privilegios, que Teresa simboliza, lo de dietas, privilegios, ética política... Eso les molesta y esas son las diferencias. Por ejemplo, hace unos meses, reunidos Nacho Molina, uno de los diputados expulsados, y yo con los trabajadores de Astilleros, pedimos más carga de trabajo. Nos llamaron de Izquierda Unida para decirnos que eso no se podía denunciar, que borrásemos los vídeos. Que no se puede exigir cosas al Gobierno porque ahora el Gobierno son ellos. ¿Vamos a dejar de pedir carga de trabajo, cómo, de verdad? Aunque ellos vean su proyecto de pactar con el PSOE, es renunciando a algo tan básico como eso. Además, hace unos meses presentamos una moción contra las ayudas al alquiler a altos cargos mientras estaban paralizadas las ayudas a la ciudadanía. Izquierda Unida nos dijo que retirásemos eso, que no estaban de acuerdo con hacer esa forma de política, que ellos no querían que abordásemos esos temas. Ellos estuvieron en altos cargos con el PSOE y algunos cargos la cobrarían, supongo. Para nosotros, criticar los privilegios es algo esencial para hacer política.

Este verano ha habido acusaciones mutuas muy duras. La más grave, que el sector de Anticapitalistas se hacía con el control de las cuentas del grupo. Y que hay trabajadores sin cobrar por eso.

Ese dinero se gestiona desde la cuenta del Parlamento, y se han hecho puntualmente todas las transferencias a IU que les correspondían. No hay ningún trabajador de IU en el grupo. Es su partido el que les tiene que pagar. Ahí no entro. Se ha publicado en redes todas las transferencias realizadas.

¿Por qué lo hicieron?

Porque ellos vaciaron las cuentas de dos diputaciones. La titularidad es del grupo parlamentario. Teníamos que asegurarnos de que no fueran a vaciar todo el dinero, pero siempre le hemos hecho las transferencias, pero siempre digo que lo importante es el conflicto político. Ahora que se quedan en el grupo, tienen todo el dinero. Hay unos autorizados, unas personas, que son responsables de finanzas. Pero el titular es Adelante, y ya no tenemos capacidad de manejar esas cuentas.

"Podríamos haber echado a Inmaculada Nieto antes y no lo hicimos. Pero éramos 11 contra seis"

Supongo que por esto entienden que después de cómo empezó Podemos, ustedes son los que se quedan en el sitio y que los que se mueven de las tesis iniciales son los demás.

 Ese es el tema. Nosotros seguimos con limitación de salarios, que puedo presentar las donaciones que he hecho estos años. Yo cobro lo mismo que un profesor de Secundaria, porque soy interino. Entre lo que dono, cobro 1.760 euros al mes. Y todas las dietas las justifico. Si no, me metería 4.000 o 4.500 al mes con dietas y demás.

El único plan viable antes de esto, parece, habría sido coger cada uno por su lado.

Hicimos una propuesta de acuerdo, de convivencia. Cada uno que desarrolle su proyecto, incluso en el mismo grupo. Es legítimo, si queréis montar Unidas Podemos, pactando con el PSOE, vale, y nosotros tenemos otra idea, no pactar con el PSOE y una voz andalucista...

En realidad, al final de la pasada legislatura estaban ustedes dispuestos al acercamiento con el PSOE.

Nosotros lo hemos dicho siempre. Apoyar la investidura para que no gobiernen las derechas lo tenemos claro. Lo hemos hecho en mil ayuntamientos y lo habríamos hecho en el Parlamento. No tenemos dudas. Lo que no es entrar a gobernar. Ellos son los que han ido cambiando.

Bescansa, Errejón, Carmena, Teresa Rodríguez... Se hace hincapié siempre que las salidas no son por tema personal. Ahora parece que sí debe haber algo, solo hay que ver los cruces de declaraciones con Irene Montero.

Cuando pactamos la salida con Pablo Iglesias, teníamos diferencias políticas. Mis diferencias no son personales, pero creo que el señor Valero ha hecho ataques personales que yo podría hacer pero no me voy a rebajar. 

¿Por qué ahora? No hay una acuciante posibilidad de investidura del PSOE en Andalucía, si es la diferencia más importante.

Están preparando el terreno y nosotros sobramos. Había que cortarnos la cabeza cuanto antes.

¿Han esperado a que se recomponga Podemos en Andalucía?

Tendrías que preguntárselo a ellos.

"Han visto la oportunidad de coger gobiernos con el PSOE y ahora se agarran a eso, posiblemente para mantener el aparato de IU"

¿Entonces?

Nosotros podríamos haber echado antes a la portavoz Inmaculada Nieto antes, y no lo hicimos. En cualquier momento, éramos once contra seis. Igual que te nombra el grupo, te puede cesar. No lo hemos hecho porque había un acuerdo de convivencia. Ella siendo fuerza minoritaria tenía la portavocía. Ha aprovechado que no estaba Teresa, y no puede hacerlo legalmente, porque legalmente tiene que ser el grupo parlamentario. Pero como no tienen mayoría, lo hace ella con un escrito. Porque lo tenía pactado con otras fuerzas políticas.

¿Cuándo se enteran?

Diez minutos antes de la Mesa llama a nuestra representante y nos enteramos.

¿Echan de menos a Antonio Maíllo?

Es líder de otra organización. Evidentemente Valero ha hecho otras cosas. 

¿Las diferencias son políticas?

Maíllo dijo que había hecho una reflexión y hacían falta otras estrategias, y por eso se entra en Adelante Andalucía. Valero no, tiene otros vínculos con el PSOE históricos. Ha destruido la capacidad de alternativa que no pasara por ser la muleta del PSOE que siempre ha sido Izquierda Unida.

¿Alberto Garzón está de perfil o es la mano que lo mueve?

Hay que distinguir que en IU hay muchos militantes que son gente revolucionaria, muy apañada, muy coherente con buenas ideas, que creo que está pasando vergüenza con su dirección; y luego está una dirección que lleva muchos años de una forma u otra pero que tras el 15-M, las mareas, los movimientos, la llegada de Podemos, tuvieron que agarrarse a eso, y ahora han visto la oportunidad de coger gobiernos con el PSOE y se agarra a eso, posiblemente para mantener su aparato. Alberto Garzón creo que forma parte de esa dirección, no veo mucha diferencia. Hace poco ya dijo que creía que había que replicar en Andalucía la coalición con Susana Díaz.

¿Cuántas papeletas habrá en las próximas andaluzas?

Podemos garantizar que habrá una andalucista, coherente y no acepte ser muleta del bipartidismo. Y que haya una fuerza política abierta, en todas las comarcas de Andalucía, con voz en Madrid y Andalucía, que pueda negociar presupuestos, el sistema de financiación, infraestructuras. Nuestra idea es que se podía hacer con fuerzas centralistas. Pero ellos, con el paso que han dado, dispuestos a pactar con Vox, la pregunta es para ellos.

José Ignacio Garcia, en la Alameda Vieja en Jerez, este viernes. FOTO: MANU GARCÍA
José Ignacio García, en la Alameda Vieja en Jerez, este viernes. FOTO: MANU GARCÍA

¿Izquierda Andalucista y Primavera Andaluza serán ahora más importantes?

Sí, están con nosotros. Estará Anticapitalistas, Izquierda Andalucista, Primavera Andaluza, pero va a haber más organizaciones, y más personas que no sean de una organización. Quienes quieran una fuerza andaluza honesta, que no quieran privilegios, y va a salir. Esto es para coger impulso.

¿Va a ser una CUP andaluza?

Son procesos totalmente diferentes. Cataluña es Cataluña y Andalucía es Andalucía, es diferente.

¿Se van a quedar a la izquierda de Podemos e Izquierda Unida, tomando el marco clásico del espectro ideológico?

Es que Podemos e Izquierda Unida se han ido muy a la derecha. Han presentado un presupuesto para subir asignación a la Casa Real. ¿Eso lo hubiera hecho el Podemos de antes, que ilusionó a cinco millones? No hay que quedarse en la nostalgia, tenemos futuro, y pasa por Andalucía, para querer contar al menos como cualquier territorio del Estado, las mismas inversiones y la voz como cualquiera. A eso le tienen miedos.

¿El espacio sería, ahora sí sin Podemos e Izquierda Unida, el del antiguo PA?

El del andalucismo sí, el del Partido Andalucista es otra cosa, es otra época.

¿El de los partidos nacionalistas o regionalistas?

No me gusta hablar de nacionalismos, regionalismos... Yo quiero hablar de Andalucía y andalucismo, que integra a más gente, de unas corrientes políticas u otras, gente por una voz en las instituciones, por la coherencia, el fin de los privilegios... Y eso no ha gustado, han optado por echarnos... Nos llaman tránsfugas, a gente que tenemos un trabajo. Y yo después de esto me iré a mi casa y a mi trabajo, y quiero seguir siendo orientador, en mi instituto, EOE, y voy a ser militante toda mi vida, pero las instituciones será una época. Estaré en mis luchas, en otras cosas, movimientos... Y eso ellos no lo entienden. No digo los militantes de Podemos e IU, que hay gente maravillosa, pero los dirigentes y las burocracias de Podemos e Izquierda Unida.

Póngase en la piel un momento en la piel de un votante de Adelante. Alguien que votó a Teresa Rodríguez y estaba a gusto con que estuvieran metidos ahí Podemos e Izquierda Unida, que les vota en las Generales. ¿Cómo se le convence de que hay soluciones?

No pienso en el votante tanto como en la ciudadanía. Que estamos en una entrevista con mascarilla. No estamos a la altura, claro. Pero gente que nos ha echado ayer, algo teníamos que decir. Yo he intentado lavar los trapos en casa. Pero nos echaron ilegalmente, algo tenemos que decir. Yo diría a los votantes que hay tres cosas: que el cambio no pasa por pactar con el PSOE, que queríamos coger la bandera de Andalucía y representar una voz sin cortapisas, que no pase como lo que te he contado de poder pedir carga para Astilleros sin estar subyugados por Madrid; y que representamos en política la gente que destapa los privilegios de las instituciones, que alejan a la ciudadanía de sus representantes, que aspiramos a vivir como nuestros representados. No hemos engañado a nadie. El votante, cuando vea a Teresa, a mí, a Nacho Molina, a Ángela Aguilera, puede sentirse representado, porque hacemos lo que dijimos que íbamos a hacer.

A día de hoy no pueden intervenir en comisiones, como la suya de Educación, donde ha sido muy crítico con Imbroda, el consejero. 

Ahora le cantarán las cuarenta las Mareas, los sindicatos, las trabajadoras precarias... Yo era un intermediario. Habrá que preguntarle a IU y Podemos por qué no querían que siguiéramos.

En lo legal, decís que teméis que tarde tres años el recurso.

Hay pasos. Hemos hecho el recurso a la Mesa y resolverá en los próximos días. Lo ha dicho la presidenta, cuando pasaba algo así votaba siempre el grupo. Ahora no, ha sido la portavoz. Si no se resuelve favorablemente, trabajamos ya en un recurso de amparo al Constitucional.

¿Todo de lo que hablamos es vía administrativa?

No descartamos ninguna vía.

¿Han podido prevaricar?

No descartamos nada. No soy jurista y no quiero aventurarme, para eso hay un equipo jurídico.

"El PSOE estará contento. Como Imbroda y otros consejeros. Pero ahora las cuarenta se las cantarán los movimientos, las mareas..."

No hace falta serlo, quizás, habida cuenta de los precedentes de decisiones de la Mesa en Cataluña.

Creemos que se ha cometido una infracción flagrante, que deberían entrar medidas cautelares, porque se nos quita un derecho constitucional, la representación política, elegidos en una papeleta, de un grupo parlamentario, que seguía, y no había ni siquiera hasta ahora voto diferenciado.

¿Se puede crear un grupo nuevo?

Habría que reformar el reglamento del Parlamento. Haría falta un acuerdo político, y estaríamos dispuestos, claro. Ya ofrecimos un acuerdo de que se llamara el grupo Adelante-Unidas Podemos, o al revés, da igual, que tuviéramos un porcentaje de asignación y dividir el tiempo de intervención y ni nos contestaron. Pedimos incluso al Federal de IU. Hasta hace una semana, Inmaculada Nieto decía que había entendimiento, que estábamos bien. Cuatro días después nos echa.

¿Teme rupturas en ayuntamientos, como en Cádiz?

En el de Cádiz deberían temerlo ellos, ¿no? 

¿Puede ser un dominó y que caigan otros?

Eso pregúntaselo a ellos, que van echando gente de los grupos. Tenemos que valorar este escenario en los próximos días.

Ahora surge Más País también en Andalucía, el partido de Errejón. Otra papeleta más, ¿no?

Ya veremos, queda mucho para las elecciones.

¿Se lleva bien con Esperanza Gómez? ¿Hablarán?

Sí. Con diferencias políticas. Pero con esas se puede hablar, con amabilidad. Y con Esperanza Gómez siempre he tenido eso. Es más, le he consultado este tiempo cosas de educación, porque es profesora universitaria de derecho constitucional, y ella me ha preguntado a mí otras cosas de educación. Con grandes diferencias políticas, se puede charlar, bromear...

¿Se iría de viaje con ella?

A mí viajar me encanta, yo viajo con todo el mundo. 

De aquí a Sevilla hay una hora y pico.

Tendremos que valorarlo. Faltan más de dos años. Eso, ahora, no puedo decir, no lo sé.

Por último a este respecto, ¿qué va a hacer si en los dos próximos años no puede volver a hacer política?

Eso es una decisión colectiva, no mía.  Si finalmente queda así... No estoy por mérito propio sino por una decisión colectiva, y lo valoraremos colectivamente. 

En dos preguntas, repasemos algo que no sea este lío. ¿Cómo vio a Moreno Bonilla en el discurso sobre el estado de la comunidad?

El discurso fue sin ideas ningunas, no presentó nada nuevo, no saben qué hacer en esta situación, y quieren aprovechar para hacer negocio. Lo vemos en educación y en sanidad, y en otros sitios. Un claro suspenso.

Supongo que me dirá que ganará la derecha con esto.

Y el PSOE. Pero Imbroda estará contento, de que no haga mucha oposición, y otra gente, otros consejeros. Hemos presentado tres o cuatro leyes. Hacemos trabajo. Los principales perdedores son los colectivos sociales que llevamos sus luchas al Parlamento. Los ganadores son los que quieren que no cambie nada.

Se ve en la Junta hoy tomas de decisiones sobre la pandemia que son las mismas que criticaban al Gobierno central, algo de confusión con los tres niveles de restricciones vigentes que apenas han explicado, como criticaron de la desescalada.

Y esperar a las once de la noche un BOJA con un decreto, la ciudadanía pendiente, fue un descontrol enorme. A mí me sorprendió que el otro día leí el decreto de estado de alarma y veía medidas de restricción, de control, necesarias, pero luego me faltan las páginas de contratar sanitarios, rastreadores, inversiones, más transporte público para que la gente no vaya hacinada... A la Junta le pasa igual. Son necesarias las medidas de prevención, distancia, mascarilla... Pero, ¿y lo otro? El tren Cádiz Sevilla ha pasado de catorce trenes diarios a cuatro. Se perdieron en marzo y nunca se ha recuperado. ¿No sería necesario poner más? ¿O los Cercanías de Cádiz? ¿Y los médicos de familia? ¿O Salud no responde? ¿Y en educación, bajar la ratio? 

¿Cree que lo de Vox es una bravuconada, lo de levantarse de los Presupuestos?

El modelo económico de PP, Cs y Vox, es el mismo. Si se levanta, es puro teatro. No se ha roto con el mismo marco neoliberal de los servicios públicos, el mismo que con el PSOE.

 

Un momento de la entrevista con José Ignacio García. FOTO: MANU GARCÍA
Un momento de la entrevista con José Ignacio García. FOTO: MANU GARCÍA​

Sobre el autor:

Pablo Fdez. Quintanilla

Licenciado en Periodismo y Máster en Comunicación Institucional y Política por la Universidad de Sevilla. Comencé mi trayectoria periodística en cabeceras de Grupo Joly y he trabajado como responsable de contenidos y redes sociales en un departamento de marketing antes de volver a la prensa digital en lavozdelsur.es.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído